Paraíso

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar

El Paraíso (árabe: الجنة, al-Yannat) es un lugar en la vida del más allá donde las personas justas y prósperas residirán y disfrutarán de las bendiciones divinas. Este término se ha utilizado también para referirse al lugar donde Adán (P) y Eva vivieron antes de su caída a la Tierra. Hay más de 200 versículos del Corán así como muchos hadices con respecto al Paraíso y sus características, tales como su inmensidad, la variedad de las bendiciones del Paraíso y sus particularidades, el propósito de la creación, las características de sus habitantes, las acciones que se deben realizar para lograr el paraíso como recompensa y las personas que están privadas del Paraíso.

Definición

El Paraíso es la morada de la gente justa y próspera en el Más Allá donde residirá y disfrutará de las bendiciones divinas.[1] En el Corán hay más de 200 versículos con respecto al Paraíso. Las aleyas coránicas se refieren al Paraíso de varias maneras utilizando diferentes términos:

  • La expresión "Yannaat" (árabe:الجنات) que significa literalmente “los jardines” es repetida más de 100 veces en el Corán. A veces se usa con otro sustantivo o adjetivo, como "Yannaat al-Juld", (Jardines de la Eternidad), "Yannaat al-Na'im" (Jardines de las Delicias), "Yannaat al- Ma'wa", (Jardines de la Morada)," Yannaat 'Adn "(جنات عدن, Jardines del Edén), y "Yannaat al-Firdaws "(جنات الفردوس, Jardines del Paraíso).
  • "Rawda" (روضة, Prado): en Sura al-Rum: aleya 15.
  • "Rawdat al-Yannat" (روضات الجنات, prados de jardines): en Sura al-Shoura: aleya 22.
  • "Firdaws" (فردوس, Paraíso): en Sura al-Mu'minun: aleya 11.
  • "Dār al-Salām" (دارالسلام, Morada de la Paz): en Sura al-An'am: aleya 127 y Sura Yunus: aleya 25.
  • "Dār al-Ājira" (دارالآخرة, Hogar del Más Allá): ocurre 9 veces en el Corán.
  • "Dār al-Juld" (دارالخلد, Casa de la Eternidad): en Sura Fussilat: aleya 28.
  • "Dār al-Muqāma" (دارالمقامه, Casa de Vivienda Eterna): en Sura Fatir: aleya 35.
  • "Dār al-Qarār" (دارالقرار, La Morada Permanente): en Sura al-Qafir: aleya 39.
  • "Dār al-Muttaqīn" (دارالمتقین, La Morada de los Piadosos): en Sura al-Nahl: aleya 30.
  • "Maqām 'Amīn" (مقام امین, Lugar Seguro): en Sura al-Dujan: aleya 51.
  • "Maq'ad Sidq" (مقعد صدق, Sede de la Verdad): en Sura al-Qamar: aleya 55.[2]

Los Jardines del Edén (Yannaat 'Adn) son las mejores partes del Paraíso y son dedicadas a los Profetas, Imames, mártires y las personas justas y veraces. Se ha narrado que nadie puede imaginar las bendiciones de este grado del Paraíso. [3]
''Abdul-lah Ibn Abbas ha narrado que cada una de las expresiones "Yannat al-Ma'wa", "Yannat al-Na'im", "Dar al-Juld", "Yannat al-Juld", "Dar al-Salam", "Yannat al-Firdaws", "Yanna 'Adn" se refiere a un Paraíso particular.[4] Según un hadiz del Profeta Muhammad (PBD), Yannaat al- Ma'wa" (Jardines de la Morada) es el nombre de un río en el Paraíso. [5]
Según un hadiz del Imam al-Baqir (P), el Corán ha mencionado cuatro Paraísos -Yannat 'Adn, Firdaws, Na'im y Ma'wa-mientras hay muchos Paraísos alrededor de estos 4 Paraísos.[6]
Según un hadiz transmitido del Imam al-Baqir (P), los versículos 46 y 62 de Sura al-Rahman son evidencias de la existencia de 4 Paraísos. Uno de los dos Paraísos en el primer versículo es la recompensa por abstenerse de los pecados, y el otro es el resultado de tener temor de Dios, y los dos Paraísos mencionados en las aleya 62 de la Sura al-Rahman: (Na'im y Ma'wa) pertenecen a Ashab al-Yamin (Compañeros de la Derecha): estos Paraísos están más cerca de Dios.[7]
Según un hadiz del Imam al-Sadiq (P), el versículo 62 de Sura al-Rahman es una evidencia de que existen numerosos Paraísos, y el término, "darayāt" (grados), revela las diferencias entre los residentes del Paraíso con respecto a las recompensas que merecen.[8]
En las fuentes de hadices shiítas y sunitas, hay muchas narraciones en el sentido de que hay un Paraíso cuyas recompensas están más allá de la imaginación humana.[9]

