prioridad: b, calidad: b
sin ficha

Inclinación

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar
Forma correcta de La Inclinación

La Inclinación (en árabe: الرکوع; Ruku') es una de las partes esenciales de la oración. Según las leyes prácticas del Islam, es obligatorio realizar una inclinación en cada ciclo de la oración luego de la recitación de las Suras. La inclinación significa que el orante se incline de forma tal que sus manos puedan llegar a sus rodillas.

Significado

Ruku' en árabe significa "inclinarse y bajar la cabeza"; y en la terminología islámica, se refiere al acto de inclinarse hasta que los dedos de las manos lleguen a las rodillas.[1]

Importancia

En diez versículos del sagrado Corán, la inclinación se menciona como un símbolo de la oración y de obediencia a Dios:

“¡Oh, los que sois creyentes! ¡Inclinaos y prosternaos y adorad a vuestro Señor y haced el bien! ¡Quizás así triunféis!” (Corán. 22:77)
“Haced la oración, dad la limosna obligatoria e inclinaos con los que se inclinan.” (Corán. 2:43)

En los hadices transmitidos por Ahlul-Bait (P), se enfatiza la importancia de la inclinación y se aconseja prolongarla excepto en la oración colectiva.[2] En los dos libros de Wasa'il al-Shi'a y Mustadrak al-Wasa'il, se mencionan 182 hadices sobre la inclinación, sus protocolos y sus reglas.

Debido a que en el Corán, la inclinación se menciona junto a la prosternación, algunos sabios islámicos consideran la inclinación como un acto de adoración independiente, que se puede realizar también fuera de la oración.

Una práctica esencial de la oración

La Inclinación es una parte esencial de la oración y debe realizarse una vez en cada ciclo de las oraciones obligatorias y recomendables. Sin embargo, la oración de Ayat tiene cinco inclinaciones en cada ciclo,[3] y la oración fúnebre no tiene ninguna inclinación.

Las prácticas esenciales de la oración son las que si se aumentan o se abandonan, se anula la oración, ya sea intencional o por descuido.[4]

Reglas acerca de la inclinación

  • Es obligatorio realizar una inclinación en cada ciclo luego de la recitación; significando que el orante se incline de forma tal que sus manos puedan llegar a sus rodillas. Según algunos sabios, como precaución se deben apoyar las manos sobre las rodillas durante la inclinación.[5]
  • Es obligatorio decir el Zikr (alabar y glorificar a Dios) en la inclinación. Se debe decir tres veces “subhána-l-lâh” (Glorificado sea Dios) o una vez “subhána rabbial-'azimi wa bihamdih” (Glorificado y Alabado sea mi Altísimo Señor). Estas frases deben ser pronunciada correctamente en árabe; también es recomendable repetirlas tres, cinco o siete veces.[6]
  • Se debe mantener el cuerpo quieto mientras se recita el Zikr en la inclinación. Si el orante dijera el Zikr antes de inclinarse completamente (cuando su cuerpo está en movimiento), debe repetir el Zikr cuando el cuerpo esté quieto. Igualmente, la oración será inválida si el orante intencionalmente se levanta de la inclinación antes de finalizar el Zikr.[7]

Las personas que no pueden inclinarse en la medida normal

Las personas con incapacidad corporal que no pueden inclinarse en la medida normal de la inclinación deberán realizar la inclinación apoyándose en algo; en caso de que no les fuese posible esto, deben inclinarse dentro de su posibilidad; si no pueden tampoco realizarla de este modo, deben inclinarse en la posición de sentado. Si el minusválido no pudiera realizar la inclinación de ningún modo, la puede indicar con el movimiento de la cabeza o con el cerrar y el abrir de los ojos. [8]

Actos recomendables de la inclinación

  • Es recomendable decir “al-âhu akbar” antes de realizar la inclinación.
  • Es recomendable durante la inclinación mantener la espalda y el cuello en forma recta en la misma posición, y fijar la mirada entre los pies.
  • Es recomendable recitar el Salawat despues de pronunciar el Zikr de la inclinación.
  • Es preferible luego de levantarse de la inclinación decir la siguiente frase con el cuerpo quieto: “sami'a-l-lâhu liman hamidah” (Dios escucha a quien Lo alaba).[9]
  • Es desaconsejable encorvar las rodillas durante la inclinación

Notas

  1. Hada’iq al-Nazira, 8: 234
  2. Tahzib al-Ahkam, tomo 2, p. 77
  3. Yawahir al-Kalam, 10: 69; Urwa al-Wuzqa, 2: 537
  4. Qayat al-Maram, 1: 197
  5. Urwa al-Wuzqa, 2: 539
  6. Yawahir al-Kalam, 10: 89
  7. Makarem Shirazi, Leyes prácticas del Islam
  8. Makarem Shirazi, Leyes prácticas del Islam
  9. Yawahir al-Kalam, 10:106

Bibliografía

  • Bahrani, Yusof, Hada'iq al-Nazira, Qom, 1363 S.
  • Hakim Sayyed Muhsin, Mustamsak Urwa al-Wuzqa, Qom, Dar al-Tafsir, 1416 H.
  • Nayafi, Muhammad Hasan, Yawahir al-Kalam, Beirut, Dar Ihya Turaz ‘Arabi.
  • Tusim Muhammad Ibn Hasan, Tahzib al-Ahkam, Tehran, Islamiya, 1407 H.
  • Yazdi, Sayyed Kazim, Urwa al-Wuzqa, Nashr Islami, Qom.

</div>