prioridad: aa, calidad: b
sin navbox
sin redirección

Intercesión

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar
“Mi intercesión será para aquellos de mi comunidad que hayan cometido pecados mayores
Una narración profética escrita encima de una puerta en la Mezquita del Profeta (PBD)

La intercesión (en árabe: Shafâ'at, الشفاعة) es una de las creencias incuestionables del Islam, aceptada por todas las escuelas islámicas y los seguidores de las religiones celestiales. La intercesión significa que en el Día de Resurrección, los Profetas (P), los Imames infalibles (P) y los amigos de Allah, con el permiso de Él, intercederán por algunos de los pecadores y los incluirán entre quienes recibirán el perdón divino. Sin embargo, esto no implica que todos los musulmanes estén a salvo del castigo por el sólo hecho de ser musulmanes; sino que serán incluidos en este grupo sólo aquellos pecadores que no han roto completamente sus relaciones con Dios ni con los amigos de Él. La mayoría de los musulmanes creen que la intercesión pertenece a Dios, y Él (Glorificado sea) ha dado la autoridad y el permiso de intercesión a los intercesores antes mencionados; y por eso, la gente puede solicitar la intercesión de ellos. No obstante, un grupo de los musulmanes extremistas cuestiona el asunto de la intercesión. Los Wahabís, creen que no está permitido solicitar la intercesión a los intercesores como los Profetas e infalibles y si alguien lo hace, es considerado un politeísta.

La creencia en la intercesión es muy común y aceptada en la doctrina del Islam Shia.

La definición

En La terminología Islámica, la intercesión se refiere al acto de mediar entre Dios y Sus criaturas, con el propósito de solicitar la bendición para ellos o repeler su castigo; ya sea en este mundo o en el más allá. En verdad, luego de la intercesión, algunos pecadores serán dignos de recibir la Misericordia de Dios y esto los excluye del castigo que merecían inicialmente. Tal es el caso cuando el pecador se arrepiente y esto lo excluye del castigo y lo hace merecedor del perdón de Dios. Se ha narrado de los infalibles (P) que “Ninguna intercesión es más salvadora que el arrepentimiento. [1] [2]

Así mismo, el asunto de la intercesión está íntimamente relacionado con el asunto de la intermediación (Tawassul). La intermediación se da cuando la gente se aferra a los infalibles (P) y les pide su intercesión ante Dios. En cambio, la intercesión se refiere a cuando los infalibles (P) piden a Dios perdón por la gente.

La creencia en la intercesión también existe en otras religiones celestiales como el Judaísmo y el Cristianismo. [3]

La intercesión desde la perspectiva del Sagrado Corán

Ningún musulmán cuestiona la intercesión del Profeta Muhammad (PBD) el Día de Resurrección; ya que el Sagrado Corán la confirma explícitamente. Sin embargo, hay algunos desacuerdos que surgen en las detalles de la intercesión. En el Sagrado Corán, en la Sura Al-Isrā', Dios dice al Profeta (PBD): ”Y levántate parte de la noche e incrementa. Puede que tu Señor te otorgue una posición bendecida”[4] (Corán: 17:79). En la interpretación de esta aleya, todos los exegetas del Sagrado Corán, sean sunnitas o shiítas, están de acuerdo que en esta aleya, la “posición bendecida” se refiere a la dignidad del Profeta (PBD) para interceder por sus seguidores en el Día de Resurrección.[5]

Con respecto al asunto específico de la intercesión en el Día de Resurrección, hay varios grupos de aleyas en el Sagrado Corán que hacen mención al respecto. Algunas de ellas aparentemente rechazan la intercesión en el Día de Resurrección[6] [7] ; otras aleyas en cambio hacen hincapié en que la intercesión pertenece exclusivamente a Dios[8] [9] ; y otro grupo de aleyas confirman la posibilidad de la intercesión con el permiso de Dios. [10] [11] [12]

En conclusión, se dice de todas estas aleyas que el Sagrado Corán confirma un tipo de intercesión y rechaza otro tipo de ella. La intercesión aceptada es la que se hace con el permiso de Dios y la rechazada es la que se hace de forma autónoma, sin el permiso de Dios.”Y sólo tiene beneficio la intercesión de aquellos a quienes Él de permiso”[13] (Corán: 34:23).

