Profeta Adán (P)

De Wiki Shia
(Redirigido desde «Adán (P)»)
Saltar a: navegación, buscar

El Profeta Adán (P) (árabe: النبی آدم), ha sido el primer hombre en la tierra y el padre de todos los seres humanos. Según las fuentes islámicas, Dios creó a Adán del barro y respiró Su espíritu en su cuerpo y luego, se alabó a Sí mismo por esa creación. Entonces, ordenó a los ángeles que se prosternasen ante Adán.
La esposa de Adán era Eva (árabe: حواء) y fueron expulsados del paraíso debido a comer una fruta prohibida. El profeta Adán (P) fue el primer virrey de Dios en la tierra y el primer mensajero de Dios.

Etimología del nombre de Adán

Respecto al origen del nombre de Adán existen diferentes puntos de vista. El primer grupo opina que la palabra "Ādam" no es una palabra árabe sino que se ha ingresado a este idioma desde otros idiomas. Esta palabra se usa en la historia de la creación del ser humano en la Torá, pero su raíz original en hebreo es desconocida. Su forma femenina es "Adama" que en hebreo significa "tierra” o “barro”. [1]
El segundo sostiene que es un derivado de “adam” que significa, amistad o alianza, unión.


Adán en el Islam

Adán y su creación son dos cuestiones muy importantes en el Islam. Desde el punto de vista islámico, Adán es el primer profeta y cuando los musulmanes quieren marcar el comienzo o el fin de la profecía, dicen "desde Adán hasta el sello de la profecía, Muhammad (PBD)". En el Sagrado Corán, el nombre de Adán ha sido mencionado 25 veces, y los detalles de su creación han sido mencionados en Suras como: al-Baqara, al-A'raf, al-Hiyr, al-Isra y Taha.

Califa de Dios

Los exégetas tienen diferentes opiniones sobre el significado de la palabra “califa” (virrey) en el versículo donde Dios dice:

“Y (recuerda) cuando tu Señor dijo a los ángeles: «En verdad, pondré en la Tierra un sucesor.»” (Corán, 2:30)

La mayoría cree que Adán (P) era el virrey de Dios en la tierra, argumentando que el sucesor es aquél que por medio de otro obtiene el puesto de representante y que el Profeta Adán (P) fue creado para ser representante de Él en la Tierra.
Por otro lado, algunos otros exégetas creen que el término califa en esta aleya se refiere a aquel que hereda la tierra y viene después de sus habitantes anteriores y que Adán heredó la Tierra frente a un grupo de Yinn (genios) que ocupaban el mundo antes de su llegada.

Diálogo entre Dios y los ángeles sobre Adán (P)

Según el Corán, después de que Dios anunció la creación de Adán, los ángeles Le dijeron:

“¿Vas a poner en ella a quien corromperá y derramará la sangre, mientras que nosotros Te glorificamos con alabanzas y proclamamos Tu santidad?”

Y Dios les respondió:

«En verdad, Yo sé lo que vosotros no sabéis.» (Corán, 2:30)

Con respecto a este diálogo surge la siguiente pregunta: ¿Cómo sabían los ángeles que los seres humanos serían infligidos con estos dos vicios?
En este sentido, los exégetas han mencionado diferentes comentarios. Algunos han dicho que quizás los ángeles expresaron la frase anterior por la información que Dios les había proporcionado respecto al hombre; o tal vez habían obtenido esta información del Lawh Mahfuz (Tabla Reservada, donde está recopilado el destino de cada hombre); o a lo mejor fue una comparación que hicieron estos entre el hombre y el Yinn (los genios); otra posibilidad es que pudo haber sido que ellos obtuvieron información respecto a la situación y secretos de los seres que existieron supuestamente antes de estos dos.
Al respecto, Tabarsi menciona tres opiniones:

  • Antes de los seres humanos, los genios estaban en la tierra y causaron corrupción y derramamiento de sangre en ella. Los ángeles juzgaron a Adán haciendo una deducción basada en los actos de los genios.
  • Los ángeles simplemente hicieron una pregunta a Dios con el fin de entender si los seres humanos causarían corrupción y derramamiento de sangre o no.
  • Dios mismo les había dicho que los seres humanos harían estos vicios, mientras que aún no les había informado acerca de la filosofía de la creación del ser humano.[2]

Soplar el Espíritu de Dios en el Cuerpo de Adán (P)

Con respecto a la creación de Adán, Dios dice en el sagrado Corán:

“Así pues, cuando le haya dado forma y sople en él de Mi espíritu…” (38:72)

También, en otra aleya dice lo mismo acerca del Profeta Jesús (P):

Y (recuerda) a aquella (María) que protegió su castidad y en la que Nosotros insuflamos de Nuestro Espíritu.” (Corán, 21, 91)

Los exégetas creen que en esta aleya, la expresión "respirar" significa "dar vida a Adán dándole espíritu" y que Dios, ha atribuido el espíritu del hombre a Sí mismo con el fin de honrar al ser humano.[3]

