Herencia

De wikishia

La herencia es el bien o derecho que después del fallecimiento de una persona se transmite a sus herederos. La herencia se divide entre los herederos, después de descontar las deudas del difunto. En la jurisprudencia hay tres clases de familiares que heredan de un difunto basado en su relación familiar con él. Sin embargo, en algunos casos, algunas familiares no pueden heredar del difunto, debido a algunos obstáculos. Por ejemplo, un no musulmán no puede heredar de un difunto musulmán, aunque sea de sus familiares cercanos.
Las reglas de herencia y la porción de cada uno de los herederos se han explicado en el Corán y los hadices. Según el Islam, no es válido que una persona prive a sus hijos de la herencia. La porción de cada hijo varón es el doble que la porción de cada hembra.

Significado

La "herencia", en su sentido jurisprudencial se refiere a los bienes que quedan de una persona fallecida y se transmiten a sus herederos. [1] La herencia, además de la propiedad, también incluye cuestiones como algunos derechos que pertenecían al difunto durante su vida. [2] Una persona que recibe la herencia se llama "heredero" y los bienes y derechos dejados por una persona fallecida se llaman "herencia".
La propiedad de los herederos sobre la herencia se establece después del pago de los derechos y deudas pendientes del difunto. En otras palabras, antes de dividir la herencia se descuentan los siguientes gastos:

  • Los gastos fúnebres obligatorios para el funeral,
  • Los gastos para los casos que el difunto ha determinado en su testamento, hasta un tercio de toda su propiedad. Estos gastos no pueden exceder más de un tercio de toda la propiedad del difunto, y lo que excede este límite, no es válido.)
  • Lo que se transmite al hijo mayor (Habwa ). [3]

Niveles en la herencia

Los herederos por su relación sanguínea con el difunto se dividen en tres clases principales y, generalmente, la clase baja hereda cuando no hay heredero en la clase alta. Por ejemplo, si hay alguna persona en la primera clase de herederos, los herederos de la segunda clase no heredan nada. Pero el marido y la esposa siempre heredan el uno del otro; aunque existan los miembros de las tres clases de herederos.
Hay tres clases de familiares que heredan de un difunto por su relación sanguínea con él:

  • La primera clase incluye el padre, la madre y los hijos del difunto, y si los hijos no se encuentran con vida, sus nietos y los descendientes de éstos heredan del difunto. Es de hacer notar; que mientras viva una persona de este grupo, la segunda clase no hereda
  • La segunda clase está formada por el abuelo, la abuela y sus ascendientes (ya sean paternos o maternos), y también los hermanos y hermanas del difunto, y si los hermanos y hermanas no se encuentran con vida, la herencia le queda a los hijos de éstos. Mientras exista una persona de este grupo, las personas de la tercera clase no heredan.
  • La tercera clase está formada por los tíos maternos y paternos, y luego, los hijos y los descendientes de éstos. Mientras uno de los tíos (o tías) maternos o paternos esté vivo, los hijos de éste (es decir, los primos del difunto) no heredan. Si ninguno de los tíos (o tías) se encuentra con vida, la herencia le queda a los hijos de los tíos (y tías). [4]

Si el difunto no tiene ningún pariente de las tres clases de herederos, por ejemplo, no tiene hijos, tíos ni primos vivos en el momento de su fallecimiento, la herencia le queda a los tíos y tías de los padres del difunto; si ellos tampoco se encuentran con vida, la herencia le queda a los primos de los padres del difunto. [5]