La intercesión desde la perspectiva de las narraciones

El asunto de la intercesión ha sido explicado detalladamente en las narraciones proféticas y en las de Ahlul-Bait( (P).

Dijo el Profeta del Islam (PBD): “Dios me ha otorgado cinco virtudes…y una de ellas es la intercesión, y está reservada para mi comunidad, para aquellos que no asocian a nadie a Dios”[14] [15] . En este mismo aspecto, también dijo el Profeta (PBD) en otra narración: “Hay tres grupos de la gente que interceden por los pecadores ante Dios y su intercesión será aceptada: los Profetas (P), los sabios de la religión y los mártires”.[16]

De igual forma, las narraciones que hablan del tema de la intercesión se clasifican en tres categorías:

  1. Las narraciones que dicen que la intercesión da como resultado que el pecador sea perdonado y que no vaya al Infierno.
  2. Las narraciones que dicen que algunos de los pecadores, después de permanecer en el Infierno por un período, se salvarán de ello gracias a la intercesión.
  3. Las narraciones que dicen que algunos de los pecadores no recibirán ninguna intercesión y permanecerán para siempre en el fuego infernal.

Así pues, las narraciones que señalan que “se intercederá para quien tiene una poca fe” no contradicen a las narraciones que dicen “la intercesión no alcanzará a quien menosprecia la oración”; ya que quien da fe en Dios, por fin recibirá la intercesión, pero tal vez el punto será que la recibirá mucho tiempo después de haber sufrido en el fuego infernal, para que de esta manera se purifique de los pecados y sea digno para recibirla.

La intercesión desde la perspectiva de la razón

A pesar de que la intercesión se establece claramente en el Sagrado Corán y en las narraciones de los infalibles (P); los sabios islámicos también la demuestran, y utilizan argumentos lógicos para probarla. Ayatolá Mutahhari por citar uno de ellos, escribe a este respecto: “Si por alguna razón no hubiera existido ninguna evidencia textual para probar la intercesión, sí sería posible probarla según la razón y a través de los argumentos lógicos como el orden del universo”.

A continuación se explica que los argumentos lógicos que prueban la intercesión se basan en dos elementos:[17]

1- La misericordia universal de Dios: La misericordia de Dios es universal y abarca a todas las criaturas. Las criaturas reciben esta misericordia dependiendo de sus capacidades y virtudes. Nadie puede alcanzar el bienestar independientemente y salvarse del castigo sin la misericordia de Dios.

2- El sistema ordenado del universo: Desde la prospectiva de la razón, el universo es un sistema que posee disciplina y jerarquía. Este sistema de jerarquía es el mismo sistema de causa y efecto. Es decir; todas las necesidades materiales del ser humano se cumplen mediante las causas naturales que son efectivas por la orden de Dios.

Entonces, vale destacar que la misericordia y el perdón de Dios, aunque son universales, siguen las mismas reglas del sistema de causa y efecto. Donde la misericordia y el perdón divino llegan al ser humano mediante las causas establecidas en la naturaleza. Por ejemplo, la revelación divina y la perfecta conducta de Dios no descienden directamente en la gente, sino que descienden a individuos con grados elevados y especiales como los Profetas (P), porque nadie es capaz de recibir la palabra de Dios directamente a excepción de los Profetas (P), y es mediante ellos, que la gente puede aprovechar su ejemplo y su moral, y recibir la revelación. Esto es lo que se denomina el sistema de jerarquía del universo, donde todos los hechos se realizan mediante sus causas por la orden de Dios. Para clarificarlo mejor, se puede mencionar el caso de “la oración de la lluvia”. Cuando la gente súplica a Dios que envíe la lluvia, nadie exige que el cielo muestre su lluvia estando despejado, sino por el contrario, todos esperan que Dios mande las causas naturales asociadas a la lluvia, como las nubes y el viento. Es por ello, que así como la oración por la lluvia puede causar que todas las condiciones de la misma estén dadas, la intercesión y el arrepentimiento también causan que las condiciones del perdón estén dadas para el pecador.[18]

En este mismo orden de ideas se dice que el rol que juega la intercesión en este sistema, consiste en aumentar las virtudes de los individuos para que sean capaces de recibir más bendiciones. Es razonable en este sentido, que el ser imperfecto (sea hombre o mujer) busque la perfección del ser perfecto; y si no posee las condiciones requeridas en los niveles para entrar en la perfección, debe conseguirlos con la ayuda de aquellos que son más perfectos. Esto no contradice ninguna regla lógica, sino que ya viene establecido por el razonamiento.

