prioridad: a, calidad: b
sin navbox

Ayatul Kursi

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar
Ayatul Kursi
آیة الکرسی.jpg
Descripción de Aleya
Nombre de
la sura:
Sura al-Baqara
Número de
la Aleya:
255, 256, 257
Posición en
el Corán:
3
Lugar de
la revelación:
Medina
Tema: Creencias
Acerca de: Gloria de Dios,

Ayatul-Kursī (en árabe: آیة الکرسی) es el versículo 255 de la Sura al-Baqara. Este versículo es un conjunto de atributos de la gloria de Dios, como Su unicidad, Su tutela, Su conocimiento y Su poder. Algunos exégetas del Corán han tomado los tres versículos 255, 256 y 257 de la Sura al-Bagara como Ayatul-Kursi. Es el único versículo del Corán en el que se ha mencionado “el Kursi” (Trono del poder) de Dios, y esto fue la razón de la denominación de este versículo desde la época del Profeta (PBD).

De acuerdo con los hadices, se recomienda recitar este versículo en cualquier condiciones, sobre todo después de realizar las oraciones, antes de ir a dormir, al salir de casa, cuando se enfrentan a peligros y problemas, en el momento de usar los vehículos, para evitar el mal de ojo, para la salud, etc…
La recitación de esta aleya también se ha recomendado en algunas oraciones recomendables.

Texto y Traducción

Ayatul Kursi es el versículo 255 de la Sura al-Bagara, y también de acuerdo con algunos hadices y puntos de vista de algunos estudiosos de la exégesis coránica, los versículos 256 y 257 de esta Sura son partes del Ayatul-Kursi. [1]

¡Al.lah! ¡No hay más dios que Él! El Vivo, El Soporte de la Vida. اللَّهُ لَا إِلَٰهَ إِلَّا هُوَ الْحَيُّ الْقَيُّومُ ۚ
No le afectan la somnolencia ni el sueño. لَا تَأْخُذُهُ سِنَةٌ وَلَا نَوْمٌ ۚ
A Él pertenece todo lo que existe en los cielos y en la Tierra. لَّهُ مَا فِي السَّمَاوَاتِ وَمَا فِي الْأَرْضِ ۗ
¿Quién puede interceder por alguien ante Él, si no es con Su permiso? مَن ذَا الَّذِي يَشْفَعُ عِندَهُ إِلَّا بِإِذْنِهِ ۚ
Él conoce lo que hay ante ellos y lo que hay tras ellos1 mientras que ellos no abarcan nada de Su conocimiento, excepto lo que Él quiera (enseñarles). يَعْلَمُ مَا بَيْنَ أَيْدِيهِمْ وَمَا خَلْفَهُمْ ۖ وَلَا يُحِيطُونَ بِشَيْءٍ مِّنْ عِلْمِهِ إِلَّا بِمَا شَاءَ ۚ
Su Trono se extiende sobre los cielos y la Tierra y cuidar de ello no Le causa fatiga. وَسِعَ كُرْ‌سِيُّهُ السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْ‌ضَ ۖ وَلَا يَئُودُهُ حِفْظُهُمَا ۚ
Él es el Altísimo, El Inmenso. (255) وَهُوَ الْعَلِيُّ الْعَظِيمُ ﴿٢٥٥﴾
No se puede forzar a nadie a aceptar la religión. لَا إِكْرَاهَ فِي الدِّينِ ۖ
El buen camino ha quedado claramente diferenciado del extravío. قَد تَّبَيَّنَ الرُّشْدُ مِنَ الْغَيِّ ۚ
Así que, quien descrea de los falsos dioses y crea en Dios, se habrá aferrado al asidero más firme, en el que no hay fisuras. فَمَن يَكْفُرْ بِالطَّاغُوتِ وَيُؤْمِن بِاللَّهِ فَقَدِ اسْتَمْسَكَ بِالْعُرْوَةِ الْوُثْقَىٰ لَا انفِصَامَ لَهَا ۗ
Dios todo lo oye, todo lo sabe. (256) وَاللَّهُ سَمِيعٌ عَلِيمٌ ﴿٢٥٦﴾
Dios es el Protector y Amigo de aquellos que creen. Él les saca de las tinieblas hacia la Luz. اللَّهُ وَلِيُّ الَّذِينَ آمَنُوا يُخْرِجُهُم مِّنَ الظُّلُمَاتِ إِلَى النُّورِ ۖ
Pero, aquellos que no creen, tienen por maestros a los falsos ídolos que los llevan de la Luz a las tinieblas. وَالَّذِينَ كَفَرُوا أَوْلِيَاؤُهُمُ الطَّاغُوتُ يُخْرِجُونَهُم مِّنَ النُّورِ إِلَى الظُّلُمَاتِ ۗ
Esos son la gente del Fuego en el cual estarán eternamente. (257)[2],[3] أُولَٰئِكَ أَصْحَابُ النَّارِ ۖ هُمْ فِيهَا خَالِدُونَ ﴿٢٥٧﴾