Prosternación de ángeles ante Adán (P)

سجده فرشتگان بر حضرت آدم- کتاب حبیب السیر- قرن شانزدهم.jpg

Según los versículos del Corán, después de la creación de Adán (P), los ángeles se prosternaron ante él por la orden de Dios. Con respecto a este evento, surge la siguiente duda:
Todos los musulmanes están de acuerdo en que la adoración pertenece a Dios y cualquier inclinación o prosternación para adorar a otro fuera de Dios es incredulidad y un acto de politeísmo. Teniendo en consideración este hecho, ¿Por qué los ángeles se prosternaron ante Adán?
Al respecto se ha narrado que una vez un ateo le preguntó al Imam Sadiq (P): “¿Acaso prosternarse ante alguien fuera de Dios es permisible?” -¡No! – respondió el Imam (P). El ateo continuó: ¿Entonces por qué Dios ordenó a los ángeles que se prosternaran frente a Adán? -El Imam (P) le respondió:

“En verdad que su prosternación no fue hecha para Adán sino que fue para obedecer la orden de su Creador”

La opinión de los eruditos islámicos respecto a la prosternación de los ángeles coincide en que no fue una prosternación para adorar o mostrar devoción hacia él, ya que sería considerado como asociación a Dios. Pero mantienen tres diferentes interpretaciones que a continuación mencionamos:

  • Un grupo sostiene que la prosternación de los ángeles fue únicamente realizada para Dios y que Adán (P) era considerado como su Qibla.
  • Otro grupo opina que este término contiene en sí mismo el significado de humildad, obediencia y sumisión, y que la prosternación de Adán fue hecha con ese propósito. Claro está que esto se contradice con algunas narraciones y con el significado de la aleya “¡Caed prosternados ante él!…” (15:29) y la aleya “Y los que se prosternan se prosternaron ante Adán…” (38:72)
  • El tercer grupo afirma que la prosternación ante Adán no fue una reverencia y honra por parte de los ángeles sino que fue una alabanza a Dios, ya que fue realizada para obedecer Su orden. Esta última concuerda más con el texto de la narración.[4]
  • se ha narrado en algunas narraciones, que Adán (P) era considerado como la Qibla por medio de la cual los ángeles se prosternaban ante Dios.

Según los hadices, La primera falta que se efectuó en contra de Dios fue la muestra de egoísmo de Satanás cuando dijo: “Dios mío: exímeme de la prosternación hacia Adán y en su lugar Te adoraré como ningún ángel o vaticinador Te ha adorado”. Dios le contestó: “Yo no necesito de tu devoción, Yo únicamente quiero que se cumpla lo que ordené”. Y como Satanás se rehusó, Le ordenó: “¡Sal de aquí! ¡Eres un maldito!” (Corán, 38:77)

Dijo (Dios): « ¿Qué te impidió postrarte cuando te lo ordené?» Dijo (Iblis): «Yo soy mejor que él. Me has creado de fuego y a él le has creado de barro.» (Corán, 7: 12)


Paraíso de Adán (P)

El Paraíso fue la primera morada de Adán y su esposa después de su creación. Según el Corán, adán y Eva disfrutaban de las numerosas bendiciones de Dios en este Paraíso antes de su caída a la tierra:

“Dijimos. «¡Oh Adán! Habitad tú y tu pareja en el Paraíso y comed ambos de él cuanto y donde queráis...»” (Corán, 2: 35)

Respecto a que si el Paraíso en que reinaba Adán se encontraba en este mundo o en otro lugar del Cielo, hay diferentes opiniones. Suponiendo que ese Paraíso se encontrase en el Cielo, ¿acaso era el Yannat ul-Juld (el Paraíso de la Eternidad) o tal vez otro Paraíso? La mayoría de los sabios de la Escuela Shia opinan que cuando es mencionado el Paraíso, se refiere al Yannat al-Juld. Sin embargo, hay otro grupo de sabios musulmanes que lo consideran un jardín en la Tierra.

Árbol Prohibido

En la historia de Adán, se ha narrado que Dios permitió a Adán disfrutarse de todas las bendiciones del paraíso a excepción de comer o acercarse a un solo árbol:

“No os acerquéis a este árbol, pues entonces seríais de los transgresores.»” (Corán, 2: 35)

Tabari ha narrado muchos hadices que dicen que aquel árbol era trigo. Sin embargo, existen otros hadices donde se menciona que era vid o higuera o alcanfor.[5]
Se ha narrado un hadiz del Imam Hasan al-Askari (P) respecto a la interpretación de la aleya: “…pero no os acerquéis a este árbol…" (7:19 y 2:35) donde el Imam (P) dijo que el término árbol en esta aleya, se refiere a la sabiduría de Muhammad (PBD) y de su descendencia ya que Dios, Alabado sea, los creó superiores a toda Su creación y este árbol fue creado especialmente para ellos.[6]