Con esto se propone explicar que la intercesión para los pecadores no significa anular algún código penal, ni tampoco quiere decir que los pecadores siendo negligentes reciban el perdón de Dios; simplemente se confirma que en verdad la intercesión es un cambio de conducta que se suscita en los pecadores mismos, que los hace no merecer más el castigo y los exime de ello. La intercesión en este sentido, se parece mucho al arrepentimiento; ya que el arrepentimiento igualmente hace a los pecadores ser capaces de eximirse del castigo y recibir el perdón de Dios; por eso, se ha mencionado en las narraciones que el arrepentimiento es el mejor intercesor”.[19]

En otras palabras, se puede afirmar que la diferencia entre la intercesión aceptada y la intercesión rechazada es que en la intercesión aceptada Dios quiere perdonar a algunos de los pecadores porque ellos se lo merecen, y entonces este perdón les llega mediante los intercesores; pero en la intercesión rechazada, los pecadores no se merecen ningún perdón y el intercesor quiere intervenir sin el permiso de Dios y por eso se rechaza.

Tipos y formas de la intercesión

La intercesión universal y la intercesión legislativa

La intercesión universal significa que de Dios proceden todos los asuntos, y entonces todos los elementos o causas en este mundo son los medios a través de los cuales llegan las bendiciones de Dios a todas sus criaturas. Es decir; que todas las causas en este mundo interceden por la orden de Dios para cumplir sus efectos. Por ejemplo, el Sol es el intercesor de la semilla del trigo para que brote y alcance su perfección. Dice el sagrado Corán: “A Él pertenece todo lo que existe en los cielos y en la Tierra. ¿Quién puede interceder por alguien ante Él, si no es con Su permiso?”[20] (Corán: 2:255).

La intercesión legislativa significa que Dios por Su misericordia y bendición, ha enviado reglas y normas para guiar al ser humano. Estas normas son un medio e intercesor para que la gente llegue al Paraíso.

La intercesión falsa y la intercesión verdadera

La intercesión falsa nunca puede ocurrir en el Día de Resurrección; ya que en este tipo de intercesión, el culpable trata de superar las reglas por medios ilícitos. Este tipo de intercesión se considera una violación a las reglas[21] y es rechazada desde la prospectiva del Sagrado Corán.

La intercesión verdadera desde el punto de vista de la Shia, tiene una definición clara según el Sagrado Corán y las narraciones de los infalibles (P). La Shia reconoce que la intercesión pertenece a Dios y nadie puede interceder sin Su permiso. La intercesión de los Profetas y los Imames infalibles (P) no significa que ellos tienen un rol independiente lejos de la voluntad de Dios. La intercesión de ellos sólo requiere lo que Dios ha legislado y ellos sólo intercederán para quien Dios quiera:“y no interceden por la salvación de nadie excepto de quien Él esté satisfecho” [22] (Corán: 21:28).

La intercesión por la salvación y la intercesión por la promoción

En algunos casos el propósito de la intercesión es la promoción o ascenso de un individuo. Este tipo de intercesión no es cuestionable en ninguna Escuela Islámica. El desacuerdo surge en la intercesión que se realiza por el perdón y la salvación; donde una minoría de los musulmanes como los Mu’tazilah y los Jariyitas la niegan. Ellos creen que “todo aquel que cometa pecados graves no merece la intercesión; ni tampoco la merece quien haya ingresado en el Infierno, porque según sus opiniones nadie puede salir del fuego infernal”.[23]

Los requisitos de la intercesión

La intercesión es en sí misma la Misericordia de Dios que abarca todas las cosas. Sin embargo, algunas personas serán privadas de esta misericordia por no estar cualificadas para recibirla. Entonces, se deduce que la persona debe ser cualificada para recibir la intercesión y misericordia de Dios. En las fuentes del Sagrado Corán y las narraciones se han explicado algunos de los requisitos de la intercesión, entre ellos, uno de los requisitos más importantes es el consentimiento de Dios: “y no interceden por la salvación de nadie excepto de quien Él esté satisfecho” (Corán 21:28).Es decir; que Dios debe estar satisfecho con la fe y las creencias de la persona; y la persona, aunque haya cometido pecados o faltas, no debe haber roto completamente sus relaciones con Dios ni con los amigos de Él.

