prioridad: c, calidad: b
sin navbox

Sermón de la Señora Zaynab (P) en Kufa

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar

El sermón de la Señora Zaynab (P) en Kufa (en árabe: خطبة زينب في الكوفة) es su discurso dirigido a la gente de Kufa en presencia de Ubaidul-lah Ibn Ziyad, poco después del suceso de Ashûra.

La caravana de los cautivos de Karbalá en Kufa

Cuando los cautivos de Karbalá entraron a Kufa, una gran multitud de la gente había salido a verlos, en ese momento una mujer gritó desde la azotea de su casa: “¿Quiénes son ustedes?” y los cautivos respondieron: “Somos de la familia del Profeta Muhammad (PBD)”.

Al escuchar esto, aquella mujer bajó de la azotea y llevó velos y mantos para las mujeres para que pudieran cubrirse completamente. Los habitantes de Kufa, cuando vieron a la familia del Imam Husain (P) en estas condiciones, se pusieron a llorar y en este instante el Imam Sayyad (P) les dijo: “Están llorando por nosotros, ¿y quiénes fueron los que nos mataron? (¿Cómo están llorando por nosotros mientras que ustedes mismos fueron los que nos mataron?)

Hazim Ibn Sharik Asadi narra: Aquel día, miré a Zaynab (P), la hija de Alí (P) mientras ella daba un sermón. Nunca había visto a una mujer más elocuente y más sabia que ella. Era como si las palabras del Príncipe de los creyentes Alí (P) salían de su boca. A su llegada a Kufa, en el medio del ruido de la multitud, ella dijo: “¡Silencio!” y de repente todos se callaron, incluso las campanillas de los camellos pararon de sonar. Entonces ella comenzó a hablar muy fuerte y valientemente.[1] [2]

Discurso de Zaynab (P) en Kufa

Contenido
بَعْدَ حَمْدِ اللَّهِ تَعَالَى وَالصَّلَاةِ عَلَى رَسُولِهِ ، اما بعد : يَا أَهْلَ الْكُوفَةِ يَا أَهْلَ الْخَتْلِ وَالْغَدْرِ وَالْخَذْلِ أَلَا فَلَا رَقَأَتِ الْعَبْرَةُ وَلَا هَدَأَتِ الزَّفْرَةُ إِنَّمَا مَثَلُكُمْ كَمَثَلِ الَّتِي نَقَضَتْ غَزْلَها مِنْ بَعْدِ قُوَّةٍ أَنْكاثاً تَتَّخِذُونَ أَيْمانَكُمْ دَخَلًا بَيْنَكُمْ هَلْ فِيكُمْ إِلَّا الصَّلَفُ وَالْعُجْبُ وَالشَّنَفُ وَالْكَذِبُ وَمَلَقُ الْإِمَاءِ وَغَمْزُ الْأَعْدَاءِ أَوْ كَمَرْعًى عَلَى دِمْنَةٍ أَوْ كَفِضَّةٍ عَلَى مَلْحُودَةٍ أَلَا بِئْسَ مَا قَدَّمَتْ لَكُمْ أَنْفُسُكُمْ أَنْ سَخِطَ اللَّهُ عَلَيْكُمْ وَفِي الْعَذَابِ أَنْتُمْ خَالِدُونَ أتَبْكُونَ أَخِي؟! أَجَلْ، وَاللَّهِ فَابْكُوا فَإِنَّكُمْ أَحْرَى بِالْبُكَاءِ فَابْكُوا كَثِيراً وَاضْحَكُوا قَلِيلًا فَقَدْ أَبْلَيْتُمْ بِعَارِهَا وَمَنَيْتُمْ بِشَنَارِهَا وَلَنْ تَرْحَضُوهَا أَبَداً وَأَنَّى تَرْحَضُونَ قُتِلَ سَلِيلُ خَاتَمِ النُّبُوَّةِ وَمَعْدِنِ الرِّسَالَةِ وَسَيِّدُ شَبَابِ أَهْلِ الْجَنَّةِ وَمَلَاذُ حَرْبِكُمْ وَمَعَاذُ حِزْبِكُمْ وَمَقَرُّ سِلْمِكُمْ وَآسِي كَلْمِكُمْ وَمَفْزَعُ نَازِلَتِكُمْ وَالْمَرْجِعُ إِلَيْهِ عِنْدَ مُقَاتَلَتِكُمْ- وَمَدَرَةُ حُجَجِكُمْ وَمَنَارُ مَحَجَّتِكُمْ أَلَا سَاءَ مَا قَدَّمَتْ لَكُمْ أَنْفُسُكُمْ وَسَاءَ مَا تَزِرُونَ لِيَوْمِ بَعْثِكُمُ فَتَعْساً تَعْساً وَنَكْساً نَكْساً لَقَدْ خَابَ السَّعْيُ وَتَبَّتِ الْأَيْدِي وَخَسِرَتِ الصَّفْقَةُ وَبُؤْتُمْ بِغَضَبٍ مِنَ اللَّهِ وَضُرِبَتْ عَلَيْكُمُ الذِّلَّةُ وَالْمَسْكَنَةُ أَ تَدْرُونَ وَيْلَكُمْ أَيَّ كَبِدٍ لِمُحَمَّدٍ ص فَرَثْتُمْ وَأَيَّ عَهْدٍ نَكَثْتُمْ وَأَيَّ كَرِيمَةٍ لَهُ أَبْرَزْتُمْ وَأَيَّ حُرْمَةٍ لَهُ هَتَكْتُمْ وَأَيَّ دَمٍ لَهُ سَفَكْتُمْ أَ فَعَجِبْتُمْ أَنْ تُمْطِرَ السَّمَاءُ دَماً وَلَعَذابُ الْآخِرَةِ أَخْزى‏ وَهُمْ لا يُنْصَرُونَ- فَلَا يَسْتَخِفَّنَّكُمُ الْمَهَلُ فَإِنَّهُ عَزَّ وَجَلَّ لَا يَحْفِزُهُ الْبِدَارُ وَلَا يُخْشَى عَلَيْهِ فَوْتُ النَّارِ كَلَّا إِنَّ رَبَّكَ لَنَا وَلَهُمْ لَبِالْمِرْصادِ
Traducción