Características del Paraíso

Según el Corán, el Paraíso es un lugar donde la gente próspera reside en la vida después de la muerte, tiene jardines con muchos árboles verdes y densos con los ríos que fluyen debajo de ellos, los resortes, varios tipos de frutas, y una temperatura moderada.
Según el versículo 133 de Sura Ale 'Imran y el versículo 21 de Sura al-Hadid, el Paraíso es tan inmenso como los cielos y la Tierra. Los exégetas del Corán tales como Tabarsi, Fajr al-Razi y 'Al-lama Tabataba’í, han apelado a estos versículos para demostrar que concebir la inmensidad del Paraíso está más allá de la mente humana. [10] Algunos hadices han señalado que el Paraíso fue creado antes del tiempo de la Resurrección. Hay un hadiz del Imam al-Rida (P) según el cual el Paraíso fue creado y existía desde la creación del ser humano, y que el Profeta (PBD) vio el Paraíso real en su ascensión a los cielos (Mi'ray). Algunos hadices han enfatizado que para cada persona hay un lugar específico y predeterminado tanto en el Paraíso como en el Infierno. Las acciones de una persona gradualmente construyen ese lugar en el Paraíso o el Infierno durante el tiempo de su vida. Tales hadices han sido utilizados para probar la existencia del Paraíso y el Infierno en cualquier tiempo y época.
El Corán y los hadices de los Infalibles (P) hacen hincapié en que el Paraíso y, en general, la Vida del Más Allá, son corporales o físicos. Por lo tanto, no hay diferencia entre este mundo y la otra vida con respecto a su ser físico. No obstante, estos dos mundos son diferentes en otros aspectos. Al respecto, dos famosos sabios shiítas, Muhammad Baqir Maylisi[11] y Sayyed Ni'mat Allah Yaza'eri[12] se han referido a un hadiz del Imam al-Rida (P) para demostrar el hecho de que algunas características de la Vida del Más Allá pueden ser comparadas con las de este mundo. Ellos sostienen que este hecho implica la corporeidad del Paraíso.
Para demostrar el hecho de que el Paraíso ha sido creado, los eruditos musulmanes se han referido a los siguientes versículos del Corán:

  • Los primeros versículos de la Sura al-Naym que son un informe de la ascensión del Profeta (PBD) a los cielos (Mi'ray): “en el horizonte más elevado. Luego, él se acercó hasta estar muy próximo, hasta que estuvo a una distancia de dos arcos o más cerca.”
  • El versículo 133 de Sura Ale ‘Imran: “Y apresuraos hacia el perdón de vuestro Señor y hacia un paraíso cuya extensión es como los cielos y la Tierra y que ha sido preparado para los temerosos de Dios”
  • El versículo 21 de la Sura al-Hadid: “Competid para ser los primeros en obtener el perdón de vuestro Señor y un paraíso tan vasto como los cielos y la Tierra, preparado para quienes crean en Dios y en Sus Mensajeros. Ese es el favor de Dios, que Él otorga a quien quiere. Y Dios es el Dueño del favor inmenso.”