¿Una aleya o tres aleyas?

Según la mayoría de los sabios y exégetas, Ayatul Kursi, es el versículo 255 de la Sura al-Baqarah[4] y los dos versículos posteriores no forman parte de él.[5] Makarem Shirazi, uno de los exégetas shiítas contemporáneos, ha proporcionado seis pruebas para que el título de Ayat Al-Kursi sea exclusivo de la aleya 255 de la Sura Al-Baqarah, entre ellas:

  • Todas las narraciones que se han narrado sobre la virtud de este versículo han llamado solo al versículo 255 como Ayat Al-Kursi.
  • La palabra Kursi solo se ha mencionado en la aleya 255.
  • Según algunas narraciones, Ayatul Kursi tiene 50 palabras que concuerda con el número de las palabras de la aleya 255.[6]

Según otro grupo de exégetas, las aleyas 256 y 257 son parte del Ayatul Kursi.[7]

Significado de la palabra Kursi

Hay varios comentarios sobre el significado de la palabra Al-Kursi. Este término literalmente significa Trono, Reino y Centro de mando. Se ha dicho que este término en este versículo se refiere al Dominio, la tutela, y el poder de Dios.[8]
En varias narraciones de los Imames Infalibles (P), el término Kursi (Trono) en este versículo se ha interpretado como el conocimiento de Dios, y basado en esto, el significado del versículo será el siguiente: "Su Kursi (conocimiento) cubre los cielos y la tierra".[9] Según un hadiz del Imam Sadiq (P), el "Kursi" es el conocimiento exclusivo de Dios.[10]

Contenido de la aleya

Este versículo ha sido considerado como una colección de atributos de la gloria y la belleza de Dios.[11] El nombre de Dios y Sus atributos se han mencionado 16 veces en este versículo; Por esta razón, Ayatul-Kursi ha sido llamado el lema y mensaje del monoteísmo. Este versículo incluye temas como la esencia de Dios, Su unicidad, Su tutela, Su conocimiento y Su poder, así como los atributos de Su acción, como el dominio sobre el universo y la intercesión.[12]

Méritos y Beneficios

Con respecto a su contenido, el Ayat al-Kursi contiene profundos conceptos de la doctrina islámica, y los hadices han enfatizado los méritos de recitar este versículo y sus impactos positivos en la vida.[13]
El versículo llegó a llamarse "al-Kursi" desde la época del Profeta (PBD). Se ha narrado que él dijo: el versículo más virtuoso del Corán es el Ayat al-Kursi, el cual contiene toda la bondad de este mundo y del más allá.[14] En otro hadiz dice: el más superior de todas las palabras es el Corán; la más superior entre las suras del Corán es la Sura al-Baqara, y el más superior de Sura al-Baqara es el versículo Ayat al-Kursi.[15]

Este versículo siempre ha sido honrado por los musulmanes, ya que toda la doctrina islámica se basa en el monoteísmo, que se resume de manera exhaustiva en el Ayat al-Kursi. El versículo caracteriza tanto la Esencia Divina como los atributos y actos divinos.[16]
Hay muchos hadices en fuentes shiítas y sunitas sobre las características y los impactos positivos de recitar el versículo Ayat al-Kursi en diferentes circunstancias. De acuerdo con estos hadices, se recomienda recitar este versículo en cualquier condicion, particularmente en las siguientes circunstancias:

  • después de realizar las oraciones
  • antes de irse a dormir
  • al salir de casa
  • al enfrentar peligros y problemas
  • al viajar en un vehículo
  • para prevenir el mal de ojo
  • para la salud.[17]

En una narración se dice que el Imam Ali (P) dijo:

Si supieran qué es este versículo y qué hay en él, no lo dejarían (de recitar) bajo ninguna circunstancia.[18]

