Hégira

De Wiki Shia
Saltar a: navegación, buscar

Hégira (en árabe: هجرة; en español: emigración) se refiere principalmente a la emigración del Profeta Muhammad (PBD) y los musulmanes de La Meca a Medina en el décimo tercer año de la Misión Profética (634 D.C.). Este evento marcó el inicio del calendario islámico. Los principales motivos de la emigración de los musulmanes a Yasrib (Medina) fueron las amenazas y la presión de los politeístas de La Meca. Además de ello, el Pacto de ‘Aqaba donde la gente de Yasrib juró lealtad al Profeta (PBD). Este fue otro motivo que dio lugar a la emigración del Profeta (PBD) a Yasrib. Es de hacer notar; que después de la Hégira, Yasrib fue nombrado Madina al-Rasul (la ciudad del Mensajero) por los habitantes de la ciudad.

El inicio de la Emigración

Después del segundo Pacto de 'Aqaba entre el Profeta (PBD) y la gente de Yasrib, los líderes de Quraish se enteraron de la promesa acordada entre las tribus de Ous y Jazray con el Profeta (PBD), y entonces, su enemistad con los musulmanes se hizo más dura; de modo que ellos continuamente molestaban e insultaban a los musulmanes en la medida que la vida en La Meca se hizo muy difícil para los musulmanes. Es así; que ellos venían ante el Profeta (PBD) y le pedían permiso para emigrar de La Meca. El Profeta (PBD) les dijo que se dirigieran a Yasrib para unirse con los musulmanes de aquella ciudad, quienes más tarde fueron conocidos como los Ansar. El Profeta (PBD) declaró: "Dios Altísimo os ha dispuesto unos hermanos y un lugar a salvo para vosotros".[1]
Los musulmanes comenzaron a emigrar a Yasrib en grupos, y el Profeta (PBD) permaneció en La Meca esperando el permiso de Dios para su hégira. La emigración de los musulmanes comenzó a partir del mes de Dul-Hiyya del año 13 de la Misión Profética.[2]

Las aleyas acerca de la hégira

Las siguientes aleyas coránicas son reveladas sobre la emigración a Medina:

  • “Y (recuerda) cuando los que no creían planearon hacerte prisionero o matarte o expulsarte. Ellos hacían planes y Dios hacía planes, pero Dios es Quien mejor hace los planes.” (Corán, 8: 30). Esta aleya alude al plan de los infieles de La Meca para asesinar al Profeta (PBD), la noche anterior al inicio de su emigración
  • “Y, entre la gente, hay quien se sacrifica a sí mismo buscando satisfacer a Dios. Y Dios es benévolo con los siervos.” (Corán, 2: 207). Esta aleya menciona la abnegación del Imam Alí (P) cuando durmió en la cama del Profeta (PBD) para que él (PBD) pudiera salir de su casa que estaba rodeada por los infieles.
  • “Y hemos puesto por delante de ellos una barrera y por detrás de ellos una barrera, de manera que les hemos cubierto totalmente de modo que no pueden ver.” (Corán, 2: 207). Esta aleya explica que por la voluntad de Dios, los infieles que habían rodeado la casa del Profeta (PBD) no pudieron verlo cuando salió para Medina.
  • “Si no le auxiliáis ya Dios le auxilió cuando le hicieron salir los que no tenían fe y era el segundo de dos y ambos estaban en la cueva y le dijo a su compañero: «No te aflijas, en verdad, Dios está con nosotros.» Y Dios hizo descender Su calma sobre él y le ayudó con ejércitos que vosotros no visteis y puso la palabra de los que no son creyentes en la posición más baja, pues la palabra de Dios es la más elevada y Dios es poderoso, sabio.” (Corán, 09: 40) Algunos acontecimientos en el camino de Medina se han mencionado en esta aleya.
  • “En verdad, a aquellos a quienes los ángeles se lleven (a su muerte) mientras eran injustos con sus propias almas; les dirán: «¿Qué hacíais?» Dirán: «Estábamos oprimidos en la Tierra.» Ellos (los ángeles) dirán. «¿Acaso no era la Tierra de Dios suficientemente amplia para que hubieseis emigrado?» La morada de estos será el fuego del Infierno. ¡Qué mal destino!” (Corán, 4: 97). Según esta aleya, los ángeles inculpan a quienes debían emigrar pero no emigraron.