Estas aleyas declaran que el Paraíso es creado y está preparado para los creyentes e implican que el Paraíso y el Infierno realmente existen en este momento.
Por el contrario, hay otro grupo que cree que el Paraíso y el Infierno no han sido creados todavía con el argumento de que es vano crear el Paraíso antes de la resurrección. Algunos teólogos han respondido a estos argumentos diciendo que los seres humanos no conocen la filosofía de la mayoría de las acciones de Dios, y por lo tanto, no podemos sostener que la creación del Paraíso antes de la resurrección es vana desde nuestras propias perspectivas.[13]

Las bendiciones del Paraíso

En la cultura islámica, la satisfacción divina y la Complacencia de Dios se consideran como la bendición más alta del Paraíso. Además, en las aleyas del Corán se han mencionado diversas bendiciones del paraíso, tales como frutas, bebidas, casas, jardines, palacios, gozos, etc.

Complacencia de Dios

Según las aleyas del Corán y los hadices islámicos, la Satisfacción de Dios es la bendición más alta del Paraíso. La aleya 72 de la Sura al-Tawba dice a este respecto:

“A los creyentes y a las creyentes Dios prometió jardines (en el Paraíso) por donde corren ríos, en los que disfrutarán por toda la eternidad, y hermosas moradas en los jardines del Edén. Pero alcanzar la complacencia de Dios es aún superior. ¡Ese es el éxito grandioso!”

Aquellos que van al Paraíso se alegran de que Dios está satisfecho con ellos. Ellos están tan felices de que su alegría no es comparable con ninguna otra bendición.[14]

Alimentos y bebidas

En el Corán hay muchas aleyas que describen las frutas del Paraíso. Según el Corán, las diversas frutas del Paraíso están a la disposición de los creyentes cuando quieran:

“Allí tendrán frutos, y todo lo que pidan.” (Corán, 36: 57)
“Este es el Paraíso que se os ha dado en herencia por lo que hacíais. Hay en él para vosotros frutas abundantes para que comáis de ellas.”(Corán, 43: 73)
“Tendrán las frutas que elijan” (Corán, 56: 20)
“El Paraíso que les ha sido prometido a los temerosos de Dios es así: De sus profundidades brotan los ríos, siempre tiene frutos y sombra” (Corán, 13: 35)

El versículo 15 de la Sura Muhammad describe algunas de las bebidas del Paraíso:

“Así es la descripción del Paraíso que le fue prometido a los piadosos: hay ríos de agua que no se contaminan, ríos de leche que siempre tendrá buen sabor, ríos de vino que será un deleite para quienes lo beban, y ríos de miel pura. Tendrán en él todas las frutas que deseen.” (Corán, 47: 15)

Algunas aleyas del Corán hablan de los ríos de leche, vino y miel, copas de vino muy agradable, vino mezclado con el aroma de alcanfor o jengibre provenido de un manantial llamado "Salsabil". Cabe destacar que el vino del Paraíso es diferente al de este mundo y no tiene las maldades del vino embriagante. Es por lo tanto que el Corán lo describe como "Sharab Tahur" (Bebida Pura). [15]

Ropas

Otras bendiciones del Paraíso incluyen ropa de seda, pulseras de oro, plata y perlas, alfombras de seda y brocado con magníficas y altas almohadas, platos de plata, copas de cristal, etc.[16]

“(Quienes lo habiten) vestirán de verde satén y de brocado, y llevarán brazaletes de plata. Su Señor les dará de beber una bebida pura.” (Corán, 76: 21)
“Estarán reclinados en cojines tejidos de seda y la fruta madura de ambos Paraísos estará al alcance de la mano.”(Corán, 55: 54)

