Tabarruk

De Wiki Shia
Saltar a: navegación, buscar
Rukn Yamani: una esquina de La Kaaba que se conoce como el lugar de nacimiento del Imam Alí (P)
La Piedra Negra (Hayar al-Aswad)

Tabarruk (buscar bendición; en árabe: تبرک) es una práctica religiosa que tiene como objetivo buscar bendiciones, favores y gracias a Dios en seres humanos, objetos, lugares o cosas relacionadas con los Profetas (P), Imames (P), piadosos y los seres santos de Dios. La acción de Tabarruk puede ser buscada en seres humanos como los Profetas y los Imames (P); o una cosa tal como el Sagrado Corán; o un lugar como la Kaaba.
La evidencia y aplicabilidad de la acción de Tabarruk está contenida en varias referencias como en el Sagrado Corán, en las narraciones y en la conducta del Profeta (PBD) y de los Imames Infalibles (P). Además, Tabarruk es justificable y válido de acuerdo con los principios teológicos y filosóficos. Según los versículos del Sagrado Corán, Tabarruk ha sido practicado por varios Profetas (P). Por ejemplo, como nos relata el Sagrado Corán, el Profeta Jacob (P) buscó Tabarruk (bendición) de la camiseta de su hijo el Profeta José (P) para curar su ceguera, y también la gente buscaba Tabarruk (bendición) del Arca del Profeta Moisés (P).
La validez y la permisibilidad de Tabarruk es aceptada por todas las Escuelas Islámicas; y sólo los wahabitas (seguidores de Ibn Teimiah) han rechazado su admisibilidad, y han considerado que este asunto es un ejemplo de politeísmo; por tal motivo, ellos consideran politeístas a todos aquellos que buscan Tabarruk del Profeta (PBD) y de los piadosos y seres de un nivel alto con Dios; y por consiguiente para evitarlo, tratan de destruir las tumbas de las personalidades santas tales como los compañeros del Profeta (PBD). Mientras tanto, ninguna de las Escuelas Islámicas ha prohibido la práctica de Tabarruk e incluso y muy al contrario, algunos líderes de las Escuelas Sunnitas han buscado Tabarruk de las pertenencias de las personas y los seres normales.

Terminología

En árabe el término Tabarruk (تبرک) viene de la raíz (برک) que significa “abundancia de bondades”.[1]
En la terminología islámica, Tabarruk significa buscar la bendición divina y la gracia de una persona o una cosa a la cual Dios ha dado dicho privilegio; ya sea una bendición mundana como el aumento de las provisiones o una bendición para el más allá, como la elevación espiritual.[2]
A través de la acción de Tabarruk, el hombre trata de beneficiarse de la bendición divina y el poder de Dios Todopoderoso. Las bendiciones, son dones divinos que se otorgan a las personas, la naturaleza y las cosas, y pueden incluir beneficios terrenales o espirituales originados de la misericordia divina. De esta manera, se puede afirmar que el asunto de Tabarruk es una transferencia de un poder sagrado y eficiente emanado del mundo superior que otorga un valor agregado superior a su receptor.
Algunos sabios creen que el efecto de la acción del Tabarruk, es un efecto positivo de un ser santo y divino que se emite a las criaturas y a los seres normales con el permiso o la misericordia de Dios.[3]
En este proceso, ocurren tres cosas:

1- Establecimiento de una conexión con el otro mundo.
2- Transferencia del poder divino a otro ser.
3- Promoción existencial a un nivel superior del ser bendecido. [4]


Relación entre Tabarruk y Tawassul (Intermediación)

El asunto de Tabarruk y el asunto de Tawassul (Intermediación) tienen muchos puntos de similitud con respecto a sus conceptos y características.
Algunos eruditos creen que la escancia y la realidad de Tabarruk es el mismo Tawassul, y por lo tanto no hay diferencias entre ellos. Sin embargo, estos dos conceptos tienen algunas diferencias; ya que el Tawassul se da cuando la gente se aferra a los infalibles (P) y les pide su intercesión ante Dios para poder obtener algo; pero el Tabarruk es buscar una bendición mundana o espiritual que Dios ha otorgado en algunas personas o cosas.[5]

Tabarruk en otras religiones celestiales

Los registros históricos sobre el asunto de Tabarruk en otras escrituras religiosas: En el Antiguo Testamento, se alude al asunto de Tabarruk cuando se menciona lo que pasó entre los Profetas Jacob y José (P).
Los judíos, buscan bendición de su comida al recitar una súplica especial, los días sábados. En el Evangelio de Marcos, el Profeta Jesús (P) es considerado bendecido. En el Evangelio de Bernabé, se menciona que las criaturas han sido bendecidas por el Profeta Muhammad (PBD).
Los judíos de Bani Israel (hijos de Israel) como costumbre, solían bendecirse a sí mismos mediante la lubricación de sus cuerpos por el aceite de oliva bendecida.
Se dice que la razón de llamar a Jesús como Cristo fue porque él fue bendecido por el aceite de oliva bendita que se mencionó.

Tabarruk desde la perspectiva del Sagrado Corán y las narraciones

El término "Tabarruk" no se ha utilizado en el Sagrado Corán, pero otros términos derivados de su raíz se han menciona 34 veces en las aleyas coránicas. Estos términos incluyen las palabras: Baraka (بارک), Barakna (بارکنا), Burika (بورک), Tabaraka (تبارک), Barakat (برکات), Barakatuh (برکاته), Mubarak (مبارک), Mubaraka (مبارکا) y Mubarakah (مبارکه). En el Sagrado Corán, la palabra "Mubarak” (bendito) se ha utilizado para describir a ciertos seres, personas, lugares y ocasiones.