La herencia del primer nivel de familiares

  • Si el único heredero del difunto es una sola persona de la primera clase de familiares, por ejemplo el padre, la madre, un hijo o una hija, está persona hereda toda la herencia. Pero, si son varios hijos o hijas del mismo sexo, la herencia se debe dividir entre ellos en partes iguales. Si hay un hijo y una hija, o varios hijos de diferentes sexos, se debe dividir la herencia de tal modo que a cada hijo se le otorgue dos partes y una parte a cada hija; es decir, cada hijo debe recibir el doble que lo que recibe cada hija.
  • Si los únicos herederos del difunto son el padre y la madre, se debe dividir la herencia en tres partes, quedando dos para el padre y una para la madre. Si el difunto tiene dos, o cuatro hermanas, o un hermano y dos hermanas, del mismo padre (aunque sean de diferentes madres) la madre no recibe un tercio de la herencia sino un sexto de la misma, y el resto de la herencia le queda al padre. Sin embargo, en este caso los hermanos y hermanas no heredan nada (porque cuando uno de los padres del difunto está vivo, sus hermanos no heredan nada).
  • Si los herederos de un difunto son sólo su padre, su madre y su hija, la herencia se debe dividir en cinco partes; una parte será para el padre, una para la madre y tres para la hija.
  • Si los herederos de un difunto son sólo su padre, su madre y su hijo, la herencia se debe dividir en seis partes; una parte será para el padre, una para la madre y cuatro para el hijo. Pero si son varios hijos o hijas del mismo sexo, aquellas cuatro partes se deben dividir entre ellos en partes iguales. Si hay un hijo y una hija, o varios hijos de diferentes sexos, se deben dividir aquellas cuatro partes de tal modo que queden dos partes para cada hijo y una para cada hija; es decir, cada hijo debe recibir el doble que lo que recibe cada hija.
  • Si los únicos herederos del difunto son su padre y un solo hijo, o su madre y un solo hijo, la herencia se debe dividir en seis partes: una parte será para el padre o la madre y cinco partes serán para el hijo.
  • Si los únicos herederos del difunto son varios hijos de diferentes sexos y uno de sus padres (madre o padre), la herencia se debe dividir en seis partes: una parte será para el padre o la madre y cinco partes se deben dividir entre los hijos de tal modo que queden dos partes para cada hijo y una para cada hija.
  • Si los únicos herederos del difunto son su padre y una sola hija, o su madre y una sola hija, la herencia se debe dividir en cuatro partes: una parte será para el padre o la madre y tres partes serán para la hija.
  • Si los únicos herederos del difunto son su padre y varias hijas, o su madre y varias hijas, la herencia se debe dividir en cinco partes: una parte será para el padre o la madre y cuatro partes serán divididas entre las hijas en partes iguales.
  • Si el difunto no tiene hijos vivos en el momento de su fallecimiento, pero sí tiene un nieto o una nieta de su hijo, este nieto (o nieta) hereda la porción de su hijo. Igualmente, si el difunto no tiene hijos vivos en el momento de su fallecimiento, pero sí tiene un nieto o una nieta de su hija, la porción de su hija la hereda este nieto (o nieta); es decir los nietos reciben la porción de sus padres. Si es hijo o hija del hijo del difunto, su porción será el doble que lo que reciben los hijos o hijas de la hija del difunto. [6]

Una gran parte de las reglas sobre la herencia se han extraído de las aleyas 11 y 12 de la Sura al-Nisa. Por ejemplo, el hecho de que la porción de cada hijo varón es el doble que la porción de cada hembra se ha explicado en la siguiente aleya:

Dios os instruye acerca de (la herencia de) vuestros hijos: al varón le corresponde la misma porción que a las dos hembras. [7]

La herencia del segundo nivel de familiares

Si no existe nadie del primer nivel de los familiares que tienen relación sanguínea con el difunto, la herencia le queda a la segunda clase de familiares. Este nivel está formado por los abuelos, abuelas, hermanos y hermanas. Sin embargo, si los hermanos y hermanas del difunto no se encuentran con vida en el momento de su fallecimiento, sus hijos (es decir, los sobrinos y sobrinas del difunto) heredarán la porción de sus padres. Es de hacer notar; que si existe una sola persona de los familiares del primer nivel, los familiares de la segunda clase no heredan.