Los obstáculos de la intercesión

Se deduce de las aleyas del Sagrado Corán que hay algunos aspectos que obstaculizan la intercesión. Algunos grupos de personas están privados de la intercesión y son los siguientes:[24]

  1. Los incrédulos y los politeístas
  2. Los tiranos
  3. Los enemigos de Ahlul-Bait (P)]]
  4. Aquellos que hayan molestado a la descendencia del Profeta Muhammad (PBD)
  5. Aquellos que niegan la intercesión
  6. Los traidores
  7. Aquellos que menosprecian la oración
  8. Aquellos que niegan el Wilayat y el Imamato del Imam Alí (P) y los Imames Infalibles (P)
  9. Los hipócritas
  10. Aquellos que no rezan.

Además, se deduce de las aleyas coránicas que el intercesor debe tener dos requisitos:

  1. Debe tener un pacto ante Dios.[25]
  2. Debe dar testimonio de la verdad. [26]

Los intercesores

Se denominan intercesores en la intercesión universal dentro del sistema de causa y efecto de este universo, a todos los medios que guían al ser humano hacia su perfección y se consideran un intercesor.

Se denominan intercesores en la intercesión legislativa, a las buenas obras, a los profetas, a los infalibles y a los amigos de Dios.

Los intercesores principales son los siguientes:

  1. El Profeta Muhammad (PBD): La intercesión del Profeta Muhammad (PBD) se conoce como la intercesión mayor, ya que según las narraciones, él intercederá para los creyentes que hayan cometido pecados graves.
  2. el Príncipe de los Creyentes, Alí (P)
  3. los Imames infalibles (P)
  4. la honorable señora Fátima (P)
  5. El Sagrado Corán
  6. Los profetas y sus sucesores[27]
  7. El arrepentimiento
  8. Los sabios Islámicos
  9. Los ángeles[28]
  10. Los mártires
  11. Dios Exaltado: Puesto que Dios es el más misericordioso, muchas personas que no hayan recibido la intercesión de ningún intercesor, recibirán Su misericordia en el Día de Resurrección; puesto que Dios Glorificado y Enaltecido Sea, hace lo que quiere[29] .

Los efectos de la Intercesión

La creencia en la intercesión no es un fundamento convincente que lleve a las personas a equivocarse y cometer faltas; sino por el contrario anima al hombre a la perfección. Entre ellas se mencionan:

1- Brindar Esperanza:

Generalmente el egoísmo causa en el hombre la incitación a cometer pecados graves, y por consiguiente, el hombre se desespera de recibir el perdón y la misericordia de Dios y esto lo conduce a cometer más pecados. En cambio, la creencia en la intercesión le da la esperanza al hombre en que si se arrepiente, su pasado será perdonado gracias a la intercesión de los amigos de Dios.

2- Acercarse a los amigos de Dios:

Quien tiene esperanza en la intercesión busca acercarse a los intercesores y mejorar su relación con ellos. Naturalmente, esta persona no va a romper este valioso vínculo por cometer pecados; y en esta circunstancia, el amor por los amigos de Dios la conduce a realizar más obras buenas.

3- Tratar de conseguir los requerimientos de la intercesión:

Aquel que tiene esperanza en la intercesión debe reconsiderar sus hechos tratando de compensar su pasado con las obras buenas que va a realizar en el futuro, así podrá ser digno de recibir la intercesión. La intercesión es una bendición de Dios que llega al hombre gracias a las capacidades que él ha tenido y gracias a la posición y el respeto que tienen los intercesores ante Dios, el Altísimo.[30]

El Wahabismo y la intercesión

Todas las sectas sunnitas incluso los Wahabís creen en la intercesión. Ibn Teimiie, uno de los principales sabios del Wahabismo dice: “Las narraciones de la intercesión son numerosas incluso llegan al nivel de Mutawatir (mencionadas con frecuencia por varios narradores). Inclusive, algunas de ellas se han mencionado en los libros de Sahih Bujari y Sahih Muslim, y la gran mayoría se han mencionado en los libros de Sunan y Masanid”. [31]

También hace mención a lo siguiente: “El Profeta del Islam (PBD) tendrá tres tipos de intercesión en el Día de Resurrección,… Una de ellas es la intercesión para aquellos que merecen el castigo en el fuego infernal. Esta intercesión se realizará por el Profeta (PBD), los demás mensajeros de Dios y los creyentes sinceros en favor de los pecadores que merecen el castigo para evitar que sean ingresados en el infierno. También intercederán para aquellos que están en el infierno para que se salven de ello”[32] .

