prioridad: aa, calidad: b

Aleya de Mubahila

De WikiShia
(Redirigido desde «Aleya de Mubahilah»)
Saltar a: navegación, buscar

La aleya de Mubahila (en árabe: آية المباهلة) se menciona en el versículo 61 de la Sura Āl Imrān donde se alude al encuentro del Profeta Muhammad (PBD) con los cristianos de Nayran, y lo ocurrido allí es una prueba para demostrar las virtudes de Ashab al-Kisa, especialmente del Imam Alí (P).

Aleya de Mubahila en el Sagrado Corán

Causa de su Revelación

Los exégetas shiítas y sunnitas están de acuerdo en que este versículo se refiere al debate suscitado entre los cristianos de Nayran y el Profeta (PBD), en el que los cristianos insistían en la creencia de la Trinidad y veneraban a Jesús (P) como uno de los pilares de esta creencia. Ellos no pensaban aceptar la idea coránica que decía que Jesús (P) era un siervo piadoso de Dios y uno de Sus mensajeros; por lo que el Profeta Muhammad (PBD) finalmente les ofreció hacer Mubahila.

Además de los exégetas shiítas, los exégetas sunnitas (como Zamajshari,[1] Fajr al-Razi,[2] al-Baizawi,[3] y otros) también afirman que en esta aleya, la expresión "nuestros hijos" se refiere a Hasan (P) y Husain (P), y la expresión "nuestras mujeres" se refiere a la honorable señora Fátima (P), y la expresión "nosotros mismos" se refiere al Imam Alí (P). Es decir, aquellos que acompañaban al Profeta (PBD) en la Mubahila fueron los mismos compañeros del Manto. Según Zamajshari y Fajr al-Razi, la aleya de Tathir fue revelada poco después de este suceso. Donde Dios, el Glorificado dice sobre estas personas:

"Ciertamente, Dios quiere apartar de vosotros Ahlul-Bait la impureza y purificaros absolutamente." (Corán: 33: 33) Los cristianos de Nayran, al ver la honestidad y la sinceridad del Profeta (PBD) y de aquellos que lo acompañaban, temieron y decidieron hacer la paz con el Profeta (PBD) y aceptar sus condiciones.

Interpretación

Aunque la Mubahila al principio era un asunto entre el Profeta (PBD) y los hombres cristianos, más tarde fueron incluidos los niños y las mujeres con el fin de probar la veracidad de las partes; por lo tanto, el Profeta (PBD) trajo a sus personas más queridas para concretar la Mubahila. Al-lama Tabataba’í escribe al respecto: "cuando las partes que desean concertar la Mubahila traen a sus niños y mujeres al debate, desean que la maldición de Dios caiga sobre los mentirosos, hasta si deben ser su familia, lo que da como resultado final que el oponente sea aniquilado completamente."[4]

Tal vez se pregunta: ¿Por qué en esta aleya las palabras "niños" y "mujeres" se han utilizado en plural, mientras el Profeta (PBD) trajo consigo a dos hijos y una mujer, y en árabe la forma plural se usa para más de dos personas?

La respuesta es que en este suceso, el Profeta (PBD) estaba hablando de los niños y mujeres en forma general que incluía a los niños y mujeres de ambas partes. Además, en el Sagrado Corán existen otras aleyas que se refieren a una sola persona mientras que utilizan una palabra en forma plural para referirse a ella. La aleya de Zihar[5] en la Sura al-Muyadila es otro ejemplo de este uso.[6]

En los comentarios de la aleya de Mubahila, Zamajshari narra lo siguiente de Aisha: "En el día de la Mubahila, el Profeta (PBD) salió llevando un manto negro. Cuando vio a su nieto Hasan (P), lo tomó bajo su manto y luego al ver a Husain (P), lo llevó también bajo el manto y entonces Fátima (P) y Alí (P) entraron bajo el manto. En este momento, el Profeta (PBD) recitó esta aleya:

"Ciertamente, Dios quiere apartar de vosotros Ahlul-Bait la impureza y purificaros absolutamente." (Corán: 33: 33)"

Zamajshari continua: Involucrar a los niños y las mujeres a la Mubahila muestra que el Profeta (PBD) tenía absoluta confianza en lo que decía; porque el Profeta (PBD) trajo a sus personas más queridas y las dispuso bajo la maldición. Si el Profeta (PBD) hubiera sido mentiroso, no habría traído a sus seres queridos. Entonces es obvio que el Profeta (PBD) estaba seguro de que sus oponentes eran mentirosos. Los niños y las mujeres de un hombre son más queridos para él que su propia vida; por eso en esta aleya Dios menciona las expresiones "nuestros hijos" y "nuestras mujeres" antes de mencionar la expresión "nosotros mismos".

Zamajshari, llega a concluir finalmente: "Esta aleya es una prueba que establece la virtud de Ashab al-Kisa, y no hay ninguna prueba más fuerte".[7]

Notas

  1. Zamajshari, al-Kashaf.
  2. al-Razi, al-Tafsir al-Kabir.
  3. al-Baizawi, Tafsir Anwar al-Tanzil.
  4. Tabataba’í, Sayyed Muhammad Husain, Al-Mizan, Tomo 3, pag 223
  5. Corán: 58: 2-3
  6. Tabataba’í, Ibíd.
  7. Zamajshari, Tafsir al-Kashaf, Tomo 1, págs. 369-370

Bibliografía

  • El Sagrado Corán.
  • Zamajshari, Mahmud, Al-Kashaf ‘an Haqā’iq Qawamiz al-Tanzil, Qom, 1415 hégira lunar.
  • Tabataba’í, Sayyed Muhammad Husain, al-Mizān Fi Tafsir al-Qur’an, Qom, 1391 hégira solar.