La porción de los hermanos y hermanastros

  • Si el único heredero del difunto es sólo un hermano o una hermana, toda la herencia le quedará a esta persona. Pero, si son varios hermanos o hermanas del mismo sexo, la herencia se debe dividir entre ellos en partes iguales. Si hay un hermano y una hermana, o varios hermanos de diferentes sexos, se debe dividir la herencia de tal forma que se den dos porciones para cada hermano y una para cada hermana; es decir, cada hermano debe recibir el doble que lo que recibe cada hermana.
  • Si el difunto tiene un hermano o hermana del mismo padre y madre, no alcanza ninguna parte de la herencia a sus hermanastros y hermanastras que son de diferentes madres. Sin embargo, si los únicos herederos del difunto son sus hermanastras o hermanastros del mismo padre, cada hermanastro debe recibir el doble que lo que recibe cada hermanastra.
  • Si el único heredero del difunto es su hermanastra o hermanastro de la misma madre, esta persona recibe toda la herencia. Sin embargo, si son varias hermanastras y hermanastros de la misma madre, la herencia se divide entre ellos en partes iguales. Es decir, cada hermanastro debe recibir la misma cantidad que lo que recibe cada hermanastra.
  • Si el difunto tiene un hermano o hermana del mismo padre y madre, hermanastras y hermanastros del mismo padre y un hermano o una hermana de la misma madre, ninguna parte de la herencia le quedará a sus hermanastros y hermanastras que son de diferentes madres. En este caso, la herencia se debe dividir en seis partes; una parte será para la hermanastra o el hermanastro que es de la misma madre, y el resto de la herencia se divide entre los hermanos y hermanas que son de los mismos padres, de tal modo que cada hermano reciba el doble que lo que recibe cada hermana.
  • Si los únicos herederos del difunto son sus hermanastras y hermanastros del mismo padre y sus hermanastras y hermanastros de la misma madre, la herencia se divide en tres partes; una parte se divide en partes iguales entre las hermanastras y hermanastros de la misma madre, y el resto de la herencia (dos partes restantes) se divide entre las hermanastras y hermanastros que son del mismo padre, de tal modo que cada hermanastro reciba el doble de lo que recibe cada hermanastra.
  • Si ninguno de los hermanos, hermanas, hermanastros y hermanastras del difunto se encuentra con vida en el momento de su fallecimiento, la porción de cada uno de ellos se divide entre sus hijos (es decir; los sobrinos y sobrinas del difunto) según las leyes de la herencia. [8]

La porción de los abuelos

  • Si el único heredero del difunto es sólo un abuelo o una abuela, ya sea paterno o materno, toda la herencia alcanza a esta persona.
  • Si los únicos herederos del difunto son sus abuelos paternos, la herencia se divide en tres partes, dos partes serán para el abuelo y una parte alcanza a la abuela.
  • Si los únicos herederos del difunto son sus abuelos maternos, la herencia se divide en partes iguales entre ellos.
  • Si los únicos herederos del difunto es uno de los abuelos paternos y uno de los abuelos maternos, la herencia se divide en tres partes; dos partes serán para el abuelo paterno (o abuela paterna) y una parte será para el abuelo materno (o abuela materna).
  • Si los herederos del difunto son sus abuelos paternos, junto con los abuelos maternos, la herencia se divide en tres partes. Una parte se dividirá en partes iguales entre el abuelo materno y la abuela materna, y las dos partes restantes alcanzarán a los abuelos paternos, de tal modo que el abuelo paterno reciba el doble de lo que recibe la abuela paterna.
  • Si los herederos de un difunto son su conyugue (esposa o esposo) junto con los abuelos paternos y los abuelos maternos, la herencia se divide entre ellos de la siguiente manera: La esposa recibe un cuarto de la herencia. Si la persona fallecida es una mujer, su esposo recibe la mitad de toda la herencia. Los abuelos maternos reciben un tercio de toda la herencia y esto se divide entre ellos en partes iguales. El resto de la herencia alcanzará a los abuelos paternos, y esto se divide entre ellos de tal modo que el abuelo paterno reciba el doble de lo que recibe la abuela paterna.
  • Si los herederos del difunto son sus abuelos maternos, junto con los hermanos (y hermanas) maternos, la herencia se divide entre ellos en partes iguales.
  • Si los herederos del difunto son sus abuelos paternos, junto con los hermanos (y hermanas) paternos, la herencia se divide entre ellos de tal modo que cada hombre reciba el doble de lo que recibe cada mujer. [9]

La herencia del tercer nivel de familiares

La tercera clase de familiares la conforman los tíos y tías maternas, los tíos y tías paternas, y también los hijos de éstos (los primos del difunto). Si no hay nadie de la primera y segunda clase, la herencia le queda a los familiares de la tercera clase.