El plan de los infieles para asesinar al Profeta (PBD)

Después de que el segundo pacto de 'Aqaba se llevó a cabo en el mes de Dul Hiyya del año 13 de la Misión Profética, la mayoría de los compañeros del Profeta (PBD) emigraron a Yasrib en un lapso de 3 meses. Los líderes de Quraish se dieron cuenta de que Yasrib se había convertido en una base para el Profeta (PBD) y sus seguidores, y que el pueblo de aquella ciudad estaba listo para defender a los musulmanes. Los árabes paganos temían que la emigración del Profeta (PBD) se volviera una amenaza seria para ellos y por lo tanto, llevaron a cabo una reunión en Dar al-Nadwa para debatir sobre este tema. Se ha informado, que en el momento de la reunión, había un anciano en la puerta, que decía: “déjenme entrar”. Le preguntaron: "¿Quién eres tú?” dijo: “Yo tengo una propuesta para ustedes”.
Entonces, aquel anciano desconocido entró y todos comenzaron a hablar. Alguien propuso expulsar al Profeta (PBD), pero el anciano dijo: "No es una buena idea, ya que si lo expulsáis, él ganará más seguidores y volverá a atacaros". Alguien propuso encarcelar al Profeta (PBD), pero el anciano dijo: "No parece buena idea, porque Muhammad tiene una lengua dulce y si los encarceléis atraerá gradualmente a vuestros hijos y esclavos a sí mismo."
Finalmente después de un largo debate, ellos decidieron elegir a un hombre de cada tribu para que mataran juntos al Profeta (PBD), y de este modo los miembros de Bani Hashim no podrían vengarse y luchar contra todas las tribus. Entonces, el anciano dijo: "Esta es la idea correcta".[3]

Lailat al-Mabit

Lailat al-Mabit (la noche de pernoctación) es la primera noche del mes de Rabi’ al-Awwal del año 14 después de la Misión Profética, cuando el Profeta (PBD) abandonó La Meca, y el Imam Alí (P) durmió simultáneamente en su cama (PBD) para que los asesinos no se dieran cuenta de la emigración del Profeta (PBD). Esta noche, fue conocida más tarde como Lailat al-Mabit (la noche de pernoctación). El término “Mabit” en árabe significa pasar la noche en un lugar particular.
La aleya 30 de la Sura al-Anfal (8) fue revelada en relación al mismo acontecimiento. También, en la aleya 207 de la sura al-Baqara (2) Dios alabó la abnegación de Imam Alí (P) para salvar la vida del Profeta (PBD):
“Y, entre la gente, hay quien se sacrifica a sí mismo buscando satisfacer a Dios. Y Dios es benévolo con los siervos.”

En la Cueva Saur

En la primera noche del mes de Rabi’ al-Awwal, el Profeta (PBD) se dirigió hacia la cueva Saur. En el camino, Abu Bakr se encontró con el Profeta (PBD) y lo siguió. Ellos permanecieron en la cueva durante tres días para que los politeístas de La Meca no pudiesen encontrarlos. Luego, se dirigieron a Yasrib.

Papel del Imam Alí (P)