Caída de Adán y Eva

A pesar de que Dios advirtió a Adán acerca del árbol prohibido, el Demonio les insinuó y los desvió del camino recto, primeramente se volteó hacia Adán y dijo: “Vuestro Señor no os ha prohibido acercaros a este árbol sino por temor de que os convirtáis en ángeles” [7] Si coméis de este árbol os enteraréis de lo oculto y gozaréis de gran fuerza y poder tal y como los escogidos de Su Reino y os convertiréis en seres inmortales o sea nunca moriréis.
Satanás se encontraba escondido en la boca de una serpiente y desde ahí hablaba con Adán. Adán nunca imaginó que estuviese hablando con el Demonio; y respondió a la serpiente: “Esas son insinuaciones del Demonio y yo no toco aquello que mi Creador me negó”.
Al escuchar la respuesta de Adán, Satanás se sintió frustrado y fue en busca de Eva y le dijo: -¿Acaso sabías que Dios os ha permitido nuevamente comer fruto del árbol prohibido? Entonces Eva se dirigió hacia el árbol y cuando vio que podía acercarse a aquel árbol sin ningún obstáculo o problema, pensó que Dios le permitía comer su fruto. Entonces fue hacia donde se encontraba Adán y le contó lo sucedido y así fue como Adán comió del árbol. El Sagrado Corán dice al respecto:

“Pero Satanás les engañó a ambos y les sacó de aquello en lo que estaban.” (Corán, 2:36)

Luego Dios les ordenó a Adán y a Eva, y también al Demonio y a la serpiente que bajaran a la tierra y fuesen enemigos unos de los otros y se engañasen entre sí; que se ocupasen de su vida mundana hasta que les llegase la muerte:

“Y Dijimos: «¡Descended! Seréis enemigos unos de otros. La Tierra será para vosotros una morada y lugar de disfrute por un tiempo.” (Corán, 2:36)

Después de comer el Fruto Prohibido, Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso a la Tierra. Algunos exégetas del Corán interpretaron la "Caída" no en términos físicos como salir del Cielo a la Tierra, más bien en términos espirituales, es decir, Dios ha degradado las posiciones espirituales de Adán y Eva por aquella desobediencia.
Hay otros exégetas que creen que la Caída no fue un castigo para Adán y Eva, sino que fue para su mayor bien para que a través de cumplir con las obligaciones divinas y sufrir las dificultades de este mundo, lograsen la verdadera felicidad en la vida eterna en el más allá.

Infalibilidad del Profeta Adán (P)

Según las creencias de los musulmanes, puesto que los profetas están encargados de transmitir el mensaje de Dios a la gente y se ocupan de todos los asuntos religiosos y mundanos de las personas, tienen que ser infalibles e inmunes al pecado, caso contrario, no habrá ninguna garantía de que ellos hubiesen trasmitido correctamente los mandatos de Dios.
Sin embargo, en la historia de la creación de Adán y su vida, hay versículos que se refieren a la desobediencia del Profeta Adán (P). Los exégetas del Corán han comentado acerca de estos versículos que al cometer este error, Adán no estaba en el mundo de las obligaciones ni tampoco estaba en la posición de un profeta. Según algunos informes, Adán (P) no cometió un pecado intencional, más bien, lo que hizo fue abandonar un acto que tuvo más prioridad. Además, después de su caída a la tierra, Adán (P) se arrepintió por esta desobediencia y Dios aceptó su arrepentimiento.

Lugar de entierro

Ibn Battuta, en su famosa expedición, describió Nayaf afirmando que era «una ciudad bella, asentada sobre una tierra amplia y firme, una de las mejores ciudades de Iraq, con los edificios más sólidos». También refiere que vio tres mausoleos contiguos, y le dijeron que una era del Imam Alí Ibn Abi Talib (P), la otra de Adán (P) y la tercera de Noé (P). Las tumbas de Adán y Noé se encuentran situadas del lado de la tumba del Imam Alí (P).

Notas

  1. Yudalika, tomo 2, pág. 235; Hastings, tomo 1. Pág. 84.
  2. Mayma’ al-Bayan, tomo 1, pág. 74.
  3. Tomo 1, pág. 74.
  4. Bihar al-Anwar, tomo 11, pág. 140.
  5. ‘Uyun Ajbar al-Rida, tomo 1, pág. 157.
  6. Tafsir Imam Askari, pág. 90-91.
  7. Corán, 7:20

Bibliografía

  • Tabataba’í, Muhammad Husain, al-Mizan, Beirut, 1973.
  • Tabarsi, Fazl bin Hasan, Mayma’ al-Bayān, Qom, 1403 H.
  • Tabari, Muhammad bin Yarir, Tārij, Leiden, 1881.
  • Tabari, Tafsir, Beirut, Dar al-Ma’rifah, 1980-1983.
  • Tusi, Muhammad bin Hasan, al-Tibyan, Beirut, Dar Ahya al-Turats al-‘Arabi.