  • Si el único heredero del difunto es solamente un tío paterno o una tía paterna, toda la herencia la hereda esta persona, aunque sean de diferente padre o madre. Si son varios tíos paternos, la herencia se divide entre ellos en partes iguales. Si son varias tías paternas, la herencia se divide entre ellas en partes iguales. Si el difunto tiene uno o varios tíos paternos, y también una o varias tías paternas que son del mismo padre que el abuelo del difunto (es decir, su padre es el abuelo del difunto), cada tío recibirá el doble de lo que se le designó a cada tía.
  • Si los únicos herederos del difunto son varios tíos paternos y tías paternas de la misma madre que la abuela del difunto, y de diferente padre que el abuelo del difunto, según la precaución obligatoria los herederos deberán llegar a un acuerdo para dividir la herencia.
  • Si los herederos del difunto son varios tíos y tías paternas de diferentes padres, los tíos y tías que son de diferente madre que la abuela del difunto no heredan nada, y la herencia se divide entre otros tíos y tías de la siguiente manera: Si el difunto tiene un tío paterno o una tía paterna de diferente padre que el abuelo del difunto, la herencia se divide en seis partes, una parte alcanza a este tío o a esta tía, y el resto de la herencia se divide entre los otros tíos y tías, de manera tal; que cada tío reciba el doble que cada tía. Si el difunto tiene varios tíos o tías paternas de diferentes padres que el abuelo del difunto, la herencia se divide en tres partes, una parte alcanza a estos tíos y tías, y se divide entre ellos de acuerdo mutuo (como una precaución obligatoria), y el resto de la herencia se divide entre los otros tíos y tías de manera tal; que cada tío reciba el doble de lo que recibirá cada tía.
  • Si el único heredero del difunto es solamente un tío materno o una tía materna, toda la herencia le queda a esta persona. Si el difunto tiene uno o varios tíos maternos y también una o varias tías maternas, siendo todos de los mismos padres que los abuelos del difunto, la herencia se divide entre ellos en partes iguales. Si el difunto tiene uno o varios tíos maternos, y también una o varias tías maternas siendo todos de padre diferente al abuelo del difunto, la herencia se divide entre ellos en partes iguales. Si el difunto tiene uno o varios tíos maternos, y también una o varias tías maternas siendo todos de una madre diferente a la abuela del difunto, la herencia se divide entre ellos en partes iguales. Sin embargo, según la precaución recomendable, en los casos mencionados, los herederos deberán llegar a un acuerdo para dividir la herencia.
  • Si los herederos del difunto son varios tíos y tías maternas de diferentes padres, los tíos y tías que son de madre diferente a la abuela del difunto no heredan nada, y la herencia se divide entre los otros tíos y tías. Si el difunto tiene un tío materno o una tía materna de un padre diferente a la abuela del difunto, la herencia se divide en seis partes, una parte alcanza a este tío o a esta tía, y el resto de la herencia se divide entre los otros tíos y tías en partes iguales. [10]

¿Cuándo los primos del difunto pueden heredar de él?

Si el difunto no tiene ningún pariente de la primera, ni de la segunda clase de familiares, ni tampoco tíos o tías que se encuentran con vida, pero si tiene primos y primas; la parte de cada tío y tía las heredan sus hijos (es decir a los primos del difunto). [11]

La herencia de los tíos y tías del difunto

La herencia de los tíos y tías se debe dividir entre ellos de la siguiente manera:

  • Si el único heredero es un tío o una tía, toda la herencia le queda a esta persona.
  • Si los herederos son varios tíos y tías paternas, cada tío recibe el doble de lo que recibe cada tía.
  • Si los herederos son varios tíos y tías paternas, la herencia se divide entre ellos en partes iguales.
  • Si los herederos son tíos y tías paternas junto con tíos y tías maternas, la propiedad se divide en tres partes; una parte le queda a los tíos y tías maternas, y se divide entre ellos en partes iguales, y dos partes les queda a los tíos y tías paternas, de manera tal que cada tío reciba el doble de lo que recibe cada tía. [12]

La herencia entre el marido y la mujer

El marido y la mujer siempre heredan entre sí aunque se encuentren personas en cada una de las clases de herederos. [13]