La noche siguiente, después del comienzo de la Hégira, el Imam Alí (P) con Hind Ibn Abi Hala fueron a la cueva Saur. El Profeta (PBD) le dijo al Imam (P) que le comprase dos camellos para ir a Yasrib. Abu Bakr dijo: “Yo tengo dos camellos preparados”, pero el Profeta (PBD) no los aceptó y le dijo: “No voy a aceptar ninguno de tus camellos salvo en caso de que se pague su precio. Entonces, por la orden del Profeta (PBD), el Imam Alí (P) le pagó el precio de los camellos.
El Profeta (PBD) asignó al Imam Alí (P) como su vicario en La Meca para que devolviera los bienes confiados que estaban con él y que cumpliera los compromisos del Profeta (PBD) con la gente. Entre la gente de La Meca el Profeta (PBD) era conocido como Amin (confiable) y por lo tanto, muchas personas le confiaban sus propiedades. Así mismo, los viajeros que entraban a La Meca para la peregrinación dejaban sus pertenencias con él. Fue por eso que el Profeta (PBD) dijo al Imam Alí (P) que anunciase por la mañana y por la noche en La Meca que: “Todos aquellos que tienen algo confiado ante Muhammad (PBD) vengan a retomarlo”.
Entonces, el Profeta (PBD) dijo al Imam Alí (P): “Ellos no te harán daño, pues anuncia abiertamente entre la gente y devuelve sus bienes confiados. Yo te encomiendo a mi hija y encomiendo a ambos a Dios, y Él os protegerá”.
El Profeta (PBD) ordenó al Imam Alí (P) que comprase camellos para “las Fátimas” (Señora Fátima Zahra (P), Fátima Bint Asad, y Fátima Bint Zubair); así como para otros miembros de Bani Hashim que querían emigrar a Yasrib; luego le dijo: “Prepárate para emigrar hacia Allah y Su Profeta (PBD), y tan pronto como recibas mi carta, arranca sin demora.
El Imam Alí (P) permaneció en La Meca durante tres días y devolvió los bienes que fueron confiados ante el Profeta (PBD). Luego emigró a Medina con “las Fátimas” y a su llegada a Medina, residió en la misma casa donde residía el Profeta (PBD).[4]

Reacción de Quraish

Después de que falló el plan de los politeístas de Quraish para asesinar al Profeta (PBD), ellos trataron de encontrarlo. Reclutaron cazadores hábiles para buscar su rastro, y siguieron las huellas de Profeta (PBD) hasta la entrada de la cueva Saur. Uno de ellos dijo: “No pueden haber avanzado más lejos salvo que se hubieran elevado hacia el cielo o se hubieran bajado en la tierra.
Los politeístas no buscaron en el interior de la cueva, ya que por la voluntad de Dios, una araña había tejido una tela de araña en la entrada de la cueva; lo que hacía ver que nadie había entrado allí; y ellos al verla intacta decidieron volver y dejar la búsqueda.[5]

Alojamiento en Quba

Al mediodía del 12 del mes de Rabi’ al-Awwal, el Profeta (PBD) llegó a Quba, un barrio en la periferia de Yasrib. Se quedó allí durante casi 10 días alojándose en la tribu de los Banu 'Amr Ibn ‘Ouf. Los miembros de esta tribu solicitaron al Profeta (PBD) que residiese allí para siempre, pero el Profeta (PBD) no lo aceptó y les dijo que estaba esperando a Alí Ibn Abi Talib (P) y que iba a salir a Yasrib tan pronto como llegase Alí (P).[6]

Entrada a Medina

Abdurrahman Ibn ‘Awim, uno de los habitantes de Medina en aquel entonces narra: “Cuando nos enteramos de la partida del Profeta (PBD) de La Meca, cada día, después de la oración del alba salíamos a las fueras de la Medina esperando la llegada del Mensajero de Dios hasta la noche. El día de la llegada del Profeta (PBD), estuvimos en las fueras de la ciudad, pero no logramos verlo y entonces regresamos a casa. De repente una persona gritó “Vuestra suerte ha llegado!” y al escuchar esta llamada, todos salimos a recibirlo.”
La emigración del Profeta (PBD) a Medina abrió un nuevo capítulo en la historia del Islam, y fue tan importante que más tarde marcó el inicio del calendario islámico.

Notas

  1. al-Tabaqat al-Kubra, tomo 1, pág. 226
  2. Sirah al-Nabi, tomo 2, pág. 76
  3. Ibn Asir, al-Kamil, tomo 2, pág. 936; Sheij Tusi, Amali, págs. 463-465
  4. al-Tanbih wa al-Ashraf, pág. 200
  5. Tafsir Qomi, tomo 1, págs. 273-276; Tabarsi, A’lam al-Wara, págs. 61-63
  6. Rawzah al-Kafi, pág. 28