Los sabios jurisprudentes han considerado recomendable la recitación del Ayatul-Kursi en circunstancias como:

La recitación de este versículo se ha recomendado en algunas oraciones recomendables la oración de Gadir y la oración que se realiza por un difunto en la primera noche de su entierro.[20]

Notas

  1. Muʿīnī, “Āyat al-kursī”, pág. 101
  2. Corán: 2: 255,256,257.
  3. El Sagrado Corán, versión Castellana, comentada de Raúl González Bórnez, 2008.
  4. Enciclopedia de jurisprudencia islámica, Cultura de la jurisprudencia persa, 2003, volumen 1, pág. 174; Kusha, "Ayah al-Kursi", pág. 119
  5. Tusi, Al-Amali, 1414 AH, vol. 2, pág.278
  6. Makarem Shirazi, Tafsir Nemune, 1992, vol. 2, págs. 276 y 277
  7. Moeini, "Ayat Al-Kursi", pág. 100
  8. Tabarsi, Mayma’ al-Bayan, 1372, vol. 2, págs. 628-629; Kusha, "Ayat Al-Kursi ", pág.119; Makarem Shirazi, Tafsir Nemune, 1992, vol. 2, p. 272
  9. Askari, Las creencias del Islam en el Sagrado Corán, 2007, págs. 473-475
  10. Saduq, Ma'ani al-Ajbar, 1998, vol. 1, pág.67
  11. Makarem Shirazi, Tafsir Nemune, 1992, vol. 2, pág. 262
  12. Tabatabai, Al-Mizan, vol. 2, págs. 3228-336
  13. Tabatabai, Al-Mizan, 1390 H, vol. 2, pág. 337
  14. Sayūṭī, al-Jāmiʿ al-ṣaghīr, vol. 1, pág. 47
  15. Sayūṭī, al-Jāmiʿ al-ṣaghīr, vol. 1, pág. 47
  16. Qazālī, Jawāhir al-Qurān, p. 73-75
  17. Muʿīnī, “Āyat al-kursī”, pág. 101
  18. Tusi, Al-Amali, 1414 AH, pág.509
  19. Enciclopedia de jurisprudencia islámica, Cultura de la jurisprudencia persa, 2003, vol. 1, p. 174
  20. Enciclopedia de jurisprudencia islámica, Cultura de la jurisprudencia persa, 2003, vol. 1, p. 174

Bibliografía

  • Kuleini, Mohammad Ibn Yaqub, Al-Kafi, investigación y corrección de Ali Akbar Qaffari y Mohammad Ajundi, Teherán, cuarta edición, 1407 H.
  • Kusha, Mohammad Ali, Ayat Al-Kursi, en la enciclopedia contemporánea del Sagrado Corán, Qom, Publicaciones Salman Azadeh, 1397.
  • Makārim Shīrāzī, Nāṣir. Tafsīr Nemune. Teherán: Dār al-Kutub al-Islāmīyya, 1380 S.
  • Moeini, Mohsen, Ayat Al-Kursi, en la Enciclopedia del Corán, Vol. 1, por Bahauddin Jorramshahi, Teherán, Dostan-Nahid, 1998.
  • Mu'īnī, Muḥsin. 1377 S. Āyat al-kursī, Dānishnāma-yi Qur'ān wa Qur'ān Pazhūhī 1: (101).
  • Qazālī, Muḥammad b. Muḥammad al-. Jawāhir al-Qurān. Editado por Muḥammad Rashīd Riḍā al-Qurbānī. Beirut: Dār Iḥyā' al-'Ulūm, 1411 H.
  • Ṣadūq, Muḥammad b. 'Alī. Ma'ānī l-akhbār. Editado por 'Alī Akbar Ghaffārī. Teherán: Dār al-Kutub al-Islāmīyya, 1377 S.
  • Suyūṭī, 'Abd al-Raḥmān b. Abī Bakr Al-Jāmi', al-ṣaghīr fī aḥādīth al-bashīr al-nadhīr. El Cairo:, 1373 H.
  • Tabatabai, Seyyed Mohammad Hussein, Al-Mizan Fi Tafsir al-Quran, Beirut, segunda edición, 1390 H.
  • Tusi, Muhammad ibn Hassan, Al-Amali, Qom, Dar al-Thaqafa, primera edición, 1414 H.