Bilal Ibn Rabah

De Wiki Shia
Saltar a: navegación, buscar
Bila Ibn Rabah
Example alt text
Tumba de Bilal en Damasco
Descripción Compañero del Profeta (PBD)
Nombre Bilal
Apodo Habashi
Nacionalidad Etíope
Fecha de nacimiento Tres años después del año del elefante.
Lugar de entierro Damasco

Bilal Ibn Rabah (árabe: بلال بن رباح) conocido como Bilal al-Habashi (árabe: بلال الحبشی) (Bilal el Etíope) fue un compañero del Profeta Muhammad (PBD), quien fue designado para recitar el Adan (llamado a la oración) en el tiempo del Profeta (PBD). Bilal fue una de las primeras personas en aceptar el Islam. Él estaba a cargo de la Tesorería Pública (Beit al-Maal) durante el tiempo del Profeta (PBD) y lo acompañó en todos los campos de batalla. Bilal vivió por un par de años después del fallecimiento del Profeta (PBD). Sin embargo; durante este período, a excepción de algunas pocas veces, no recitaba el Adan como antes, en señal de protesta por los acontecimientos ocurridos después del fallecimiento del Profeta (PBD).

Familia

El padre de Bilal era de los cautivos de Abisinia (Etiopía) y él nació en una familia esclava que residía en La Meca.[1] Se dice que Bilal nació tres años después del año del elefante. Su apodo era Abu Abdal-lah, pero también fue conocido como Ibn Hamama, Habashi, Quraishi y Taimi.[2]

Sus atributos físicos

Bilal fue descrito como un hombre alto y delgado, con un color bastante oscuro de piel, la espalda encorvada, y de pelo largo y gris.[3]

Su vanguardia en aceptar el Islam

Él fue una de las primeras personas en convertirse en musulmán, y a pesar de que recibió torturas atroces de los idólatras de La Meca, no dejó sus creencias.[4]

Su liberación de la esclavitud

Después de meses de tolerar la tortura, Bilal fue comprado y liberado de la esclavitud. Algunos historiadores sunitas creen que Bilal fue liberado por Abu Bakr. Sin embargo; no hay evidencias históricas auténticas que prueben este hecho. Abu Yaf’ar Iskafi, el maestro de Ibn Abi al-Hadid, ha narrado de Waqidi, Ibn Ishaq y otros historiadores que el Profeta (PBD) fue quien liberó a Bilal.[5] Del mismo modo, el Sheij Tusi[6] e Ibn Shahr Ashub[7] confirman que Bilal fue liberado por el Profeta (PBD) con el dinero que la honorable señora Jadiya (P) había puesto a su disposición. Por otro lado, Abu Bakr no era lo suficientemente rico como para poder comprar y liberar esclavos como Bilal.[8]

Acompañar al Profeta (PBD)

Después de su liberación, Bilal se unió a la comunidad musulmana de aquel entonces y acompañaba siempre al Profeta (PBD), incluso en sus viajes. Él se convirtió en el primer musulmán que fue encargado para anunciar el Adan. Entre otras funciones, Bilal estaba a cargo de la Tesorería Islámica (Beitul-Maal) en el tiempo del Profeta (PBD) y lo acompañó en todas sus batallas.[9] Es de hacer notar; que en la batalla de Badr, Umayya Ibn Jalaf, quien torturaba a Bilal fue asesinado por los musulmanes, y según algunos informes, Bilal fue quien lo mató.[10]
También, cabe mencionar que el Profeta (PBD), después de la inmigración a Medina, instituyó el pacto de hermandad entre Bilal y Abd Allah Ibn Abd al-Rahman Jas'ami.[11]

Recitar el Adan

En los tiempos del Profeta (PBD)

Bilal fue el primer musulmán designado para llevar a cabo el anuncio del Adan (llamado a la oración). Se ha informado que él no podía pronunciar correctamente la letra árabe “ش” y la pronunciaba igual que la letra "س" (por ejemplo, en vez de decir “Ash-ha-du” decía “As-ha-du”). Sin embargo; en un hadiz, el Profeta (PBD) dijo a este respecto: “La letra “S” pronunciada por Bilal es considerada como "Sh" ante Dios".[12]
El día de la conquista de La Meca, siguiendo la orden del Profeta (PBD), Bilal subió a la Kaaba y recitó el Adan. Sin embargo; esta escena tan gloriosa no les gustó a los idólatras de La Meca.[13]

Después del fallecimiento del Profeta (PBD)

Después del fallecimiento del Profeta (PBD), Bilal no recitaba el Adan, salvo en raras ocasiones, una de las cuales fue cuando la honorable señora Fátima (P) se lo solicitó. Se ha narrado que Bilal dejó este Adan incompleto; ya que su voz causó que Fátima (P) se recordase de los duros acontecimientos después del fallecimiento de su padre, y no pudo soportarlo. [14]
La segunda ocasión fue el momento en que llegó a Medina para hacer la peregrinación a la tumba del Profeta (PBD), y entonces el Imam Hasan (P) y el Imam Husain (P) le pidieron que recitase el Adan; una llamada que apareció muy inspiradora e impresionó profundamente a la gente de Medina.[15]
La última ocasión fue en los tiempos del segundo Califa Sunita. En un viaje desde Medina a Damasco (en el año 17 de la hégira), en una región llamada Yabiya, a petición de los musulmanes, Umar le pidió a Bilal que recitase el Adan. Bilal aceptó esta petición y la gente lloró amargamente por su Adan, recordando los tiempos del Profeta (PBD). [16]
Algunas fuentes históricas han señalado la ausencia de Bilal y su participación en las batallas como la causa por la que él no recitó el Adan después del Profeta (PBD). Sin embargo; estos informes son cuestionables; ya que no hay evidencias históricas acerca de la participación de Bilal en las guerras ocurridas en los tiempos de los Califas Sunitas.
Según algunos informes, su emigración a Damasco fue en señal de protesta por los eventos ocurridos después del fallecimiento del Profeta (PBD). [17]