Seres benditos

El Profeta Noé (P) y sus compañeros: “Se le dijo: «¡Oh, Noé! ¡Desembarca con Mi paz y Mis bendiciones para ti y para algunas comunidades de quienes están contigo»” (Corán: 11:48)[6]

El Profeta Abraham (P) y el Profeta Isaac (P): “Y le bendijimos a él y a Isaac.” (Corán: 37: 113)[7]

El Profeta Moisés (P): “Y cuando llegó allí, le llamaron: «Bendito sea Quien está en el fuego y alrededor de él y glorificado sea Dios, Señor del Universo.»” (Corán: 27: 8)[8]

El Profeta Jesús (P): “y (Él) me ha bendecido donde quiera que yo esté” (Corán: 19:31)[9]

La familia de Abraham (P): “la misericordia de Dios y Sus bendiciones (son) para vosotros, gente de la Casa” (11:73)[10]

El Sagrado Corán: “Esta es una Escritura bendecida que Nosotros hemos hecho descender” (Corán: 6: 155)[11]

Los ángeles: “Y cuando llegó allí, le llamaron: «Bendito sea Quien está en el fuego y alrededor de él” (27: 8) [12]

La lluvia: “Y hemos hecho descender del cielo agua bendecida” (Corán: 50: 9)[13]

El olivo: “Se enciende gracias a un árbol bendito de aceitunas” (Corán: 24:35)[14]

Lugares benditos

Peregrinos pasando las manos sobre la pared y la puerta de la Kaaba

Kaaba y Masyid al-Haram (Mezquita Inviolable): “En verdad, la primera Casa establecida para la humanidad como bendición y guía es, sin duda, la de Bakka (La Meca).” (Corán: 3:96)[15] [16]

Masyid al-Nabi (Mezquita del Profeta (PBD))[17]

Medina.[18]

La tierra santa de Tur (Monte Sinaí): “Y cuando se aproximó a él, fue llamado desde el lugar bendito en el que se encontraba un árbol” (Corán: 28:30)[19]

Palestina.[20]

Mezquita de Al-Aqsa (Quds) y alrededor de ella: “la Mezquita Mas Lejana, cuyo entorno Nosotros bendijimos.” (Corán: 17: 1)[21]

Egipto[22] y Sham[23] (Siria): “Y dimos en herencia, al pueblo que había estado sometido, los Orientes y los Occidentes de la tierra que Nosotros habíamos bendecido.” (Corán: 7: 137)[24]

Yemen.[25]

El área entre Éufrates, Palestina y Egipto. Esta área está bendecida tanto por bendiciones materiales, como por los seres divinos;[26] ya que es el origen de la mayoría de los Mensajeros de Dios,[27] y la tierra donde se difundieron las religiones celestiales y los libros divinos.[28] También es el lugar de entierro de algunos Profetas (P), tales como el Profeta Abraham (P), el Profeta Isaac (P) y el Profeta Jacob (P).[29]

Permisibilidad de Tabarruk

Entre la mayoría de los sabios islámicos

Según la opinión común de los musulmanes, desde la perspectiva ideológica y teológica, visitar los santuarios de los amigos de Dios buscando bendición de lo que se les atribuye es considerado un buen acto. Ya que las bendiciones divinas y el perdón de Dios se otorga a la gente a través de algunos medios, entre ellos los Profetas (P) y los amigos de Dios.
En este proceso, los medios son asignados por Dios y el origen de las bendiciones proviene de Dios mismo. Sin embargo; las otras procedencias de bendición no están separadas e independientes de Dios, y por lo tanto la búsqueda de Tabarruk de ellos no significa politeísmo.[30]

Entre los sabio Shiítas

Desde el punto de vista de los sabios jurisprudentes shiítas, es permisible e incluso recomendable buscar bendición de aquellos que se consideran santos y puros en el Islam.[31] Por lo tanto, es recomendable buscar Tabarruk de los nombres de los Imames Infalibles (P) en diferentes ocasiones, tales como: escribiendo sus nombres sobre la mortaja del difunto,[32] nombrando a los niños en honor a sus nombres,[33] entre otros. Igualmente, es preferible buscar Tabarruk en los santuarios y las tumbas de los infalibles (P) y buscar Tabarruk de las aleyas del Sagrado Corán.[34]
Por otra parte, la permisibilidad de buscar Tabarruk del Sagrado Corán se establece también según la tradición del Profeta (PBD) y la conducta de los primeros musulmanes.


Entre los sabios sunnitas

Hay desacuerdos y diferentes opiniones entre los sabios sunnitas en que si es recomendable o desaconsejable buscar Tabarruk de la tumba del Profeta (PBD). A continuación se mencionan las diferentes ideas al respecto:[35]

Ahmad Ibn Hanbal considera lícito buscar Tabarruk del púlpito y la tumba del Profeta (PBD) e incluso besarlos.[36]

Shihab al-Din Jafayi, uno de los sabios de la Escuela Hanafi, considera permisible pasar la mano sobre la tumba del Profeta (PBD) y besarla (con el fin de buscar bendición de ella). Sin embargo, él lo considera permisible pero desaconsejable.[37]

Algunos sabios de la Escuela Shafi'i como Ramli consideran permisible pasar la mano sobre la tumba del Profeta (PBD), y las de los amigos de Dios, e igualmente besar las puertas de sus santuarios con la intención de buscar Tabarruk. También Muhib al-Din Tabari, otro sabio de la Escuela Shafi’i considera permisible tocar las tumbas y besarlas, y afirma que estos actos son afines con la conducta de los musulmanes y las personas justas.[38]

Zarqani, un sabio de la Escuela Maliki, cree que no hay ningún problema en besar la tumba del Profeta (PBD) con la intención de buscar Tabarruk de ella. [39]


Fuentes contenidas en el Sagrado Corán que demuestran la permisibilidad de Tabarruk

1- El Sagrado Corán hace mención a la acción de Tabarruk en algunas aleyas y no lo ha considerado prohibido; así como tampoco una práctica pecaminosa. Al mismo tiempo, la acción de Tabarruk ha sido practicada por los Profetas de Dios (la paz sea con ellos) y esto muestra claramente su permisibilidad.

