prioridad: a, calidad: b
sin categoría
sin navbox

Qibah

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar

Qibah (en árabe: الغِیبَة, chisme) es hablar maliciosamente sobre alguien en su ausencia. Es uno de los mayores pecados en el Islam que ha sido explícitamente prohibido. El Corán ha establecido una analogía entre el chisme y el acto abominable de comer la carne del hermano muerto. En los hadices, este acto se describe como más pecaminoso que el adulterio. Escuchar el chisme también es haram (prohibido) en el Islam. Qibah se considera una violación de los derechos de las otras personas, por lo que el arrepentimiento de este pecado depende del perdón de la persona que fue calumniada. Los hadices han contado varias consecuencias y castigos por el chisme, tales como: transferencia de las buenas acciones del murmurador a la persona murmurada y transferencia de los pecados de la persona murmurada al murmurador.

Definición

El chisme significa mencionar los defectos y los puntos débiles ocultos de las personas en su ausencia, de tal manera que, si lo escuchasen, se molestarían. Estos puntos y defectos pueden estar relacionados con aspectos religiosos, morales, espirituales y sociales, o incluso los aspectos físicos de la persona, como la apariencia, los defectos del cuerpo, las capacidades y el comportamiento, etc.

Hablar directamente sobre estas cosas no es la única forma de Qibah, incluso un comentario irónico, escribir o señalar con la mano podría ser una forma de cometer Qibah.
Como se narra en una narración profética, un día una mujer vino a visitar al Profeta (PBD) y cuando se fue, Aisha (una de las esposas del Profeta) señaló con la mano para decir implícitamente que ella era muy baja. Entonces, el Profeta (PBD) dijo: “Acabas de cometer Qibah (maledicencia) sobre ella.” [1]
Y se menciona en otro hadiz que Aisha imitó a una mujer, y el Profeta (PBD) la prohibió. [2]
De aquí se deduce que cuando alguien critica a otra persona debe tener mucho cuidado de hacerlo de tal manera que se evite la maledicencia. Porque generalmente cuando alguien critica a otra persona cae en expresiones que son claros ejemplos de chisme, burla, insultos o humillación. Por ejemplo, cuando comentamos sobre los dichos de otras personas usando comentarios como "fue inválido e irrazonable" o "fue gracioso" o "fue infantil". "o" fue estúpido ", ya hemos cometido Qibah (chisme) a menos que hablemos de una persona desconocida o una persona que sus faltas ya son claras para todos.
Qibah es un pecado y está prohibido cometer Qibah, o escucharlo.

Los motivos del chisme

Las causas más importantes del chisme son las siguientes:

  • Rencor y venganza: como no hay forma más fácil y sencilla que chismear para dañar la reputación y el carácter de una persona, algunas personas débiles generalmente se aferran a este vicio con el fin de calmar las llamas del rencor y venganza en su corazón respecto a algunas personas.
  • Envidia: como la persona envidiosa siempre desea todas las bendiciones para sí misma, cuando no puede lograr sus propósitos, para compensarlo, intenta dañar la reputación y el crédito de la persona envidiada a través del chisme, revelando sus puntos débiles con el fin de aliviar el fuego de su envidia de esta manera.
  • Justificarse un pecado: A veces las personas que cometen faltas intentan justificar su acción mencionando las faltas de los demás.
  • Burlarse: por supuesto, burlarse de los demás tiene varios motivos, y una de las formas de lograr este objetivo es el chisme.
  • Diversión: hay muchas personas que se dedican a hablar de los defectos y faltas de los demás solo para recreación y diversión en sus reuniones, porque ningún otro pecado es más dulce que el chisme para algunas personas. Cabe señalar también que algunas personas lo hacen solo para hacer reír a los demás.
  • Curiosidad: La curiosidad es uno de los instintos más poderosos del hombre, invita al hombre a chismear y a revelar los puntos débiles de diferentes personas, y tal vez la dulzura del chisme para algunas personas se origina en la falsa manera de saciar este instinto. Tales personas disfrutan descubrir los misterios y las faltas de los demás y de esta manera dañar la reputación de los demás y con mucho entusiasmo.

