sin ficha
sin navbox

Muhasaba

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar

Muhasaba o Muhasaba al-Nafs (en árabe: محاسبة النفس), literalmente: calculación y evaluación, es una de las instrucciones de la ética Islámica y significa que la persona observe todos los actos que ha hecho durante el día y evalúe si son buenos y malos. Según los expertos de la ética islámica, Muhasaba es una etapa de auto purificación, después de musharata y muraqaba.

Método

Los maestros y estudiosos de la ética han hecho mucho hincapié en la Muhasaba y han mencionado muchos beneficios para ella.[1]
Muhasaba generalmente se realiza en un tiempo en el final del día para evaluar el alma y las acciones realizadas durante el día. La persona primero debe evaluar cómo ha realizado sus deberes y las obligaciones divinas y, si los ha cumplido correctamente, debería agradecer a Dios y si ha descuidado alguna obligación, o si ha cumplido con algunas de ellas de manera deficiente, debería tratar de compensarlas.

Si ha cometido un pecado, debe arrepentirse y criticarse a sí mismo y también debe tratar de compensarlo. La Muhasaba es un proceso de calculación, y al igual que un hombre de negocios que inspecciona sus tratos junto con su socio comercial al final del día, la persona debe inspeccionarse a sí mismo con respecto a todos sus comportamientos.[2]

En el Corán y los hadices

En el sagrado Corán, existen muchas aleyas (Por ejemplo, la aleya 18 de la Sura al-Hashr) que advierten a las personas acerca de sus acciones y que deben estar preparadas para el día de la Resurrección:

یٰا أَیهَا الَّذِینَ آمَنُوا اتَّقُوا اللهَ وَ لْتَنْظُرْ نَفْسٌ مٰا قَدَّمَتْ لِغَدٍ '
¡Oh, creyentes! ¡Sed temerosos de Dios y que el alma observe lo que envía por delante para mañana!. (Corán: 59: 18)

Se han transmitido muchos hadices sobre la necesidad de realizar muhasaba y la mayoría de los libros de ética y hadices han dedicado un capítulo a este tema:

No es de nosotros aquel que no se inspecciona a sí mismo durante el día, de modo que si ha realizado una buena acción, le pida más a Dios y si ha cometido algun error o pecado, le pida perdón a Dios y se arrepienta.[3]
Las personas sabias dedican una hora del día para reflexionar e inspeccionarse a sí mismos.[4]
Inspeccionense a si mismos antes de que sean inspeccionados (por los demás).[5]

Notas

  1. Mir’at al-Rashad, p. 36; Gazali, Ihya’ Ulum Din, tomo 15, p. 23
  2. Mahyat al-Bayda’ tomo 8, p. 205; Muragaba Nafsani, tomo 1, p. 8
  3. Kuleini, Usul Kafim tomo 2, p. 453
  4. Hurr Amili, Wasa;il Shi’a, tomo 2, p. 485
  5. Sheij Saduq, Amali, tomo 1, p. 24 y 109

Bibliografía

  • Corán
  • Emam Jomeni, Sayyed Ruhul-lah, Arba'in Hadiz, Qom, 1380 S.
  • Faiz Kashani, Muhammad, Mahayyat al-Bayda, traducido por Muhammad Sadiq Arif, Mash-had, 1379 S.
  • Gazali, Muhammad Ibn Muhammad, Ihya' Ulum Din, Dar al-Kitab Arabi.
  • Mamaqani, Abdul-lah, Mir'at al-Rashad, Beirut, Dar al-Zahra.
  • Qanbaryan, Ali, Muraqaba Nafsani, Teheran, 1394 S.