  • Si muere una esposa permanente que no tiene hijos, la mitad de la herencia la hereda su marido y el resto de la herencia le queda a los otros herederos de la mujer. Sin embargo, si la mujer tiene hijos, ya sea de este marido o de otro, una cuarta parte de la herencia le queda a su marido y el resto de la propiedad la heredan sus otros herederos (i.e. sus hijos).
  • Si muere un hombre que no tiene hijos, su esposa permanente recibe una cuarta parte de toda la herencia y el resto de la propiedad le queda a los otros herederos. Sin embargo, si el hombre tiene hijos, ya sea de esta esposa o de otra, su esposa recibe 1/8 parte de toda la herencia y el resto de la propiedad le queda a sus otros herederos (i.e. sus hijos).
  • Si el difunto tiene varias esposas y no tiene hijos, una cuarta parte de la herencia se divide entre todas las esposas en partes iguales. Sin embargo, si el difunto tiene hijos, una octava parte de la herencia se divide entre las esposas en partes iguales. No obstante, si el hombre se casa con una mujer durante una enfermedad por la cual muere, y no ha realizado el coito con ella durante este matrimonio, esta mujer no hereda nada.
  • Si un hombre se divorcia de su esposa en forma de un divorcio revocable, y uno de ellos (el marido o la esposa) mueren durante el período de espera, cada uno hereda del otro, es decir, la mujer hereda de su marido y el marido hereda de su mujer durante el período de espera. Sin embargo, si uno de ellos muere después de un divorcio irrevocable, ninguno de ellos hereda del otro.

Es de hacer notar que ninguno de ellos hereda todos los bienes del otro; excepto cuando el heredero de la mujer sea únicamente el marido, en este caso el marido hereda todos los bienes de su esposa. [14]
 La mayoría de las leyes sobre la herencia de los cónyuges se han extraído a partir de las aleya 12 de la Sura al-Nisa:

“Y a vosotros os corresponde la mitad de lo que dejaron vuestras esposas (como herencia), a condición de que no hayan tenido ningún hijo; pero si han tenido hijos, entonces os corresponde un cuarto de lo que dejaron” [15]

Obstáculos en la herencia

Según la jurisprudencia islámica, existen algunos casos que impiden que algunos herederos hereden del difunto. Los obstáculos en la herencia son los siguientes:

  • La incredulidad: Según el consenso de los musulmanes, un no-musulmán no hereda de un musulmán; Pero un musulmán hereda de un no-musulmán. [16]
  • Asesinato: Si una persona mata intencionalmente a uno de sus familiares, no podrá heredar de él; pero si lo ha hecho por error (por ejemplo, si ha arrojado una piedra al aire y esta piedra al caer matase a uno de sus familiares), entonces puede recibir su herencia, pero no hereda nada del precio de sangre. Si el heredero hubiese asesinado deliberadamente al difunto, se le priva de su herencia, pero los hijos y familiares del asesino no quedan privados de la herencia. [17]
  • Si un difunto tiene un niño en el vientre de la madre, y también tiene otros familiares de la primera clase; en el momento de la distribución de la herencia, hay que reservar dos partes correspondientes a dos hijos varones para el niño que está en el vientre de su madre. Si el niño o la niña nace vivo, hereda su porción, y el resto de la propiedad que le han dejado debe dividirse entre todos los herederos. Sin embargo, si no hay otro heredero de la primera clase de familiares a excepción del niño que está en el vientre de su madre, este niño (o niña) cuando nace vivo hereda toda la herencia (a excepción de la porción de la esposa), pero si no nace vivo, la herencia se divide entre los otros familiares. El niño que no ha nacido, y está en el vientre de la madre en el momento del fallecimiento del difunto, hereda de él a condición de que nazca vivo; aunque muera inmediatamente después del nacimiento. [18]

Privar a los herederos de la herencia

Según las leyes islámicas, no está permitido para la persona privar a alguno de sus herederos (por ejemplo a una hija) de la herencia que merece. Sin embargo, la persona puede otorgar su propiedad a cualquier persona que quiera durante su vida. En este caso, si se otorga alguna propiedad a alguien pero no se le entrega en vida, esta propiedad no será otorgada a dicha persona. Es de hacer notar; que la persona puede hacer un testamento para beneficiar a cualquier persona que quiera, a condición de que lo que se otorgue no exceda un tercio de la herencia total. [19]

Habwa

Habwa se refiere a los bienes que recibe el hijo mayor del difunto fuera de su herencia.
Cuando un hombre fallece, su Corán, su anillo y la ropa que vestía pertenecerán a su hijo mayor, aunque el difunto tuviera más de una de estas cosas, (por ejemplo dos ropas o dos anillos), a condición de que los hubiera utilizado durante su vida. [20]

¿Por qué la herencia de las hijas es la mitad de la de los hijos?