Cabe destacar que en la mayoría de los casos, estos factores cambian su apariencia por lo que las personas cometen el chisme bajo el disfraz de las personas simpáticas que solamente quieren prohibir el mal, y suponen que han hecho una acción sagrada, mientras que su motivo principal es uno de los factores anteriores.

En el Corán y los hadices

Aunque la mayoría de la gente no se da cuenta de la gravedad de este vicio, las enseñanzas islámicas han advertido severamente acerca de este pecado. El Sagrado Corán y las tradiciones islámicas han advertido severamente sobre el chisme, y en este texto, hemos seleccionado los siguientes diez casos:

El chisme es un tipo de canibalismo a la vista del Sagrado Corán

“¡Oh, creyentes! ¡Absteneos mucho de las dudas! En verdad, algunas dudas son pecado. Y no os espiéis ni os difaméis unos a otros. ¿Acaso alguno de vosotros quiere comer la carne de su hermano muerto? ¡Lo aborreceríais! Y sed temerosos de Dios. En verdad, Dios acepta el arrepentimiento, es misericordiosísimo con los creyentes.” (49:12)

La interpretación de esta aleya indica que primero el hombre puede estar involucrado en la sospecha, y la sospecha lo lleva a espiar, y el espionaje también termina revelando fallas ocultas de las personas y esta es la fuente del chisme.
El Sagrado Corán ha considerado el chisme como una acción inhumana, y la ha calificado como comer carne de un hermano muerto. Obviamente, el “canibalismo” de esa manera es la acción más repulsiva que puede realizar una persona, y esta interpretación se menciona exclusivamente para este pecado con el fin de mostrar su gravedad.
De hecho, desde el punto de vista del Islam, la reputación y el prestigio de un hermano musulmán es tan respetable como su sangre, como se menciona en la siguiente narración profética:

“La sangre, la propiedad y la reputación de cada musulmán están prohibidos para otros musulmanes” [3]

Por lo tanto, según esta narración el chisme está prohibido porque disminuye la reputación de los musulmanes y daña su honor.

El chisme no es compatible con la fe

Se ha mencionado en una narración profética donde un compañero llamado Bara' narra:

El Profeta (PBD) nos dijo en un discurso: “¡Oh, los que creyeron por lengua, pero no dieron fe con el corazón! No hablen mal de un musulmán en su ausencia, y no espíen sus asuntos secretos. El que siente curiosidad por los asuntos secretos de sus hermanos musulmanes, Dios revelará sus propios asuntos secretos y lo escandalizará dentro de su propia casa.” [4]

El punto de la incompatibilidad del chisme con el espíritu de la fe puede indicar que el primer signo de la fe es observar los derechos de otros creyentes.

La fealdad del chisme es más grave que el adulterio

En un famoso hadiz trasmitido por Yabir Ibn Abdil-lah Ansari y Abu Saiid Jidri, se ha narrado que el Profeta (PBD) dijo:

“El Qibah (chisme) es peor que el adulterio.”[5]

La razón mencionada en esta narración es que un adúltero puede ser perdonado por Dios a través del arrepentimiento (porque el adulterio es la violación de la ley de Dios), pero el arrepentimiento del chisme no es posible sin el consentimiento de la persona sobre la que se ha hablado mal. En otras palabras, el chisme es la violación del derecho de otra persona y no se perdona a menos que aquella persona lo perdone
Además, otra razón de la gravedad del pecado del chisme en comparación con el adulterio es el hecho de que, el chisme arruina la base de la unidad, la compasión, la intimidad en la sociedad, y la perjudica severamente de esta manera, pero el adulterio no tiene tanta influencia a pesar de que tiene otros efectos malos.