2- El Profeta Jacob (P) buscó Tabarruk en la camisa de José (P). Como relata el Sagrado Corán, Cuando el Profeta José (P) dijo a sus hermanos que pusieran su camisa sobre los ojos de su padre (Corán: 12:93); entonces la bendición de Dios llegó a través de la camisa de José (P) a los ojos de Jacob (P) y así fue que él recuperó su vista buscando Tabarruk de ella.[40] [41]

3- También, el pueblo del Profeta Moisés (P) (hijos de Israel) buscaba Tabarruk en el Arca de Moisés (P). El Arca contenía las pertenencias de la familia de Moisés y Aarón (P), y las Tablas Sagradas sobre las que estaba escrita la Ley de Dios, y Moisés (P) se la confió a su sucesor, Iusha’ ibn Nun.[42]
La gente de Moisés (P) consideraba esta Arca muy sagrada, al punto que solían colocarla al frente de sus ejércitos, y eso les proporcionaba una gran tranquilidad y seguridad en la victoria (Corán: 2: 248).[43] [44]
Ayatolá Subhani cree que en realidad, cargar esta Arca especialmente en el momento de la guerra no podía tener otro propósito que buscar Tabarruk y ayuda de ella.[45]

4- El Maqam Ibrahim (P) (Sitio de Abraham) cerca de la Kaaba, en el que se pueden ver las huellas de Abraham (P), ha sido elegido como el lugar de la oración (Corán: 2: 125).[46]
La gente busca Tabarruk de esa piedra porque Abraham (P) pisó sobre ella;[47] por lo tanto, la búsqueda de Tabarruk en un lugar atribuido a un Profeta (P) es permisible. [48] [49]
Del mismo modo, se ha mencionado en una narración, que el lugar entre Hayar al-Aswad (la Piedra Negra) y el Maqam Ibrahim (Sitio de Abraham) es el lugar de entierro de muchos Profetas (P) y por lo tanto se considera bendito y venerado.[50]

La permisibilidad de Tabarruk, según la tradición del Profeta Muhammad (PBD)

La tradición del Profeta Muhammad (PBD) es otra prueba que establece la permisibilidad de buscar Tabarruk. Algunas narraciones indican que él (PBD) animaba a sus compañeros a buscar Tabarruk en él. Hay muchos textos históricos y narraciones en las fuentes sunitas y shiítas que han mencionado muchos de estos casos.

Por ejemplo, se ha mencionado que él (PBD) dijo a sus compañeros que buscasen Tabarruk del pozo del camello del Profeta Salih (P); y esto indica su permiso para la búsqueda de Tabarruk en todo lo que pertenece o se atribuye a los Profetas (P) y a las personas justas, aunque hubieran fallecido.[51]
También vemos, que en la noche de boda de la honorable señora Fátima (P), el Profeta Muhammad (PBD), después de haber realizado la ablución con una cantidad de agua, echó el resto de la misma sobre el rostro de la señora Fátima (P) y el Imam Alí (P) y pidió a Dios su bendición para ellos y su descendencia. [52]

Se ha mencionado en una narración, que el Imam Alí (P) dijo que durante la batalla de Jaibar, se aliviaron sus ojos de tanto dolor, cuando el Profeta (PBD) pasó su mano sobre ellos y desde entonces, el Imam Alí (P) nunca más sintió dolor en los ojos.[53]

En otra narración, se menciona que el Profeta (PBD) roció el agua restante de su ablución sobre una persona enferma y aquella persona fue sanada por esta bendición. [54]

En algunas narraciones, se menciona que el Profeta Muhammad (PBD) después de haber realizado los ritos del Hayy (peregrinación a La Meca), se afeitó la cabeza y luego los musulmanes repartieron su cabello entre ellos. [55]

En la noche del Mi'ray (ascensión del Profeta (PBD) hacia los cielos), el Profeta (PBD) rezó en los lugares donde otros Profetas (P) habían rezado anteriormente.[56] Esta acción de realizar la oración en aquellos lugares evidencia que estos lugares tenían la bendición de otros Profetas (P) con el permiso de Dios.

Otras anécdotas que evidencian Tabarruk:

En el entierro de Fátima Bint Asad (la madre del Imam Alí, la paz sea con él), el Profeta (PBD) la envolvió con su propia ropa y antes de enterrarla, él mismo yació en su tumba por unos momentos para que las penurias de la tumba se volvieran fáciles para ella. [57] [58]

También, otra persona llamada Abdul-lah Ibn Ubai pidió al Profeta (PBD) que fuera enterrado con la ropa del Profeta (PBD) y de esta manera buscó Tabarruk de ella para protegerse del castigo de la tumba.[59]

Durante el tratado de Hudaibiya, el delegado de la tribu de Quraish narró para los habitantes de La Meca que los Compañeros del Profeta (PBD) no dejaron que ni una gota de agua de la ablución del Profeta (PBD) cayese al suelo y frotaban aquellas gotas sobre sus caras. [60]

Esta práctica antes mencionada, ocurría en la presencia del Profeta (PBD) y él no la prohibía; por lo tanto, puede ser considerada como un acto permitido por los Infalibles (P) y esto es una evidencia para la permisibilidad de buscar Tabarruk.

La acción de Tabarruk, según la conducta de Ahul-Bait (P)

1- Después del fallecimiento del Profeta (PBD, la honorable señora Fátima (P) visitó su bendita tumba y frotó su rostro con la tierra de la tumba de su padre (PBD).[61]

2- Buscar Tabarruk de la tumba del Profeta (PBD) era una conducta de Ahlul-Bait (P). Según las narraciones y los registros históricos, el Imam Husain (P),[62] el Imam Sadiq (P),[63] el Imam Rida (P)[64] y el Imam Jawad (P)[65] ejercían la acción de Tabarruk en la tumba del Profeta Muhammad (PBD).

3-El Imam al-Hasan (P) legó en su testamento ser enterrado junto al Profeta (PBD) en caso de ser posible.[66]

4- El Imam Sadiq (P) buscó Tabarruk del bastón del Profeta (PBD);[67] y también el Imam Alí (P) recogió el resto del Hunut del Profeta (PBD) buscando bendición de ello.[68] (Hunut es el alcanfor aplicado en la mortaja del difunto).