Parejas Purificadas

Una de las bendiciones del Paraíso es el vínculo matrimonial que puede establecerse entre los habitantes del Paraíso. Esta cuestión es mencionada en varias aleyas del Corán tales como las siguientes:

“Y anuncia a aquellos que creen y actúan rectamente que les aguardan jardines celestiales por los cuales fluyen arroyos. Cuando se les ofrezcan los frutos que de ellos proceden, dirán: «Esto es lo mismo que se nos proporcionó anteriormente», pero lo que se les dé será semejante. Allí les esperan parejas purificadas y allí estarán eternamente.” (Corán, 2: 25)
“« ¡Entrad en el Paraíso, vosotros y vuestras esposas, radiantes de felicidad!»” (Corán, 43: 70)
“La gente del Paraíso, ese día, estarán felices disfrutando. Ellos y sus cónyuges estarán a la sombra, reclinados sobre sofás.” (Corán, 36: 56)
“Estarán recostados sobre sofás distribuidos en líneas, y los desposaremos con huríes de grandes ojos.” (Corán, 52: 20)

Algunos exégetas del Corán han apelado al versículo 23 de Sura al-Ra'd “e ingresarán en los Jardines del Edén junto a quienes creyeron entre sus padres, cónyuges y descendientes. Luego, los ángeles ingresarán ante ellos por todas las puertas” y al versículo 8 de Sura al-Qafir “¡Señor nuestro! Introdúcelos en los Jardines del Edén que les prometiste, junto a sus padres, esposas y descendientes que fueron piadosos y creyentes. Tú eres el Poderoso, el Sabio.” para demostrar que los cónyuges que son ambos creyentes en este mundo también vivirán juntos en el Paraíso . En algunas aleyas, el Corán se ha referido a las mujeres del Paraíso como "huríes" que significa mujeres blancas con ojos negros. Según el Corán, estas mujeres son hermosas, frescas, castas y protegidas de cualquier mirada lujuriosa.

Gozos

En el versículo 71 de la Sura al-Zujruf se dice que todo lo que agrada a los ojos, se puede encontrar en el Paraíso y todo deseo se satisface allí. Algunos exégetas sostienen que según estas frases, las bendiciones del Paraíso nunca se agotan y la felicidad del Paraíso está más allá de las mentes humanas:

“Circularán entre ellos bandejas y copas de oro. Allí tendrán todo lo que deseen y deleite sus ojos. En él estarán por toda la eternidad.” (Corán, 43; 71)

Otras características del Paraíso

El Corán dice que el Paraíso es eterno y permanente, seguro, estable, disponible y está libre de las particularidades negativas tales como sufrimiento, frustración, tristeza, pecados, conversaciones vanas, mentiras, intoxicación y demencia.

Grados del Paraíso

Los grados del Paraíso están correlacionados con las acciones humanas. Según los exégetas del Corán, como Fajr al-Razi, la palabra árabe "darayāt" (grados) con respecto al Paraíso, se refiere a la clasificación de las bendiciones en el Paraíso. Los seres humanos disfrutarán de diferentes grados del Paraíso de acuerdo con sus acciones.
Según un hadiz del Profeta (PBD), el Paraíso tiene muchos grados y la distancia entre cada uno de ellos es como la distancia entre la Tierra y el cielo.[17] El Corán declara explícitamente que algunos creyentes residen en grados más elevados y superiores que otros debido a las abnegaciones y el autosacrificio que han ofrecido durante su vida:

“Quien se presente ante su Señor creyendo en Él y habiendo obrado rectamente, obtendrá los más altos grados (en el Paraíso). Morarán eternamente en los Jardines del Edén, bajo los cuales corren ríos. Esa será la recompensa de quienes se purifiquen.”

Fuente de Kawzar

Las narraciones islámicas explican que la Fuente de Kawzar es un río especial en el Paraíso con beneficios especiales reservados sólo para los creyentes sinceros, el Profeta (PBD) y los Imames infalibles (P).