El chisme obstaculiza la aceptación de obras y oraciones

Se ha mencionado en un hadiz que a veces las prácticas religiosas de las personas brillan como los rayos del sol y ascienden al cielo, pero son devueltas y tiradas en la cara de la persona, y un ángel dice:

“Mi Señor me ha ordenado que evitara que las prácticas de aquellos que cometen Qibah (Chisme) llegaran a Él.”

Este hadiz puede indicar que, en general, los actos de quienes violan los derechos de otras personas no serán aceptados por Dios, y como sabemos, el chisme es una especie de transgresión a los derechos de las personas y daña su reputación.

El chisme no es compatible con la hermandad islámica

Se ha narrado del Profeta (PBD):

“No se envidien ni tengan rencor el uno hacia el otro y no se hagan Qibah (Chisme) el uno al otro. Sean siervos (verdaderos) de Dios siendo hermanos entre sí.” [6]

El chisme destruye las buenas obras

En un hadiz del Imam Sadiq (P) se narra:

“El chisme está prohibido para cualquier musulmán, y seguramente el chisme destruye las buenas obras así como el fuego destruye la madera.”[7]

Y está narrado en una narración del Profeta (PBD):

“Uno, que ha violado un derecho de su hermano musulmán con respecto a la reputación o la propiedad, debe buscar su perdón, antes de que llegue el día en que no haya ningún Dírham ni Dinar (el día del juicio). En ese día, se deducirá de sus buenas acciones, y si no tiene ninguna buena acción, los pecados de la otra parte (cuyo derecho fue violado) se quitarán y se agregarán a sus pecados.” [8]

El chisme destruye las buenas obras probablemente porque destruye una de las mayores posesiones espirituales de las personas, es decir su reputación, honor y prestigio social, y dado que la compensación de este "derecho de las personas" a menudo es imposible por medios materiales, por lo tanto, Dios lo compensa a través de los asuntos espirituales, transfiriendo las buenas obras de la persona chismosa al registro de las acciones de la persona cuyo derecho fue violado, y si no tiene ninguna buena acción, Dios transfiere los pecados de la víctima a la cuenta de la persona chismosa, a la medida que fueron dañados su honor y reputación.

El chisme reduce el valor de las prácticas de adoración

Se ha narrado que el Profeta (PBD) dijo:

“Quedarse en la mezquita esperando (el tiempo de) la oración es un acto de adoración, a condición de que la persona no realice algo que invalide su pureza. Le preguntaron ¿qué cosa invalida la pureza? Él dijo: el Qibah (chisme).” [9]

Y en otro hadiz dice:

“Uno, que habla mal de un musulmán en su ausencia, se invalidan su ablución y su ayuno.” [10]

El chisme excluye al hombre del Wilayat de Dios y lo incluye en la tutela de Satanás

Se ha narrado por el Imam Sadiq (P) en la narración de Mufazzal:

“Quien narra algo con el propósito de criticar y deshonrar a un creyente para que sea reprochado ante la gente, Dios lo desalojará de su Wilayat y lo remite a la tutela de Satanás, y Satanás tampoco lo acepta.” [11]

Vicios sociales e individuales del chisme

  • Cuando el chisme se extiende en la sociedad, destruye uno de los mayores capitales sociales, que es el espíritu de hermandad, unidad e intimidad, y arruina los cimientos de la buena opinión y la confianza del público, que es el primer requisito de la cooperación social.
  • Como la propagación del chisme hace que las personas se den cuenta de los puntos débiles ocultos entre sí, y dado que la mayoría de las personas no están libres de ningún punto débil, la revelación de estos defectos difunde sospechas en la sociedad, y este pesimismo y sospecha aniquilan el espíritu de cooperación, y la sociedad se verá privada de todas sus bendiciones correspondientes.
  • En la mayoría de los casos, los chismes provocan el fuego del conflicto y la propagación de la enemistad y el rencor entre los individuos, porque las fallas ocultas de los individuos pueden estar correlacionadas con los derechos de los demás, o al menos ser un pretexto en manos de otras personas para dañar la reputación de los demás, y esto resulta en enemistad, o lo intensifica.
  • El chisme disminuye la reputación y el honor de las personas y cuando se revelan las faltas de una persona, disminuye su vergüenza y su odio hacia el pecado, porque uno de los factores que evita que la mayoría de las personas no realicen actos inadmisibles es el honor y el prestigio que poseen entre la gente. Cuando sus faltas y pecados que han cometido en sus privacidades se revelan a través del chisme, más nunca tendrán razón para preocuparse y temer por su reputación, es posible que cometan abiertamente los actos inadmisibles.

