Eid al-Adha

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar
Oración del Eid al-Adha en Teherán

Eid al-Adha (عید الاضحی) (en español: Fiesta del Sacrificio) es el décimo día del mes de Dul-Hayya y una de las grandes fiestas de los musulmanes. Según las narraciones islámicas, este día es el día en que se emitió la orden divina al Profeta Abraham (P) para sacrificar a su hijo Ismael (P). El Profeta Abraham (P) estaba a punto de cumplir el mandato divino, cuando el Arcángel Gabriel descendió con un carnero y le dijo que sacrificase el carnero en lugar de su hijo. El rito de ofrecer sacrificio en el Eid al-Adha se realiza durante la temporada del Hayy en la zona de Mina, como una conmemoración de este acontecimiento. Es de hacer notar; que en las fuentes islámicas se han mencionado muchos actos recomendables para el día de Eid al-Adha y la noche anterior a ese día; entre ellos permanecer despierto en la noche, pasar la noche en oración y adoración, realizar el baño completo, realizar la oración del Eid, ofrecer sacrificio, hacer Ziyarah (peregrinación) al Imam Husain (P) y la recitación de la súplica al-Nudba. Al igual que el Eid al-Fitr, el ayuno en el Eid al-Adha es prohibido. Este día es una de los días festivos oficiales en el calendario islámico, y en todos los países musulmanes, se celebra durante un día o una semana.

Historia

El Profeta Abraham (P) recibió la orden de sacrificar a su hijo a través de unos sueños; donde se vio a sí mismo sacrificando a su propio hijo. Cuando se aseguró que este sueño era un mandato divino, se fue al desierto de Mina, junto con su hijo Ismael (P), con el fin de cumplir con la orden de Dios. En el camino, se encontró con Satanás que se manifestó para convencerlo de desobedecer este mandato, sin embargo, el Profeta Abraham (P) le lanzó siete piedras y lo repeló. Esto sucedió por segunda y tercera vez; y el Profeta Abraham (P) cada vez lo repeló tirándole siete piedras. Es por lo tanto; que en los ritos del Hayy los peregrinos deben apedrear tres pilares como los símbolos de Satanás, en conmemoración de lo que hizo el Profeta Abraham (P) en aquel entonces.
En el momento del sacrificio, cuando Abraham (P) colocó la frente de su hijo en la tierra y puso un cuchillo en su garganta, por la voluntad de Dios, el cuchillo no cortó la garganta de Ismael (P). Ellos, los dos habían mostrado su sumisión y sinceridad ante la voluntad divina, y Dios aceptó su sacrificio. Entonces, el Profeta Abraham (P) sacrificó un carnero que fue traído por el Ángel Gabriel en lugar de su hijo Ismael (P).

Actos recomendables en la noche anterior al día del Eid al-Adha

El Imam Sadiq (P) ha narrado lo siguiente de los Imames anteriores (P):
"Al Imam Alí (P) le gustaba desocuparse para adorar a Dios en cuatro noches del año: la primera noche del mes de Rayab, la noche anterior al día 15 del mes de Sha’ban, la noche anterior al día del Eid al-Fitr y la noche anterior al día del Eid al-Adha.”
También, es recomendable hacer Ziyarah (peregrinación) al Imam Husain (P) la noche anterior al día del Eid al-Adha. [1]

Actos recomendables del día del Eid al-Adha

1- Realizar el baño completo.
2- La oración del Eid al-Adha: esta oración se realiza del mismo modo que la oración del Eid al-Fitr. Según la jurisprudencia shiíta, durante la época de la ocultación de Imam Mahdi (P), la oración del Eid al-Adha, no es obligatoria, sino recomendable.
3- Recitar la súplica 46 o 48 de Sahifa Sayyadiya, antes de realizar la oración del Eid. [2]
4- Recitar la súplica al-Nudba.
5- Realizar un Sacrificio: esta práctica es recomendable en este día para todos los musulmanes en cualquier parte del mundo. El Imam Sadiq (P) narra: “El Imam Sayyad (P) y el Imam Baqir (P) dividían la carne del sacrificio en tres partes; daban una parte a los vecinos, una parte a los indigentes y quedaban con una parte para la gente de su casa.[3]
6- Es recomendable recitar la siguiente súplica en el momento de decapitar al animal del sacrificio: “En verdad, he vuelto mi rostro hacia Quien ha creado los cielos y la Tierra, como un buscador de la Verdad, pues no soy de los politeístas. En verdad, mi oración y toda mi adoración, mi vida y mi muerte, pertenecen a Dios, Señor del Universo. Él no tiene socio. Se me ha ordenado esto, y soy de los que se someten. Dios mío (todos somos) de Ti y para Ti. En el nombre de Allah! Dios es grande! Dios mío! Acepta de mí!”[4]
7- Es recomendable, decir las siguientes frases (Alabanzas) luego de cada oración en el día del Eid al-Adha, a partir de la oración del mediodía del mismo día hasta la oración del alba del duodécimo día del mes de Dul-Hayya (que serán totalmente 10 oraciones). Pero, si el orante estuviera en Mina, es recomendable que diga estas frases hasta la oración del Alba del decimotercer día del mes de Dul-Hayya:

“Allâhu akbar. Allâhu akbar. La ilâha il-la-l-lâhu wa-l-lâhu akbar, Allâhu akbar wa lil-l-lâhi-l-hamd. Allâhu akbar 'alâ ma hadânâ. Allâhu akbaru 'alâ ma razaqana min bahímati-l-an'âm, wa-lhamdu lil-lâhi 'alâ mâ ablana”

(Dios es el Más Grande. Dios es el Más Grande. No hay dios sino Dios y Dios es el Más Grande, Dios es el Más Grande y la alabanza es para Dios. Dios es el Más Grande por lo que nos ha guiado. Dios es el Más Grande por las cabezas del ganado que Él nos proporcionó, y alabado sea Dios por lo que nos puso a prueba.)[5]

8- Hacer Ziyarah (peregrinación) al Imam Husain (P).[6]

El ayuno en el Eid al-Adha

Al igual que en el Eid al-Fitr, el ayuno de Eid al-Adha es prohibido.[7]

Los ritos del Hayy en el Eid al-Adha

Mina es una zona cerca de La Meca, a la que los peregrinos del Hayy ingresan en el Eid al-Adha. Los ritos que se realizan en este día son tres:
1- Ramy (apedrear el símbolo de Satanás conocido como Yamara).
2- Ofrecer Sacrificio (después de realizar Ramy de Yamara al-'Aqaba).
3- Afeitarse el cabello o cortar un poco del pelo y las uñas.

Condiciones del Sacrificio del Hayy

Es obligatorio para el peregrino del Hayy sacrificar un camello o una vaca o una oveja. Sin embargo, sacrificar un camello es mejor que una oveja. No se puede sacrificar otros tipos de animales en lugar de estos tres. Es recomendable dividir la carne del sacrificio en tres partes: una parte para regalar, otra parte para dar de caridad y una parte para comer.[8]

Notas

  1. Maleki Tabrizi, pág. 371
  2. Maylisi, Zadul Ma’ad, págs. 426-427
  3. Sayyed Ibn Tavus, Iqbal, pág. 451
  4. Maylisi, Zadul Ma’ad, pág. 428
  5. Kulaini, al-Kafi, tomo 4, pág. 517
  6. Qomi, Mafatih al-Yanan, pág. 455
  7. Nayafi, Yawahir al-Kalam, tomo 16, pág. 324
  8. Emam Jomeini, Manasek Hayy, pág. 213

Bibliografía