La acción de Tabarruk, según la conducta de los Compañeros y los Seguidores del Profeta (PBD)

Tanto en la época del Profeta (PBD) como después de su fallecimiento, los compañeros del Profeta (PBD) buscaban Tabarruk de él. [69] [70]

Buscar Tabarruk del Profeta (PBD) se practicaba por dos razones: una para recibir los efectos de sus beneficios espirituales y otra por el respeto y amor que tuvieron por el Profeta (PBD) y por Ahlul-Bait (P).

Los musulmanes buscaban Tabarruk del Profeta (PBD) de tres maneras: Buscando Tabarruk del cuerpo del Profeta (PBD), de lo que le pertenecía a él y de los lugares relacionados con él.

Buscar Tabarruk en el cuerpo del Profeta (PBD)

Por ejemplo, los compañeros del Profeta (PBD) mantenían guardado su bendito cabello con ellos mismos buscando bendición de ello. [71] [72]
También, se menciona en los registros históricos y las fuentes de narraciones islámicas que durante el Tratado de Hudaibiya, el Profeta (PBD) cuando se estaba cortando el pelo, simultáneamente sus compañeros reunidos alrededor de él guardaban cada pelo del Profeta (PBD) que se caía al suelo. [73]

También encontramos que Jalid Ibn Valid buscó Tabarruk en una diadema que contenía unos cabellos del Profeta (PBD) y se la ponía durante las batallas para obtener bendición y victoria.[74]

Se ha narrado, que incluso algunos compañeros del Profeta (PBD) como Anas Ibn Malik[75] y Umm Salim[76] tocaron el sudor del Profeta (PBD) buscando bendiciones en ello.

También hay informes que enuncian que el agua del pozo de Hudaibiya,[77] los restos del agua que bebía el Profeta (PBD)[78] y también el resto del agua de su ablución era considerada venerada por sus compañeros.[79]

También en un informe se menciona, que la gente cortó la tapa del odre del agua del cual el Profeta (PBD) usaba para tomar agua y a la vez guardaron el agua que salió de ello.[80]

En las referencias históricas, se ha mencionado una lista de veinte fuentes que fueron bendecidas por el Profeta (PBD) y por lo tanto, los compañeros solían buscar Tabarruk de ellas.[81]

La búsqueda de Tabarruk en las pertenencias del Profeta (PBD)

Las cosas que pertenecían al Profeta (PBD) fueron consideradas benditas entre sus compañeros y otros musulmanes. Entre estas pertenencias encontramos:
su bastón,[82] su ropa,[83] su capa,[84] su turbante,[85] sus zapatos,[86] su alfombra de oración, la vaina de su espada,[87] su bandera[88] y su cama.[89]

La búsqueda de Tabarruk en los lugares relacionados con el Profeta (PBD)

Lugar de nacimiento del Profeta Muhammad (PBD)

Los primeros musulmanes prestaban mucha atención a los lugares que tenían relación con el Profeta (PBD). Lugares como donde había rezado,[90] transitado,[91] permanecido, entre otros. Algunos historiadores como Fakihi han preparado una lista de estos lugares que tenían relación con el Profeta (PBD).[92]

También tenemos el caso de Abdul-lah Ibn 'Umar quien estaba entre los que más prestaban atención a los lugares relacionados con el Profeta (PBD) con el fin de poder buscar Tabarruk de ellos.[93]

Es por ello, que podemos concluir que el Tabarruk es permitido y aceptado; ya que algunos sabios refiriéndose a tales conductas y narraciones concluyen que es recomendable buscar bendición de lo que pertenece o se atribuye al Profeta (PBD).[94]

Algunos de los lugares relacionados con el Profeta (PBD) en La Meca son:

  • El lugar de nacimiento del Profeta (PBD),[95]
  • El sitio donde el Profeta (PBD) sacrificó un camello después de los rituales del Hayy,[96]
  • El lugar donde el Bai'at Rizwan (Juramento de Rizwan) se llevó a cabo,[97]
  • La cueva donde el Profeta (PBD) comenzó su inmigración,[98]
  • La Mezquita al-Qanam que era el lugar donde los politeístas de La Meca le juraron lealtad al Profeta (PBD) después de que él (PBD) conquistó La Meca,[99]
  • La Mezquita Jif donde el Profeta (PBD) dio el sermón de Hayyat al-Wida (último Hayy del Profeta) y también es donde 700 profetas (P) habían rezado y es muy recomendable rezar en ella,[100]
  • La casa de la señora Jadiya (P) donde nació la honorable señora Fátima (P), [101]
  • La casa de Arqam Ibn Abi Arqam donde los musulmanes se escondían de los politeístas de La Meca, [102]
  • La Mezquita al-Gadir donde el Profeta (PBD) dio el sermón de Gadir,[103]
  • La roca cerca Qubbat al-Wahy en Masyid al-Haram, (se dice que esta roca saludó al Profeta (PBD),[104]
  • La roca cerca de La Meca, en la cual el Profeta (PBD) descansó al regresar de su viaje de ‘Umrah,[105]
  • La piedra en la esquina de Masyid al-Haram en que contiene la huella del Profeta Muhammad (PBD). [106]

Algunos de los lugares relacionados con el Profeta (PBD) en Medina son:

  • El púlpito del Profeta (PBD)[107] y Rawzat al-Nabawi (entre el pulpito y la tumba del Profeta) .Se dice que es muy recomendable rezar en estos dos lugares e incluso esto es considerado una de las tradiciones comunes de todos los musulmanes.[108] Los primeros musulmanes solían recoger la tierra de la tumba del Profeta (PBD) para buscar Tabarruk de ella. Esto se hizo tan común entre los musulmanes, que 'Aisha ordenó construir un muro contra la tumba del Profeta (PBD) para que la gente no recogiera su tierra.[109]
  • Las cuevas de Sawr y Hira, [110]
  • La Mezquita al-Shayara donde el Profeta (PBD) se dispuso en el estado del Ihram,[111]
  • La Mezquita al-Iyaba donde el Profeta (PBD) había rezado al regresar de su viaje de ‘Umrah,
  • La Mezquita al-Baqla,
  • La Mezquita al-Fath,[112]
  • La Mezquita al-Quba donde al realizar la oración se logran muchas recompensas.[113]

Comentarios aclaratorias sobre el Tabarruk

¿Acaso el Tabarruk se considera un tipo de politeísmo?