Los Wahabís también creen en la intercesión del Profeta (PBD) siempre y cuando él esté vivo. Abdurrahman Ibn Muhammad Ibn Abdul Wahhab, otro sabio Wahabí Dijo: “Se puede pedir la intercesión al Profeta durante su vida; ya que su intercesión es aceptada por su súplica; sin embargo, después de su fallecimiento no se permite pedir la intercesión a él”.[33]

Partiendo del mismo punto se menciona el desacuerdo entre los wahabís y los otros musulmanes con respecto al mismo tema de la intercesión, cuando se pide la intercesión a uno de los amigos de Dios en el mundo del Barzaj. Los Wahabis no creen en el mundo del Barzaj (el mundo entre la muerte y la resurrección) y por eso consideran este tipo de intercesión como politeísmo. Al respecto, Abdul-lah Ibn Muhammad Ibn Abdul Wahhab dijo: “Pedir la intercesión a los intercesores que no están vivos (en el mundo del Barzaj) es un tipo de politeísmo”.

Las dudas por el Wahabismo

El Wahabismo cuestiona el asunto de la intercesión basándose en los siguientes argumentos:

Llamar e invocar a otro que no sea Dios y pedirle la intercesión

1- Los wahabís dicen que según la aleya coránica: “no invoquéis a nadie junto a Dios”[34] (Corán: 72:18), invocar a los intercesores y pedir la intercesión a ellos es un tipo de politeísmo y por lo tanto, no está permitido.
Esta duda se ha originado por la malinterpretación del concepto del politeísmo. Donde está claro, que la aleya mencionada prohíbe la invocación a otros junto a Dios en el supuesto de que fueran considerados dioses o aceptados como poseedores de la misma divinidad que Dios. A este respecto, la Shia no considera este supuesto para la posición de los infalibles y amigos de Dios.
En la creencia Shia es permitido suplicar por un pedido a un musulmán cuando Dios (Glorificado y Enaltecido sea) le haya dado la habilidad y potestad de ejecutarlo. Por lo tanto, Dios Altísimo invita a la gente a pedir la intercesión al Profeta (PBD) ante Dios: “Si, cuando fueron injustos consigo mismos, hubieran venido a ti y hubieran pedido el perdón de Dios y el Mensajero hubiera pedido perdón para ellos, habrían encontrado a Dios perdonador y misericordiosísimo con los creyentes”[35] (Corán: 4: 64).
La aleya que dice “no invoquéis a nadie junto a Dios” se refiere específicamente a las invocaciones que hacían los árabes paganos para adorar a los ídolos y genios. Esta aleya y las similares a ésta, se refieren a la invocación de algo o alguien acompañada de adoración, y sin duda que invocar con esta intención se considera venerar a ese algo o alguien, y por tal circunstancia es considerado politeísmo. Además, esta aleya prohíbe la equiparación a alguien junto a Dios, ya sea que esté vivo o muerto. Analizando este punto y partiendo de lo expuesto en la aleya se expone claramente la idea que evidencia la contradicción de los Wahabís, donde ellos la interpretan como: no es posible pedir nada a nadie salvo a Dios, y por otro lado afirman que se puede pedir la intercesión al Profeta (PBD) siempre y cuando esté vivo.
Si esta aleya prohíbe el pedido de la intercesión a los intercesores, no debería haber excepciones entre ellos en la condición fehaciente de vivos o muertos.
A colación de este argumento, Termezi, uno de los sabios principales de la escuela sunnita narra: “Anas Ibn Malik dijo: Pedí al Profeta (PBD) que intercediera por mí en el Día de Resurrección. Y el Profeta (PBD) dijo: “Yo soy el intercesor y la hago”. Le dije: oh Mensajero de Dios! ¿Donde deberé pedírtela? Dijo: “Pídeme como una primera petición al lado del Puente de Sirat”[36] .