Sus virtudes

Bilal fue un narrador de hadices proféticos; por ejemplo, ha narrado un largo hadiz del Profeta (PBD) acerca del Adan.
También, muchos hadices fueron narrados por el Profeta (PBD) con respecto a las virtudes de Bilal, tales como los siguientes:

  • "Bilal fue uno de los primeros en creer en el Islam."[18]
  • "Bilal es el señor de todos aquellos que llaman a la oración."[19]
  • “El Paraíso anhela recibir a tres personas; Alí (P), ‘Ammar y Bilal.”[20]
  • “Tres personas de raza negra son de los señores del Paraíso; Luqman el Sabio, Negus (el Rey de Abisinia en el tiempo Profeta (PBD)) y Bilal".[21]
  • Se ha narrado que el Profeta (PBD) oró por Bilal porque sirvió a la Señora Fátima (P) con las tareas de la casa.[22]

Del mismo modo, hay otros hadices narrados de los Imames Infalibles (P) con respecto a las virtudes de Bilal:

  • El Imam Alí (P) lo ha considerado entre los primeros creyentes en el Islam y ha admirado su pureza. [23]
  • El Imam Sayyad (P) alabó a Bilal por su objeción contra los oponentes del Príncipe de los Creyentes (P), el Imam Alí (P).[24]
  • El Imam Sadiq (P) calificó a Bilal como "El siervo justo (de Allah)" y un amante de Ahlul-Bait (P).[25]

Según los exégetas del Sagrado Corán, las siguientes aleyas demuestran algunas de las virtudes de Bilal; Sura al-Nisa: 69, Sura al-An'am: 52, Sura al-Nahl: 110, Sura al-Kahf: 28, y Sura al-Huyurat: 11 y 12.

Fallecimiento

La mayoría de las fuentes de la historia han registrado que Bilal falleció en el año 20 de la hégira (641 D.C.) en Damasco.[26] Algunas fuentes han especificado la plaga como la causa de su muerte.[27]
De acuerdo con algunos informes, Bilal está enterrado en el cementerio Bab al-Saqir, en Damasco. Sin embargo; hay otros historiadores que creen que su tumba está en Alepo.
Bilal era mayor, de unos sesenta años en el momento de su fallecimiento.[28]


Notas

  1. Ibn Hisham, al-Sirah al-Nabawiyah, tomo 1m pág. 505
  2. Nawawi, Tahzib al-Asma’, Capítulo 1, pág. 136
  3. Ibn Saad, al-Tabaqat al-Kubra, tomo 3, págs. 238-239
  4. Ibn Hisham, al-tomo 1, pág. 210-211
  5. Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahyul Balaga, tomo 13, pág. 273
  6. Sheij Tusi, Riyal, pág. 8
  7. Ibn Shar Ashub, Manaqib, tomo 1, pág. 171
  8. ’Amili, al-Sahih, tomo 2, págs. 36-38
  9. Ibn Saad, al-Tabaqat al-Kubra, tomo 3, 1239
  10. Ibn Abd al-Birr, al-Isti’ab, tomo 1, pág. 182
  11. Ibn Hisham, tomo 1, pág. 355
  12. Qomi, Muntaha al-Amal, pág. 292
  13. Tabarsi, Mayma’ al-Bayan, tomo 5, pág. 136
  14. Sheij Saduq, Man la Yahzuruhul Faqih, tomo 1, pág. 194
  15. Ibn Asir, Usd al-Qabbah, tomo 1, págs. 244-245
  16. Tabari, Tarij, tomo 4, págs. 65-66
  17. Qomi, Safinat al-Bihar, tomo 1, págs. 104-105
  18. Ibn Saad, tomo 3, pág. 222
  19. Zahabi, tomo 1, pág. 355
  20. Ibn ‘Asakir, tomo 10, pág. 451
  21. Ibn ‘Asakir, tomo 10, pág. 462
  22. Warram, tomo 2, pág. 230
  23. Ibn Fahd Hil-li, pág. 27
  24. Tafsir Imam Hasan al-’Askari, págs. 621-623
  25. Sheij Mufid, al-Ijtisas, pág. 73
  26. Ibn Saad, tomo 3, pág. 238
  27. Tusi, Riyal, pág. 8
  28. Ibn ‘Abd al-Birr, tomo 1, pág. 179

Bibliografía

  • Ibn ‘Abd al-Birr, al-Isti’ab, Cairo, 1960.
  • Ibn ‘Asakir, Tarij Madina Damishq, Beirut, 1995.
  • Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahyul Balaga, Cairo, 1967.
  • Ibn Asir, Usd al-Qaaba, Cairo, 1970.
  • Ibn Fahd Hil-li, ‘Uddat al-Da’I, Beirut, 1987.
  • Ibn Hisham al-Sirah al-Nabawiyah, Beirut, 1992.
  • Ibn Saad, al-Tabaqat al-Kubra, Beirut, 1985.
  • Ibn Shahr Ashub, Manaqib, Qom, 1379 hégira solar.
  • Sheij Saduq, Man la Yahzuruhul Faqih, Beirut, 1401 hégira lunar.
  • Zahabi, Muhammad, Siyar A’lam al-Nubala, Beirut, 1982.