1- El concepto del politeísmo se refiere a una creencia o a una práctica destinada a adorar a alguien fuera de Dios; pero, cuando una persona se inclina al Tabarruk en relación a lo que pertenece a los Profetas (la paz sea con ellos) y a las grandes personalidades de la religión, no lo hace con la intención de adorarlos; sino de admirarlos y por lo tanto, esta práctica no significa considerarlos dignos de ser adorados. Por esta razón, el acto de Tabarruk no es un acto de adoración en sí mismo; ni contradice el principio del Monoteísmo en la adoración, ni tampoco se considera un acto de exageración sobre la posición de los santos y los Profetas (la paz sea con ellos). La prueba de este alegato es que en el tiempo del Profeta Muhammad (PBD) se practicaba en diferentes formas el Tabarruk y él nunca lo limitó ni lo prohibió, ni tampoco lo denominó una práctica politeísta.[114]

2- Respetar y reverenciar a los Profetas y a los amigos de Dios, y lo que les pertenece, es un ejemplo de venerar los sacramentos de Dios y ha sido admirado en el Sagrado Corán. La conducta de los compañeros del Profeta (PBD) indica que ellos practicaban el Tabarruk con dos propósitos, tanto para buscar la bendición del Profeta (PBD) como para reverenciarlo y respetarlo. Casos como el de poner la tierra (Turbat) de la tumba del Profeta (PBD) sobre los ojos, o como cuando Ahmad Ibn Hanbal puso el cabello del Profeta (PBD) sobre sus ojos, demuestra el alegato mencionado anteriormente.[115]

3- Con respecto a venerar las tumbas: No sólo no hay ninguna prueba fidedigna que establezca la prohibición de venerar las tumbas del Profeta (PBD) y de los santos, sino que incluso hay evidencias que indican la permisibilidad de ello. Por ejemplo, la Fatwa de Ahmad Ibn Hanbal sobre el Tabarruk[116] y también la conducta de las grandes personalidades shiítas y sunitas al permitir el Tabarruk para la veneración de la tumba del Profeta (PBD), Rawzat al-Nabawi y su púlpito demuestran la invalidez de cualquier prohibición al respecto.

4- Además, otra prueba de ello es lo plasmado en los testamentos del Primer y Segundo califa sunnita respectivamente, con respecto a sus deseos de enterrarlos junto a la tumba del Profeta (PBD). Esta acción evidencia claramente la aceptación de los califas sunnitas de inclinarse hacia el Tabarruk; ya que eran conscientes de los beneficios de esta acción e indirectamente de recibir las bendiciones de la tumba del Profeta (PBD); y esta es la razón que indica por qué los califas sunnitas aceptaban la permisibilidad de buscar Tabarruk de la tumba del Profeta (PBD).[117] [118]


¿Acaso el Tabarruk se considera una innovación religiosa?

1- Con tantas evidencias claras sobre permisibilidad del Tabarruk, esta acción no se puede considerar como Innovación religiosa (Bid’a).

2- La Bid’a (Innovación religiosa) es en realidad un acto nuevo que se introduce en la religión sin ninguna base o fuente fidedigna y no tiene ninguna razón para su legitimidad. Por el contrario, Tabarruk no se considera una Bid’a, ya que según los registros históricos y las evidencias al respecto, los primeros musulmanes lo practicaban desde el inicio del la época islámica; e incluso de acuerdo con la opinión de Shafi’i, el líder de una Escuela Sunnita, esta práctica se ha considerado un acto recomendable.[119]

3- Además, independientemente de las evidencias que existen al respecto, se puede establecer la permisibilidad del Tabarruk basado en el Principio de la Ibaha. Según este principio, todo es lícito para el hombre en primer lugar, salvo que se establezca lo contrario (su prohibición).[120]


¿Acaso es permisible buscar Tabarruk en alguien fuera del Profeta (PBD)?

Durante la historia islámica, desde la época del Profeta (PBD) hasta nuestros días, los musulmanes solían buscar Tabarruk tanto en otras cosas y personas como en el Profeta (PBD); por ejemplo, se ha narrado que el Profeta Muhammad (PBD) se inclinó a realizar Tabarruk en el sudor de la frente de Imam Alí (P).[121]

La búsqueda de Tabarruk en las tumbas de los profetas y santos siempre ha sido una práctica común entre los sabios islámicos.
Sin embargo; también encontramos algunos otros casos donde se evidencia la presencia de la búsqueda de Tabarruk de otro distinto que el Profeta (PBD). A continuación se mencionan algunos de estos casos:

¿Acaso es permisible buscar Tabarruk en las tumbas de los santos?

Como una conducta admirada, los musulmanes siempre han buscado Tabarruk; no sólo de la tumba del Profeta (PBD) sino también de las tumbas de los compañeros del Profeta (PBD), de los seguidores del Profeta (PBD) y de las personas justas y piadosas.[133]
Subki escribe al respecto que: de acuerdo con el Islam y la conducta de los justos primeros musulmanes, se permite buscar Tabarruk incluso de algunas personas justas que han fallecido.[134] A continuación se mencionan algunos casos en los cuales los Compañeros del Profeta (PBD) y sus seguidores han buscado Tabarruk:

Notas

  1. Ibn Manzur, tomo. 10, pág. 395 (ba-ra-ka); Raqib, pág. 44, (ba-ra-ka); Ibn Faris, tomo. 1, tomo. 227, Yauhari, pág. 1574, (ba-ra-ka).
  2. Hamadah al-Yibrin, tomo. 1, pág. 287; Al-Mausu’ah al-Fiqhiyah al-Kuwaitiyah, tomo. 10, pág. 69, tomo. 7, pág. 488; Rizwani, pág. 434; Al-Yadi’, pág. 43.
  3. The Encyclopedia of Religion, IV, p. 182.
  4. ibíd, II/82
  5. Al-Mausu’ah al-Fiqhiyah al-Kuwaitiyah, tomo. 10, pág. 69.
  6. «قیلَ یا نُوحُ اهْبِطْ بِسَلامٍ مِنَّا وَ بَرَکاتٍ عَلَیک وَ عَلی‏ أُمَمٍ مِمَّنْ مَعَک وَ أُمَمٌ سَنُمَتِّعُهُمْ ثُمَّ یمَسُّهُمْ مِنَّا عَذابٌ أَلیمٌ»
  7. «وَ بارَکنا عَلَیهِ وَ عَلی‏ إِسْحاق»
  8. «فَلَمَّا جَاءَهَا نُودِی أَن بُورِ ک مَن فِی النَّارِ وَمَنْ حَوْلَهَا»
  9. «و جَعَلَنی مُبارکاً اَینَ ما کُنتُ»
  10. «رَحْمَتُ اللَّهِ وَ بَرَکاتُهُ عَلَیکمْ أَهْلَ الْبَیت»
  11. «هذا کتابٌ اَنزلناهُ مُبارَک»
  12. «فَلَمَّا جاءَها نُودِی أَنْ بُورِک مَنْ فِی النَّارِ وَ مَنْ حَوْلَها»
  13. «وَ نَزَّلْنا مِنَ السَّماءِ ماءً مُبارَکاً...»
  14. «مِنْ شَجَرَةٍ مُبارَکةٍ زَیتُونَةٍ لا شَرْقِیةٍ وَ لا غَرْبِیةٍ»
  15. «ان اول بیت وضع للناس للذی ببکه مبارکا»
  16. Qurtubi, tomo. 4, pág. 139.
  17. Bujari, tomo. 3, pág. 78.
  18. Bujari, tomo. 4, pág. 528.
  19. «فَلَمَّا أَتَاهَا نُودِی مِن شَاطِئِ الْوَادِ الْأَیمَنِ فِی الْبُقْعَةِ الْمُبَارَ کةِ»
  20. Tabataba’í, tomo. 8, pág. 228.
  21. « ...الْمَسْجِدِ الْأَقْصَی الَّذی بارَکنا حَوْلَهُ»
  22. Andalusi, tomo. 5, pág. 155.
  23. Bujari, tomo. 2, pág. 452.
  24. « وَأَوْرَ ثْنَا الْقَوْمَ الَّذِینَ کانُوا یسْتَضْعَفُونَ مَشَارِقَ الْأَرْضِ وَمَغَارِبَهَا الَّتِی بَارَکنَا فِیهَا»
  25. Bujari, tomo. 17, pág. 592.
  26. Shukani, tomo, 3, pág. 246.
  27. Fajr al-Razi, tomo. 22, pág. 160.
  28. Tabataba’í, tomo. 5, pág. 228.
  29. Qurtubi, tomo. 11, pág. 212.
  30. Motahhari, pág. 284.
  31. Farhang Fiqh, tomo. 2, , tomo, 1, pág. 335.
  32. Saduq, pág. 143; Nayafi, tomo, 4, pág. 225-241.
  33. Nayafi, tomo. 31, pág. 254.
  34. Hil-li, tomo. 5, pág. 241; Nayafi, tomo. 31, pág. 254.
  35. Amin, pág. 345-346.
  36. Ibn Hanbal, Al-Ilal wa Ma’rifah al-Riyal, tomo. 2, pág. 492, No. 3243.
  37. Samhudi, tomo. 4, pág. 404.
  38. Kanz al-Matālib, tomo. 33, pág. 219.
  39. Zarqani, tomo. 8, pág. 315.
  40. Yawadi Amuli, pág. 534.
  41. Andalusi, tomo. 2, pág. 626.
  42. Makarim, tomo. 3, pág. 240.
  43. Tabarsi, tomo. 2, pág. 614-615.
  44. Qomi, tomo. 1, pág. 82.
  45. Subhani, Fi Dzilal al-Tauhid, pág. 294.
  46. Y [recuerda] cuando establecimos la Casa como un lugar de reunión y de seguridad para las gentes. «¡Tomad el sitio de Abraham como un lugar de oración!»
  47. Tabarsi, tomo. 1, pág. 383; Balaqi, tomo. 1, pág. 125.
  48. Amin, pág. 341.
  49. Al-Yadi’, pág. 352.
  50. Qarashi, tomo. 1, pág. 244.
  51. Qurtubi, tomo. 11, pág. 47.
  52. Qunduzi, pág. 174-175 y 196-197.
  53. Qunduzi, pág. 286.
  54. Bujari, tomo. 1, pág. 201.
  55. Baihaqi, tomo. 7, pág. 68; Ibn KAsir: tomo. 5, pág. 189.
  56. Al-Shami, tomo. 3, pág. 80 y 81.
  57. Hakim, tomo. 10, pág. 375.
  58. Suyuti, tomo. 42, pág. 32
  59. Samarqandi, tomo. 2, pág. 255.