Pedir la intercesión a los intercesores que han salido de este mundo

La duda que se plasma a este respecto es la siguiente: ¿acaso está permitido invocar a cualquiera de los amigos de Allah después de su muerte o únicamente se les puede invocar mientras estén vivos? Como respuesta a esta interrogante se señala, que la Shia invoca al alma de los amigos de Dios, como son el Profeta (BPD) y los Imames infalibles (P), tomando como argumento la siguiente aleya coránica: “Y no creáis en absoluto que aquellos que han sido matados en la senda de Dios están muertos. Sino que están vivos y provistos de todo junto a su Señor”[37] (Corán: 3: 169), para la Shia su alma no ha muerto y continúa con vida en un lugar superior al de los mártires; y entonces cuando se pide la intercesión a uno de los infalibles (P), no se invoca a su bendito cuerpo que se encuentra bajo la tierra sino a su pura alma que está viva y puede escuchar las invocaciones con el permiso de Dios.[38]

El politeísmo y su relación con el pedido de la intercesión a los intercesores

Los Wahabís consideran que pedir la intercesión a alguien fuera de Dios es pretender negar un derecho que es exclusivo para Dios, y por lo tanto, significa adorar a alguien fuera de Él, lo que entra en contradicción con el monoteísmo puro; y es en esta aleya del Sagrado Corán donde se basan a este respecto: “Di: Toda la intercesión pertenece a Dios”[39] (Coran: 39: 44).
Como respuesta a este basamento se debe aclarar primeramente el concepto de politeísmo. El politeísmo consiste en asociar a alguien a Dios en la adoración. Es decir; la verdadera adoración se refiere a la acción de considerar dios a una criatura y venerarla, o bien atribuirle algún poder divino; como por ejemplo, la administración del mundo o el perdón de los pecados. A este respecto se aclara que si la intercesión es solicitada a alguien a quién no se considera dios y se rechaza rotundamente la idea de que cuenta con un poder independiente de Dios, entonces este pedido no tendrá nada que ver con el politeísmo. Tal es el caso de la prosternación de los ángeles ante Adán (P) o la de los hijos de Jacob (P) frente a su hermano, el Profeta José (P). Donde de acuerdo a lo que especifica el Sagrado Corán, los ángeles se prosternaron frente a Adán (P) por la orden de Dios: “Y [recuerda] cuando Nosotros dijimos a los ángeles: «¡Prosternaos ante Adán!» y todos ellos se prosternaron excepto Iblís”[40] (Corán: 2: 34). En este caso no hay evidencia de politeísmo.
Esta prosternación, si bien fue ordenada por Dios, no fue para adorar al hombre, puesto que si hubiese tenido ese fin, Dios no lo hubiese ordenado. Y cuando los hijos de Jacob, incluido el mismo Jacob (P), se prosternaron ante José (P): “Hizo subir a sus padres al tronco. Y cayeron prosternados ante él”[41] (Corán: 12: 100). Si esta prosternación significase adorar a José (P), el mismo Jacob (P) que fue uno de los principales profetas, se hubiese abstenido de hacerlo.
Basándonos en lo antes dicho, se puede concluir que cuando se realiza la intervención de un virtuoso, quien con el permiso de Dios intercede para los pecadores y donde Dios Todopoderoso lo ha aceptado, es evidente que no significa que se le considere Dios, sino que se trata de pedir algo a alguien cuya intercesión está permitida por Dios. [42]

Basamentos para negar la intercesión

Quienes niegan la intercesión se basan en los siguientes puntos:

  • La creencia en la intercesión lleva al hombre a cometer pecados y lo anima a la desobediencia.

Alegato: Este criterio no es aceptado en este sentido, ni es válido; ya que la creencia en la intercesión debe estar motivada a las mismas circunstancias que el arrepentimiento, y entonces habría que decir que el arrepentimiento lleva al hombre a cometer pecados; y ello sin duda es contradictorio; pues el arrepentimiento y su perdón son unas de las creencias indiscutibles del Islam.

Además, la intercesión es algo que no está garantizado para todos los pecadores y nadie tiene la seguridad de recibirla en el Día de Resurrección, por lo tanto, esta creencia no conduce a cometer pecados.

  • No se necesita ningún medio entre Dios y sus criaturas.