Alabado sea Allah, y Su Bendición sea sobre Muhammad, y su descendencia inmaculada.

¡Oh pueblo de Kufa, oh gente de engaño y traición! Que vuestras lágrimas nunca se sequen, y que vuestros llantos nunca se callen. Ciertamente, vuestro ejemplo es como el de aquella anciana que destruía lo que había hilado después de haberlo tejido fuertemente, usando vuestros juramentos para defraudaros. Entre vosotros, no hay más cualidades que la jactancia, el egoísmo, la hostilidad, la mentira, adulación, y buscar placeres en las esclavas. Vosotros sois como las hierbas que crecen al lado de un pantano de suciedades. Sois como la plata que usan para adornar las tumbas.

¡Qué malo es lo que vosotros habéis enviado por delante (a la otra vida) para vuestras almas! Dios está disgustado con vosotros y seréis castigados eternamente. ¿Acaso estáis llorando? Juro por Dios que vosotros debéis llorar. ¡Que lloréis mucho y riáis poco en recompensa por lo que habéis cometido! Vosotros sois culpables por un crimen cuya mancha oscura nunca se purifica de vuestra historia. Sois culpables por el asesinato del nieto del Último Profeta, el señor de los jóvenes del Paraíso, vuestro refugio en las dificultades y la luz de vuestra guía. ¡Que Dios los aniquile a vosotros! ¡Que se caiga vuestra bandera! ¡Que vuestros esfuerzos queden sin resultados! La ira de Dios caerá sobre vosotros y seréis golpeados por la humillación y la miseria.

¿Sabéis? con este crimen desgarrasteis el corazón del Profeta Muhammad (PBD), rompisteis un gran pacto e insultasteis a las mujeres de la familia del Profeta (PBD)”

¿Sabéis la sangre de quién derramasteis y qué blasfemia cometisteis? La gravedad de vuestro pecado podría dividir los cielos, dividir la tierra y volver las montañas en polvo. Habéis cometido un acto indescriptible. ¿Acaso estáis sorprendidos de ver una lluvia de sangre del cielo? De hecho, en el más allá tendréis una tortura aún más terrible. Aquel día, nadie de vosotros será ayudado. Púes no estéis orgullosos de que Dios aun no os ha castigado. Dios no se apresura a castigar y no teme a que pierda el tiempo de la venganza. En verdad, nuestro Señor está siempre vigilante.”[3]

Palabras del Imam Sayyad (P) dirigidas a Zaynab (P)

Después de que la honorable señora Zaynab (P) dio aquel sermón, el Imam Sayyad (P) le dijo algunas palabras de consuelo:

“¡Cálmese tía mía! Gracias a Dios, usted es una mujer sabia sin necesidad de aprender, y entiende todo sin que nadie le hubiese enseñado. El llanto no nos devolverá a aquellos (seres queridos) que han salido de este mundo.”[4]

Véase también

Notas

  1. Sayyed Ibn Tawus, al-Malhuf
  2. Tabarsi, al-Ihtiyay, tomo 2, pág. 304
  3. Maylisi, Bihar al-Anwar, Beirut, tomo 45, pág. 163
  4. Sayyed Ibn Tawus, Luhuf, pág. 174-179; Jarazmi, Maqtal al-Husain, pág. 45-47; Sheij Abbas Qomi, Nafas al-Mahmum, pág. 215

Bibliografía

  • Sayyed Ibn Tawus, al-Luhuf, Traduccion persa, Qom, Nashr Bajshayesh, 1378 S.
  • Tabarsi, Ahmad, al-Ihtiyay, Mashhad, Nashr Murtaza, 1403 H.
  • Maylisi, Muhammad Baqir, Bihar al-Anwar, Beirut, dar Ihya al-Turaz al-‘Arabi, 1403 H.