  60. Bujari, tomo. 105, pág. 389 y tomo. 14, pág. 233.
  61. Mar’ashi, tomo. 10, pág. 436; Samhudi, tomo. 4, pág. 217;Ibn Sabbaq, pág. 132.
  62. Ibn A’tsam, pág. 26-27; Maylisi, tomo. 44, pág. 328.
  63. Maylisi, tomo, 100, pág. 157-158.
  64. Qomi, Al-Anwar al-Bahiyah, pág. 110.
  65. Kuleini, tomo. 1, pág. 353; Maylisi, tomo. 50, pág. 68.
  66. Maylisi, tomo. 44, pág. 156.
  67. Qomi, Al-Kuni wa al-Alqāb, tomo. 1, pág. 25.
  68. Hakim Neishaburi, tomo. 1, pág. 361.
  69. Ahmadi, pág. 17.
  70. Zahabi, tomo. 3, pág. 213.
  71. Nawawi, tomo. 15, pág. 82.
  72. Muslim, tomo. 7, pág. 79; Ibn Hayar, Fath al-Bāri, tomo. 6, pág. 213.
  73. Maylisi, tomo. 17, pág. 32.
  74. Salihi Shami, tomo. 2, pág. 16.
  75. Bujari, tomo. 1, pág 177.
  76. Ibid, tomo. 16, pág. 2.
  77. Maliki, pág. 127.
  78. Ahmad, tomo. 10, pág. 391.
  79. Maylisi, tomo. 17, pág. 33.
  80. Ibn Abdul Birr, tomo. 4, pág. 1907.
  81. Samhudi, tomo. 3, pág. 948.
  82. Ahmad Hanbal, Musnad, tomo. 3, pág. 436.
  83. Bujari, tomo. 8, pág. 114.
  84. Ibn Hisham, tomo. 4, pág. 157.
  85. Ibn Waqid, tomo. 3, pág. 1096.
  86. Bujari, tomo. 8, pág. 113.
  87. Zarqani, tomo. 5, pág. 86.
  88. Biruni, pág. 40, 42 y 50.
  89. Zarqani, tomo. 5, pág. 96.
  90. Bujari, tomo. 1, pág. 493.
  91. Ibn Shaibah, tomo. 1, pág. 57.
  92. Fakihi, tomo. 5, pág. 91.
  93. Bujari, tomo. 1, pág. 471.
  94. Ibn Hayar, tomo. 2, pág. 91.
  95. Zarqani, tomo. 1, pág. 289.
  96. Bujari, tomo. 4, pág. 289.
  97. Muttaqi Hindi, tomo. 17, pág. 104.
  98. Ibn Batutah, tomo. 1, pág. 187.
  99. Azraqi, tomo. 4, pág. 137.
  100. Kuleini, tomo. 1, pág. 403.
  101. Ya’farian, pág. 285.
  102. Azraqi, tomo. 4, pág. 14.
  103. Saduq, tomo. 1, pág. 229.
  104. Ibn Batutah, tomo, 1, pág. 379.
  105. Ibid, tomo. 1, pág. 185.
  106. Nasir Josrow, pág. 128.
  107. Ibn Teimiah, Al-Yawab al Bahir, tomo. 1, pág. 73; Kuleini, tomo. 4, pág. 553. Samhudi, tomo. 1, pág. 544.
  108. Hurr Amili, tomo. 14, pág. 343.
  109. Samhudi, tomo. 1, pág. 544.
  110. Samhudi, tomo. 1, pág. 108.
  111. Kuleini, tomo. 4, pág. 248.
  112. Hurr Amili, tomo. 4, pág. 309.
  113. Hurr Amili, tomo. 5, pág. 285.
  114. Jomeini, tomo. 1, pág. 147.
  115. Tartib al-Madarik, tomo 1, pag 93
  116. Al-Iilal wa Ma’rifah al-Riyal, pág. 492, No. 3243.
  117. Ibn Asir, tomo. 4m pág. 75.
  118. Samarqandi, pág. 21.
  119. Zainuddin, tomo. 2, pág. 127 y 131.
  120. Amin, pág. 182.
  121. Ibn Abil Hadid, tomo. 18, pág. 242.
  122. Azraqi, tomo. 1, pág. 330.
  123. Ibíd.
  124. Kuleini, tomo. 8, pág. 118.
  125. Nuri, tomo. 16, pág. 329.
  126. Ahmadi, Al-Suyud ‘alal Arz, pág. 59.
  127. Ibid.
  128. Hurr Amili, tomo. 14, pág. 404.
  129. Muslim, tomo. 7, pág. 152.
  130. Biruni, pág. 40-51.
  131. Samhudi, tomo. 1, pág. 89.
  132. Maylisi, pág. 97, pág. 396.
  133. Bayati, tomo. 5, pág. 11.
  134. Subki, pág. 96.
  135. Ahmadi, Al-Tabarruk, pág. 162.
  136. Ibn Hayar, Tahdzib al-Tahdzib, pág. 7, pág. 339.
  137. Ibn Jalkan, tomo. 5, pág. 310.
  138. Samhudi, tomo. 1, pág. 133.
  139. Ibn Yubair, pág. 226.
  140. Zarqani, tomo. 2, pág. 688.
  141. Qazwini, pág. 278.