Características de los habitantes del Paraíso

En el Corán, las características más mencionadas de los habitantes del Paraíso incluyen la fe, la piedad, la acción justa, la obediencia a Dios y a Su mensajero, la aceptación de la verdad, la pureza y el alejamiento del politeísmo. El Corán también señala cualidades como la sumisión ante la voluntad de Dios, el temor de Dios, el buen comportamiento, la evitación de los deseos mundanales, la veracidad, la generosidad, la confianza, el cumplimiento de las promesas, la ayuda financiera a los empobrecidos y la evitación de acciones vanas entre los atributos de la gente del Paraíso. Se dice que a algunas personas se les prohíbe entrar en el Paraíso, entre ellos los politeístas y aquellos que niegan los signos divinos.[18] Según las narraciones islámicas, las siguientes acciones conducen al ser humano hacia el Paraíso:

Por otro lado, algunos comportamientos erróneos privan a la gente ingresar al Paraíso, entre ellos:

  • decir mentiras,
  • tergiversar y murmurar sobre los asuntos de las personas,
  • ridiculizar a los demás,
  • contribuir a la injusticia de los gobernantes,
  • considerar socios para Dios,
  • matar a un inocente,
  • arrogancia,
  • beber vino.

El Paraíso de Adán y Eva

En tres capítulos coránicos (Sura al-Baqara: aleya 35, Sura al-A'raf: aleyas 19-20 y Sura Taha: aleyas 115, 117 y 120), se dice que la primera residencia de Adán (P) y Eva fue el "Paraíso" (Yannat). De acuerdo con los versículos del Corán, ellos disfrutaron de todas las bendiciones del Paraíso y todos sus deseos fueron satisfechos, pero a pesar de esta abundancia y bienestar, Dios les había advertido que no se acercasen a un árbol determinado (y no comer su fruta). También fueron advertidos acerca de las tentaciones de Satanás.
Pese a todas estas advertencias, Adán y su esposa desobedecieron este mandato, siguieron las tentaciones de Iblis y comieron el fruto del árbol prohibido. Como consecuencia, fueron expulsados del Paraíso y tuvieron que vivir en la Tierra. Después de esta caída, la vida de la especie humana comenzó en la Tierra.[19] Hay tres puntos de vista, en los libros exegéticos y teológicos, con respecto a este Paraíso.

  1. Un jardín en la Tierra,
  2. Un jardín celestial,
  3. El Paraíso prometido en el más allá.
  • Fajr Razi ha citado que las tres opiniones antes mencionadas son probables con respecto al Paraíso de Adán y Eva. [20]
  • Muhammad Baqir Maylisi ha señalado estas tres opiniones y refiriéndose a unos hadices argumenta que el Paraíso de Adán y Eva es el mismo Paraíso prometido en el más allá. Maylisi también ha especulado que este paraíso podría ser el Paraíso del barzaj.[21]
  • Muhammad 'Abduh sostiene que el Paraíso de Adán y Eva era un jardín terrestre, tomando esto como la opinión de los eruditos sunitas. [22]
  • 'Allama Tabataba'i toma el Paraíso de Adán y Eva como un jardín celestial, pero aparte del Paraíso prometido. [23]

El Paraíso y el Infierno en el Barzaj

Algunos hadices afirman que el mundo del Barzaj tiene su propio Paraíso e Infierno; en los que las personas serán recompensadas o castigadas por sus actos. El Profeta (PBD) dijo:

"La tumba es un jardín de los jardines del Paraíso, o un agujero de los agujeros del Infierno". [24]