Alegato: Es claro que Dios -como dice el Sagrado Corán- está más cerca del hombre que su vena yugular, pero por Su voluntad no habla directamente con sus criaturas; y por Su sabiduría envió a Sus mensajeros para guiar a la gente. Estos guías son los medios a través de los cuales la gente llega al bienestar y a la prosperidad.

De hecho, en el Sagrado Corán, se han mencionado varios casos donde la gente ha obtenido la bendición a través de los intercesores. Tal es el caso de los hermanos de José (P) cuando rogaron a su padre Jacob (P) y le dijeron: “Oh Padre! pide para nosotros el perdón ante Dios”; o cuando la gente iba ante el profeta Jesús (P) para curar sus enfermedades, o cuando Dios dice al Profeta Muhammad (BPD) “Si, cuando fueron injustos consigo mismos, hubieran venido a ti y hubieran pedido el perdón de Dios y el Mensajero hubiera pedido perdón para ellos, habrían encontrado a Dios perdonador y misericordiosísimo con los creyentes”[43] . Si la intermediación de los amigos de Allah fuera prohibida, Dios la debería haber rechazado; pero en realidad, es evidente que este asunto es admirado en el Sagrado Corán.

  • La intercesión es contraria al principio de Justicia Divina, ya que luego de la intercesión, el pecador no recibe su castigo.

Alegato: El castigo de Dios está de acuerdo con Su Justicia y repeler el castigo está de acuerdo con Su Misericordia. La Misericordia de Dios es más vasta que Su castigo. La Misericordia y la Beneficencia de Dios están en un nivel más alto que la Justicia: “Dios ordena la justicia y la beneficencia”[44] (Corán: 16: 90). Dios castiga por Su Justicia y perdona por Su Misericordia y también ordena a la gente que haga lo mismo: “Y si castigáis, castigad en la misma medida en que fuisteis castigados, pero si sois pacientes, eso es mejor para quien sea paciente”[45] (Corán: 16: 126).

Es de hacer notar; que los pecados que han violado los derechos de otra persona jamás serán perdonados por Dios, salvo que el agraviado (la persona cuyo derecho está violado) los perdone.