Bibliografía

  • El Sagrado Corán
  • Ahmadi, Ali, Al-Suyud alal Arz.
  • Ahmadi, Ali, Al-Tabarruk, Beirut, 1403.
  • Al-Mausu’ah al-Fiqhiyyah, tomo. 10, Kuwait, 1986.
  • Al-Shami, Muhammad Ibn Yusuf, Subul al-Hudā, Beirut, 1414 hégira lunar.
  • Al-Yadi’, NasirIbn ‘Abdurrahman, Al-Tabarruk, Riad, Maktabah Al-Rushd.
  • Al-Yahsabi, ‘Ayaz Ibn Musa, Tartib al-Madārik, Beirut, 1998.
  • Amin, Sayyed Muhsin, Kashf al-Irtiyāb fi Atbā’ Muhammad Ibn Abdul Wahāb.
  • Amuli, Muhammad Taqi, Mishbāh al-Huda fi Sharh al-‘Urwah al-Wusqa, Teherán, 1380 hégira solar.
  • Andulusi, Muhammad Ibn Yusuf, Tafsir Al-Bahr al-Muhit, Beirut, 1420 hégira kunar.
  • Arzaqi, Muhammad Ibn Abdul-lah, Ajbār Makah, Beirut, 1416 hégira kunar.
  • Baiati, Salah, Al-Tabarruk,
  • Baihaqi, Ahmad Ibn Husain, Al-Sunan al-Kubra, 1355 hégira kunar.
  • Balaqi, Muhammad Jawad, Al-Radd ‘ala al-Wahhābiyah, 1414 hégira kunar.
  • Balaqi, Muhammad Jawad, Ala al-Rahman fi Tafsir al-Quran, Qom, 1420 hégira kunar.
  • Biruni, Abu Raihan, Al-Asār al-Bāqiyah, Teherán, 1422 hégira kunar.
  • Bujari, Muhammad Ibn Ismail, Sahih Bujari, Estambul, 1981.
  • Fajr al-Razi, Muhammad Ibn Umar, Al-Tafsir al-Kabir, Cairo.
  • Hakim Neishaburi, Al-Mustadrak ‘ala al-Sahihain, Beirut, 1422 hégira kunar.
  • Halabi, Abul Faray, Al-Sira al-Halabiyah, Beirut, 1427 hégira kunar.
  • Hamzawi, Kanz al-Matālib.
  • Hil-li, Hasan Ibn Yusuf, Mujtalif al-Shi’ah, 1413 hégira kunar.
  • Hur Amili, Muhammad Ibn Hasan, Wasāil Shi’ah, Qom, 1409 hégira kunar.
  • Ibn Abdul Birr, Yusf, Isti’āb fi Asmā al-Ashāb, Beirut.
  • Ibn Abil Hadid, Abdul Mayid, Sharh Nahyul Balaga, Qom, 1404 hégira kunar.
  • Ibn Asir, Ali Ibn Muhammad, Usd al-Gābbah fi Ma’rifah al-Sahābah, Teherán.
  • Ibn A’sam, Ahmad, Al-Futuh, 1388 Hégira solar.
  • Ibn Batutah, Rihlah Ibn Batutah, Teherán, 1376 hégira solar.
  • Ibn Faris, Abul Husain Ahmad, Mu’yam Maqāyis al-Luqah, 1404 hégira kunar.
  • Ibn Hanbal, Ahmad, Al-Ilal wa Ma’rifah al-Riyāl, Ankara.
  • Ibn Hanbal, Ahmad, Musnad Ahmad Ibn Hanbal, Cairo, 1313 hégira kunar.
  • Ibn Hayar ‘Asqalani, Ahmad Ibn Ali, Fath al-Bāri, Beirut.
  • Ibn Hayar ‘Asqalani, Ahmad Ibn Ali, Isābah fi Tamiz al-Sahābah, Beirut.
  • Ibn Hayar ‘Asqalani, Ahmad Ibn Ali, Tahdzib, 1404 hégira kunar.
  • Ibn Jalkan, Ahmad Ibn Muhammad, Wafayāt, Beirut.
  • Ibn Jalkan, Ahmad Ibn Muhammad, Ziyārah al-Qubur, 1410 hégira kunar.
  • Ibn Kasir, Al-Bidāyah wa al-Nihāyah, Beirut, 1987.
  • Ibn Manzur, Lisān al-‘Arab, 1405 hégira kunar.
  • Ibn Saad, Muhammad, Al-Tabaqāt al-Kubrā, Beirut, 1968.
  • Ibn Teimiah, Ahmad Ibn Abdul Halim, Al’Ubudiyah, Beirut, 2005.
  • Ibn Yubair, Muhammad Ibn Ahmad, Al-Rihlah, Beirut.
  • Jomeini, Sayyed Ruhul-lah, Tahzib al-Usul, Qom, 1382 hégira solar.
  • Kuleini, Muhammad Ibn Ya’qub, Usul al-Kāfi, Teherán, 1407 hégira kunar.
  • Maliki, Muhammad Ibn Alawi, Mafāhim Yajibu an Tas-hih, Dubái, 1995.
  • Mar’ashi, Qazi Nurul-lah, Ihqāq al-Haq, Qom, 1409 hégira kunar.
  • Maylisi, Muhammad Baqir, Biharul Anwar, Beirut, 1403 hégira kunar.
  • Muslim Ibn Hayyaj, Shahih Muslim, Estambul, 1981.
  • Muttaqi Hindi, Ali Ibn Hisam, Kanzul Amāl, Beirut.
  • Nayafi, Muhammad Hasan, Yawāhir al-Kalām Beirut.
  • Nuri, Husain Ibn Muhammad, Mustadrak al-Wasāil, Qom, 1408 hégira kunar.
  • Qarashi, Sayyed Ali Akbar, Qāmus al-Quran, Teherán, 1371 hégira solar.
  • Qazwini, Zakariya Ibn Muhammad, Asaār al Bilād, Teherán, 1373 hégira solar.
  • Qomi, Abbas, Al-Anwār al-Bahiyah, Qom, 1364 Hégira solar.
  • Qunduzi, Sulaiman, Yanābi’al-Muwaddah, 1385 hégira kunar.
  • Qurtubi, Muhammad Ibn Ahmad, Al-Jāmi’ li Ahkām al-Quran, Teherán, 1364 Hégira solar.
  • Raqib Isfahani, Mufradāt, 1404 hégira kunar.
  • Saduq (Ibn Babiwaih), Muhammad Ibn Ali, Man Lā Yahzuruhu al-Faqih, Qom, 1413 hégira kunar.
  • Samarqandi, Tafsir Samarqandi (Bahrul Ulum), Beirut, 1993.
  • Samhudi, Wafā al-Wafā bi Ajbār Dār al-Mustafa, Beirut.
  • Shukani, Muhammad Ibn Ali, Fath al-Qadir, Damasco, 1414 hégira kunar.
  • Subhani, Al-Wahhabiyah fi al-Mizān, Teherán, 1417 hégira kunar.
  • Subhani, Fi Dzilal Usul al-Islam, Qom, 1414 hégira kunar.
  • Subhani, Ya’far, Al-Bid’a, Qom, 1416 hégira kunar.
  • Subki, Taqiuddin, Shafā al-Siqam, 1419 hégira kunar.
  • Suyuti, Jāmi’ al-Ahādis, Jordania.
  • Tabarsi, Fazl Ibn Hasan, Majma’ al-Bayān, Teherán, 1372 hégira solar.
  • Tabataba’í, Sayyed Muhammad Husain, Al-Mizān fi Tafsir al-Quran, Qom, 1417 hégira kunar.
  • Yauhari, Al-Sihāh, Beirut, 1987.
  • Ya’farian, Rasul, Asār Islāmi Makke wa Madine, Teherán, 1380 hégira solar.
  • Zahabi, Siyar A’lam al-Nubala’i, Beirut, 1413 hégira kunar.
  • Zainuddin Islami, Jāmi’ al-Ulum, Beirut, 2001.
  • Zarqani, Muhammad Abdul Baqi, Sharh al-Zarqani ‘ala al-Mawāhib al-Laduniyah, 1996.