Tipos de chismes

Aunque, al principio, parece que el chisme se refiere solamente al hecho de mencionar las faltas ocultas de los demás verbalmente, pero teniendo en cuenta su criterio principal, se aclara que el chisme es un concepto extenso y general en vista de la ética, incluyendo cualquier acto que revele los defectos de los demás por cualquier medio, ya sea verbal o en forma escrita.

¿Cómo pedir perdón por el chisme?

El chisme es la violación de los derechos de las personas por las siguientes razones:

  • Primero, disminuye el respeto, el honor y la reputación de dicha persona, y seguramente estos no son menos valiosos que las propiedades materiales de la gente.
  • En segundo lugar, se deduce de las aleyas y narraciones que comparan el chisme con comer la carne de un hermano musulmán que, el chisme es un tipo de "injusticia".
  • Tercero, se menciona en varias narraciones que el chisme aniquila las buenas obras y aumenta la carga de los pecados.

Se dice en un hadiz:

“El que habla mal acerca de una persona en su ausencia no se perdona a menos que aquella persona lo perdone.” [12]

Y leemos en una narración profética:

“La expiación del chisme es pedir perdón a Dios por la persona sobre quien se ha hablado mal.”

De todos modos, el chisme es un acto de injusticia que no será perdonado sin el consentimiento de la otra parte. Indudablemente la expiación del chisme no es simplemente pedir perdón a Dios y el arrepentimiento, sino que requiere de obtener el consentimiento de la persona. Sin embargo, si en verdad no hay forma de pedir consentimiento y perdón a aquella persona, y el chisme no ha sido tan grave para dañar el prestigio y la reputación de la persona, entonces pedir perdón a Dios puede ser suficiente.

Excepciones del chisme

Los sabios y los expertos en la ética islámica están de acuerdo en que hay algunos casos en los que se permite hablar de los pecados y las faltas de otras personas. La razón para la excepción de estos casos es un argumento razonable conocido como el "principio de la prioridad de lo más importante sobre lo importante". Además, algunos de estos puntos se han mencionado en los versículos del Corán y las tradiciones de los Imames Infalibles (P), especialmente, el caso del establecimiento de la injusticia y la restauración de los derechos. Estos casos son los siguientes:

1- Cuando existe un propósito razonable y más importante, por la que inevitablemente se debe hablar de otra persona en ciertas circunstancias, entre ellas:

  • En caso de consulta, por ejemplo, cuando alguien quiere realizar un negocio con otra persona o casarse con alguien y quiere buscar información acerca de la otra parte. Obviamente, en este caso, cuando alguien nos pregunta acerca de otra persona, está permitido revelar fallas ocultas en lo que respecta a dicho asunto, y advertir a la persona que busca consulta acerca de los posibles riesgos.
  • En caso de prohibir algo mal
  • En caso de evitar la Bid'ah (la innovación falsa que se ingresa en la religión)
  • En caso de advertir a un musulmán sobre el riesgo y la pérdida que le espera (aunque sea sin ninguna consulta)
  • Establecer la injusticia y la restauración de algún derecho.