Notas

  1. Haddad Adel, Dāneshname Yahane Islām, 1386 S, tomo 11, pág. 4
  2. Haddad Adel, Dāneshname Yahane Islām, 1386 S, tomo 11, pág. 4
  3. Tabarsi, Tafsir Mayma’ al-Bayān, Sura taubah, aleya 72.
  4. Qurtubi, al-Tazkirah, tomo 2, pág. 175
  5. Maylisi, Bihār al-Anwar, 1403 H, tomo 8, pág. 117
  6. Maylisi, Bihār al-Anwar, 1403 H, tomo 8, pág. 161
  7. Maylisi, Bihār al-Anwar, 1403 H, tomo 8, pág. 218
  8. Tabarsi, Sura Ar-Rahman: 62; Maylisi, Bihār al-Anwar, 1403 H, tomo 8, pág. 198.
  9. Baqawi, Mashabih al-Sunnah, 1407H, tomo 3, pág. 555.
  10. Tabatabai, al-Mizān fi Tafsir Al-Qurān, aleya 12, Sura Fusshilat
  11. Maylisi, Bihār al-Anwar, 1403 H, tomo 10, pág. 316, 327
  12. Yaza’eri, Nur al-Barahin, 1417H., tomo 2, pág. 327
  13. Subhani, Ilahiyāt Ala Huda al-Kitāb wa al-Sunnah wa al-‘Aql, 1411H. tomo 2, pág. 920
  14. Haddad Adel, Dāneshname Yahane Islām, 1386 S, tomo 11, pág. 10
  15. Haddad Adel, Dāneshname Yahane Islām, 1386 S, tomo 11, pág. 6
  16. Haddad Adel, Dāneshname Yahane Islām, 1386 S, tomo 11, pág. 6
  17. Muhamamdi Rey Shahri, Hikmatname Payambar A'zam, 1385 S. tomo 4, pág. 399
  18. Mundziri, al-Tarqib, tomo 4, pág. 493-494; Qurtubi, al-Tadzkirah, 1410H, tomo 2, pág. 20-21; Allamah Maylisi, Bihār al-Anwar, 1403 H, tomo 2, pág. 132-133
  19. Haddad Adel, Dāneshname Yahane Islām, 1386 S, tomo 11, pág. 24
  20. Fajr Razi, Mafatih al-Qayb, tomo 3, pág. 452
  21. Bihar al-Anwar, tomo 11, pág. 122-123
  22. Matoridi, Ta’wilat ahl al-Sunna, tomo pág. , pág. 425
  23. al-Mizan, tomo 1, pág. 132 y tomo 8 pág. 39
  24. Irshad al-Qulub, tomo 1, pág. 75

Bibliografía

  • Sagrado Corán
  • Abu Nu'aim Isfahani, Sifat al-Jannah, Damascos, 1986-1987.
  • Ahmad Mustafa al-Maraqi, Tafsir al-Maraqi, Beirut, 1365 S.
  • Hashim bin Sulaiman Bahrani, Ma'alim al-Zulfa, Qom, 1382 S.
  • Husain bin Mas'ud Baqawi, Mashabih al-Sunnah, Beirut, 1987.
  • Ibn Babawaih, ‘Uyun Ajbâr al-Ridha, Beirut, 1984.
  • Ja'far Subhani, al-Ilahiyyat ala Huda al-Kitab wa al-Sunah wa al-‘Aql, Qom, 1411 H.
  • Mas'ud bin Umar Taftazani, Sharh al-Maqâshid, Cairo, 1989.
  • Muhammad bin Ahmad Qurtubi, al-Tadzkirah fi Ahwal al-Mauta wa Umur al-Âjirah, Beirut, 1990.
  • Muhammad bin Muhammad al-Maturidi, Ta'wîlât Ahlussunnah (Tafsir al-Maturidi), Beirut, 2005.
  • Muhammad Fuad Abdul Baqi, al-Mu'yam al-Mufahras, Cairo, 1397.
  • Mundziri, Abdul Adzim, al-Tarqib wa al-Tarhib, Cairo, 1987.
  • Nimatullah Yaza’eri, Nur al-Baraâhîn Qom, 1417.