prioridad: c, calidad: b
sin navbox

Sura al-Fâtiha

De WikiShia
(Redirigido desde «Sura Al-Fatiha»)
Saltar a: navegación, buscar
Este artículo es una introducción a Sura al-Fâtiha; para leer su texto, veasé texto:Sura al-Fâtiha.
Sura al-Fâtiha
sura al Baqara
Fatiha.jpg
Número del capítulo 1
Posición en el Corán Parte 1
Revelación
Número de revelación 5
Lugar de revelación la Meca, Medina
Información
Aleyas 7
Palabras 29
Letras 143

La Sura al-Fâtiha (en árabe: سوره فاتحه, en español: apertura) es la primera sura del Sagrado Corán y la quinta sura revelada al Profeta Muhammad (PBD). A pesar de su corto tamaño, según los hadices, tiene profundos significados y por lo tanto es conocida como Umm al-Kitab (Madre del Libro) y “la base del Corán”. Esta sura debe ser recitada en cualquier oración obligatoria y recomendable, y su contenido principal expresa el Monoteísmo y el agradecimiento a Dios.

Importancia

La Sura al-Fatiha tiene una gran importancia en la cultura islámica; ya que por lo menos se recita entre 10 o 17 veces al día en las oraciones diarias.
A diferencia de otras suras coránicas, esta sura fue revelada dos veces al Profeta Muhammad (PBD), una vez en La Meca y otra vez en Medina; es por ello que el Corán la menciona como “Masani; مثانی” (doble). Sin embargo, puesto que fue revelada primeramente en La Meca, se considera entre las suras mecanas. La Sura al-Fâtiha es el primer capítulo del Corán y contiene 7 aleyas, 29 palabras y 143 letras.
Según la jurisprudencia del Islam, esta sura debe ser recitada en todas las oraciones; ya que el Profeta (PBD) dijo: “La oración no tiene validez sin la recitación de la surat al-Fâtiha”[1]

Denominaciones

El nombre original de esta Sura es Fâtiha al-Kitab (فاتحة الکتاب; La que abre el Libro); la razón de esta denominación es que esta sura es la apertura y el primer capítulo del Corán.
También es denominada Sura al-Hamd (الحمد; Alabanza), Ummal-Qur’an (La Madre del Corán], Saba’a al-Masani (Las siete aleyas que se han revelado dos veces).

Contenido

El contenido de esta sura se expresa en forma de alabanza y súplicas refiriéndose a diferentes asuntos tales como el Monoteísmo, los atributos de Dios, las características de las personas justas, la guía y el camino recto, y el aborrecimiento del extravío.[2]

Los protocolos de la recitación

Es recomendable recitar la frase “bismil-lâhi-r-rahmani-rahim” en voz alta. También, es recomendable refugiarse en Dios de Satanás antes de empezar la recitación de cualquier Sura, pronunciando esta frase “a'uzubil-lâhiminash-shaitânir-rayim” (Me refugio en Dios de Satanás, el expulsado); ya que Dios dice en el Sagrado Coran: “Y cuando recitéis el Corán buscad la protección de Dios de Satanás el expulsado”[3]

Virtudes y recompensas

Dijo el Mensajero de Dios (PBD):

“Juro por Aquel que tiene mi alma en Sus manos que Dios no hizo descender en la Torá, ni en el Evangelio, ni en Corán, algo semejante a esta Sura. Ella es la madre del Libro”. [4]

También dijo el Profeta (PBD) en otra narración:

“Cualquier musulmán que recita la Sura al-Fâtiha, tiene la recompensa de recitar dos tercios del Corán y recibe la recompensa de la caridad a todos los hombres y mujeres musulmanes.” [5]

Beneficios y efectos

Se han mencionado muchos hadices sobre los beneficios de esta sura para curar las enfermedades:
El Profeta (PBD) dijo a Yabir Ibn Abdil-lah Ansari: “Oh Yabir! ¿Acaso te enseño la mejor sura que Dios ha revelado? Yabir respondió que sí. El Profeta (PBD) le recitó la sura al-Fâtiha y le dijo: “oh Yabir, esta sura es la cura de toda enfermedad a excepción de la muerte”
El Imam Sadiq (P) dijo que la persona que sufre una enfermedad, recite siete veces la Sura al-Fâtiha en su collar, si se cura, esto está bien, sino, recite esta sura sesenta veces para recuperar su salud.[6]
La recitación de la Sura al-Fatiha tiene buenos efectos para mejorar la vida de este mundo. Se ha trasmitido que el Profeta (PBD) dijo: “Quien recita la sura al-Fâtiha y la Sura al-Ijlas en el momento de entrar en su casa, Dios alejará la pobreza de su casa y aumentará las bendiciones de su vida tanta que alcanzarán también a sus vecinos.[7]


Notas

  1. Razi, Abdul Futuh, Tafsir
  2. Jorramshahi, tomo 2, pág. 1236
  3. Corán, 16: 98
  4. Tafsir Mayma al-Bayan, tomo 1, pág. 17
  5. Tafsir Mayma al-Bayan, tomo 1, pág. 36
  6. Tafsir al-Burhan, tomo 1, pág. 107
  7. Durr al-Mansur, tomo 6,



Bibliografía

  • Jorramshahi, Baha al-Din, Daneshnameh Qor'an, Teherán, 1377 hégira solar.