La porción de herencia que recibe cada hija es la mitad de lo que recibe cada hijo. Según Makarem Shirazi, la filosofía de esta fatwa es porque según las leyes del Islam, el hombre es responsable por los gastos de la familia y el costo de la vida, y por otro lado, las mujeres no tienen ninguna responsabilidad a este respecto. [21]

Notas

  1. Hashemi Shahrudi y otros, Enciclopedia del Fiqh islámico Al-Muqaran, 1433 H/2012. Volumen 2, págs. 121-122.
  2. Enciclopedia del Instituto de Jurisprudencia Islámica, Farhang Fiqh, 1385, vol.1, p.375.
  3. Enciclopedia del Instituto de Jurisprudencia Islámica, Farhang Fiqh, 1385, vol.1, p.375.
  4. Véase: Nayafi, Yawahir al-Kalam, Dar Ihya al-Turaz al-Arabi, volumen 39, páginas 8-9.
  5. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2353
  6. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2354-2363
  7. Ver: Sura al-Nisa’, Aleya 11
  8. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2364-2370
  9. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2371-2378
  10. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2379-2389
  11. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2392
  12. Makarem Shirazi, Leyes Prácticas del Islam, N°.2394
  13. Fazel Lankarani, Tafsil al-Shari’a(Al-Mawarith), 1421 H, página 455.
  14. Fazel Lankarani, Tafsil al-Shari’a (Al-Mawarith), 1421 H, página 455.
  15. Ver: Sura al-Nisa’, Aleya 12
  16. Sobhani, Nizam al-Irth fi al-Sharia al-Qarra, 1415 H, págs. 21 y 22.
  17. Sobhani, Nizam al-Irth fi al-Sharia al-Qarra, 1415 H, págs. 54 y 55.
  18. Shahid Sani, Al-Rawda Al-Bahiya, 1410 H, Vol. 8, página 47; Sobhani, Nizam al-Irth fi Shariah al-Qarra, 1415 H, página 92.
  19. Makarem Shirazi, Cuestiones y Preguntas más Comunes, p. 17
  20. Ver: ‘Ameli, Rasa’il, tomo 1, p. 503
  21. Makarem Shirazi, Cuestiones y Preguntas más Comunes, p. 19

Bibliografía

  • ‘Ameli (Shahid Sani), Rasa’il, Qom, Daftar Tabqliqate Eslami, 1421 H.
  • Enciclopedia del Instituto de Jurisprudencia Islámica, Farhang Fiqh según la religión de Ahl al-Bayt (P), bajo la supervisión de Seyyed Mahmud Hashemi Shahrudi, Qom, Enciclopedia del Instituto de Jurisprudencia Islámica, primera edición, 1385 s.
  • Fazel Lankarani, Muhammad, Tafsil al-Shari’a(Al-Mawarith), Qom, el centro de jurisprudencia de A’imma Athar (P), primera edición, 1421 H.
  • Hashemi Shahrudi, Mahmud y otros, Enciclopedia Islámica Fiqh Al-Muqaran, Qom, Instituto de Jurisprudencia Islámica sobre la Religión de Ahl al-Bayt (P), primera edición, 1433 H/2012.
  • Makarem Shirazi, Naser, Leyes prácticas del Islam, Escuela del Imam Ali Ibn Abi Talib (P), Qom, 1399 S
  • Makarem Shirazi, Naser, Cuestiones y Preguntas más Comunes, Escuela del Imam Ali Ibn Abi Talib (P), Qom, 1399 S
  • Makarem Shirazi, Naser, al-Fatawa al-Yadida, Qom, Escuela del Imam Ali Ibn Abi Talib (P), 1385.
  • Nayafi, Mohammad Hasan, Yawahir al-Kalam fi Sharh Shar'e al-Islam, investigado por Abbas Quchani y Ali Ajundi, Beirut, Dar Ihya al-Turaz al-Arabi, séptima edición.
  • Shahid Sani, Zain al-Din Ibn Ali, al-Rawda al-Bahiyyah fi Sharh al-Luma' al-Damashqiya, Sharh Seyyed Muhammad Kalantar, Qom, Librería Davari, primera edición, 1410 H.
  • Sobhani, Ya’far, Nizam al-Irth fi al-Shari'a al-Qarra, traducido por Seyyed Reza Muhammadpur Kashani, Qom, Instituto Imam Sadiq (P), primera edición, 1415 H.