2- Los casos en los que el chisme se trata de una persona pecadora cuyas faltas son reveladas para todos. Esto se limita únicamente a aquellos pecadores que cometen abiertamente el pecado sin tener preocupación por perder su honor o reputación a través del pecado. Existen varias narraciones narradas por los sabios shiítas y sunitas que explican la razón de la excepción de este caso, entre ellas la siguiente narración del Imam Baqir (P):

“Hay tres grupos de personas que no tienen ningún respeto: aquellos que tienen la intención de ingresar Bid’ah (innovaciones falsas) en la religión, los gobernadores injustos y aquellos que cometen pecado públicamente.” [13]

Y lo mismo se menciona en algunas narraciones de la siguiente manera:

“Hay tres grupos de personas sobre los cuales el Qibah no está prohibido: aquellos que tienen la intención de ingresar Bid’ah (innovaciones falsas) en la religión, los gobernadores injustos y aquellos que cometen pecado públicamente.” [14]

También está narrado por el Profeta (PBD) en una narración:

“Hablar acerca de las faltas de un pecador que comete pecado abiertamente no es considerado Qibah (chisme).” [15]

Y también está narrado por el Profeta (PBD) en otra narración:

“Hablar acerca de las faltas de una persona que no deja el velo de la vergüenza (y comete pecados sin ninguna preocupación) no es considerado Qibah (chisme).” [16]

Según las narraciones mencionadas a este respecto, un individuo que comete abiertamente los pecados y no tiene vergüenza por esto, básicamente no tiene ningún respeto (el respeto que es el criterio para la prohibición del chisme).
En otras palabras, tales personas no son respetables en vista de la personalidad social, y por lo tanto, no es necesario preservar su reputación. De hecho, basándose en las aleyas del Corán, los hadices, y las pruebas racionales, la prohibición del chisme no incluye a esas personas, y esta es la respuesta a las preguntas anteriores.
Pero debe notarse que estas personas son aquellas que han dejado completamente el velo de la modestia, y son groseros e indiferentes hacia los pecados. Seguramente esta excepción no incluye a todos aquellos que cometen un pecado públicamente por cualquier motivo. [17]

Notas

  1. Qazali, Ihya al-Ulum, 3/145; Mahyat al-Baida, 5/257
  2. Qazali, Ihya al-Ulum, 3/145
  3. Feiz Kashani, Mahyat al-Bayda, 5/251
  4. Feiz Kashani, Mahyat al-Bayda, 5/252
  5. Maylisi, Bihar al-Anwar, 75/222
  6. Muhaddiz Nuri, Mustadrak al-Wasa’il, 118/9
  7. Maylisi, Bihar al-Anwar, 75/257
  8. Feiz Kashani, Mahyat al-Baida’, 5/273
  9. Feiz Kashani, Mahyat al-Baida’, 5/255
  10. Feiz Kashani, Mahyat al-Baida’, 5/254
  11. Maylisi, Bihar al-Anwar, 75/168
  12. Feiz Kashani, Mahyat al-Bayda, 5/251
  13. Maylisi, Bihar al-Anwar, 75/253
  14. Qazali, Ihya’ al-Ulum: Maylisi, Bihar al-Anwar, 72/253
  15. Maylisi, Bihar al-Anwar, 75/236
  16. Maylisi, Bihar al-Anwar, 75/232
  17. Makarem Shirazi, Naser, Vida bajo la luz de la Ética

Bibliografía

  • Faiz Kashani, Muhammad, Mahyat al-Bayda, traducido por Muhammad Sadiq Arif, Mash-had, 1379 S.
  • Makarem Shirazi, Naser, Vida bajo la luz de la Ética, Madrisa Amir al-Mu’minin, Qom, 1399 S.
  • Maylisi, Muhammad Baqir, 1404 H. Bihar al-anwar. Beirut: Mu'assisa al-Wafa'.
  • Nūrī, Mīrzā Ḥusayn, Mustadrak al-wasāʾil. Segunda edición. Beirut: Āl al-Bayt, 1408 H.
  • Qazali, Muhammad Ibn Muhammad, Ihya’ Ulum Din, Dar al-Kitab Arabi.