Notas

  1. لاشَفیعَ أنْجَحُ مِنَ التّوبَةِ
  2. Biharul Anwar, tomo 6, pág. 19
  3. Da’eratul Ma’arif Ketab Moqaddas (La Enciclopedia Bíblica) , pág. 411
  4. وَ مِنَ اللَّیلِ فَتَهَجَّدْ بِهِ نَافِلَةً لَک عَسَی أَنْ یبْعَثَک رَبُّک مَقَامًا مَحْمُوداً
  5. Tafsir al-Razi, tomo 3, pág. 55
  6. Corán: 2:248
  7. Corán: 2:42
  8. Corán: 32:4
  9. Corán: 39:44
  10. Corán: 2:255
  11. Corán: 34:23
  12. Corán: 21:28
  13. وَلا تَنْفَعُ الشَّفاعَةُ عَنْدَهُ إِلاّ لِمَنْ أَذِنَ لَهُ
  14. اعطیتُ خمساً... واعطیتُ الشفاعة، فادّخرتُها لأُمّتی فهی لِمَن لا یشرک باللّه شیئاً
  15. Musnad Ahmad, tomo 1, pág. 301; Sunan Daremi, tomo, 1, pág. 301
  16. Biharul Anwar, tomo 8, pág. 24
  17. Mutahhari, Adle Elahi, págs. 232-236
  18. Yawadi Amuli, Tafsir Tasnim, tomo 4, pág. 262
  19. Ibíd. pág. 262
  20. لَهُ مَا فِی السمَاوَاتِ وَ مَا فِی الارْضِ مَن ذَاالذِی یشْفَعُ عِندَهُ إِلا بِإِذْنِهِ
  21. Mutahhari, Adle Elahi, pág. 234
  22. لا یشْفَعُونَ إِلاَّ لِمَنِ ارْتَضی
  23. Maqalatul Islamiin, tomo 1, págs. 168 y 324; Zamajshari, Al-kash-shaf, tomo 1, pág. 152
  24. Ma’ad dar Qur’an, tomo 2, pág. 145
  25. Corán: 19: 87 “nadie tendrá poder para interceder excepto quien haya realizado un compromiso con el Clementísimo”
  26. Corán: 19: 87 “Y aquellos a quienes invocan aparte de Él no tienen el poder de interceder, sino aquellos que dan testimonio de la Verdad y que conocen”
  27. Sunan Ibn Maye, tomo 2, pág. 724
  28. Corán: 21: 28
  29. Ilmul Yaqin, tomo2, pág. 1325; Sahih Bujari, tomo 4, Libro de Tawhid, Capítulo 24, pág. 392, Hadiz 7439; Biharul Anwar, tomo 8, pág. 362
  30. Salafigari wa Pasoj be Shobahat, pág. 465
  31. Ibn Teimiie , Maymu’ul Fatawa, tomo 1, pág. 314
  32. Ibíd. tomo 3, pág. 147
  33. At-Tawhid wa Qurratu Uyunil Muwahhidin, pág. 258
  34. فَلا تَدْعُوا مَعَ اللَّهِ أَحَداً
  35. وَ لَوْ أَنَّهُمْ إِذْ ظَلَمُوا أَنْفُسَهُمْ جاؤُکَ فَاسْتَغْفَرُوا اللهَ وَاسْتَغْفَرَ لَهُمُ الرَّسُولُ لَوَجَدُوا اللهَ تَوَّاباً رَحِیماً
  36. Termezi, tomo 4, pág. 621
  37. وَ لاَ تَحْسَبَنَّ الَّذِينَ قُتِلُواْ فِي سَبِيلِ اللّهِ أَمْوَاتًا بَلْ أَحْيَاء عِندَ رَبِّهِمْ يُرْزَقُونَ
  38. La Shi’ah Responde, págs. 78-79
  39. قل لله الشفاعة جميعاً
  40. وَإِذْ قُلْنَا لِلْمَلَائِكَةِ اسْجُدُوا لِآدَمَ فَسَجَدُوا إِلَّا إِبْلِيسَ
  41. وَرَفَعَ أَبَوَیْهِ عَلَی الْعَرْشِ وَخَرُّواْ لَهُ سُجَّدًا
  42. Ibíd. Págs. 67-70
  43. Corán: 4: 64
  44. إِنَّ اللَّهَ یأْمُرُ بِالْعَدْلِ وَ الْإِحْسانِ
  45. وَ إِنْ عاقَبْتُمْ فَعاقِبُوا بِمِثْلِ ما عُوقِبْتُمْ بِهِ وَ لَئِنْ صَبَرْتُمْ لَهُوَ خَیرٌ لِلصَّابِرین

Enlaces externos

La Shi’ah Responde

Bibliografía

  • El Sagrado Corán.
  • Abdurrahman Ibn Muhammad Ibn Abdul Wahhab, At-Tawhid wa Qurratu Uyunil Muwahhidin, Arabia Saudita, 1411 hégira lunar
  • Abu Dawud, Suleiman, Sunan Abi Dawud, Maktabatul Asriiah, Beirut
  • Ahmad Ibn Shu’eib, Sunan Nasa'i, Maktab Matbu’at Islamiiah, Alepo, 1406 hégira lunar
  • Daremi, Abu Muhammad, Sunan Daremi. Darul Muqni, Arabia Saudita, 1412 hégira lunar
  • Ibn Manzur, Muhammad, Lisanul Arab, tomo 5, Daru Sadir, Beirut, 1388 hégira lunar
  • Ibn Teimiie, Maymu'ul Fatawa, Mayma'ul Malik Fahad li-Tiba’at al-Mushaf, Medina, 1416 hégira lunar
  • Muhammadian, Bahram y otros, Da'eratul Ma'arif Ketab Moqaddas, Ruze No, 1380 hégira solar
  • Qamusul Kitabul Muqaddas, Darus-Siqafah, Cairo
  • Rizwani, Ali Asqar, Salafigari wa Pasoj be Shobahat, La Mezquita de Yamkaran, Qom
  • Saiid Riza Husaini Nasab, La Shî'ah Responde, Traducido al español por Marta Golzar, Centro Cultural Az Zaqalaîn
  • Termezi, Abu Isa, Sunan Termezi, Maktaba Mustafa Albabi, Egipto, 1395 hégira lunar
  • Zemajshari, Mahmud, Al-Kash-shaf, Darul Kutubil Arabi, Beirut, 1407 hégira lunar