prioridad: a, calidad: b
sin navbox

Masturbación

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar

Masturbación (en árabe: الاستمناء - Istimna') es el acto de descargar el semen voluntariamente, fuera de las relaciones sexuales. La masturbación es un acto prohibido en el Islam, pero en algunos casos, se considera permitida. Algunos eruditos han considerado la masturbación como uno de los grandes pecados. La masturbación anula el ayuno y según las leyes prácticas del Islam, después de la eyaculación, es obligatorio realizar un baño completo.

Significado

La masturbación se refiere a la descarga del semen intencionalmente fuera de una relación sexual; Sin embargo, la descarga de semen sin la intención de la eyaculación como por ejemplo en el sueño (Ihtilam) no se considera masturbación. [1]

En el Corán y los Hadices

Los eruditos shiítas se han referido al versículo 6 de la Sura 23, según el cual está prohibido buscar placeres sexuales por cualquier otro medio que no sea a través del cónyuge. [2]
Existen numerosos hadices que indican explícitamente que la masturbación está prohibida. Estos hadices se han mencionado en el libro de Wasa'il al-Shi'a, bajo el título de “la prohibición de la masturbación”. [3]Según una narración, Dios no le dará una mirada favorable a la persona que realiza la masturbación.

Masturbación prohibida y permitida

La masturbación es de dos tipos: prohibida y permisible. Algunos eruditos shiítas dicen que si la masturbación es realizada por el cónyuge está permitida, de lo contrario, está prohibida. Algunos lo han considerado de entre los grandes pecados. [4]

En las leyes prácticas del Islam

  • Yanaba (estado de eyaculación): la masturbación lleva al estado de eyaculación por el cual la persona debe realizar un baño completo. [5] Sin realizar el baño completo después de la eyaculación, la persona no puede rezar, ni ayunar, y le quedan prohibidos algunos actos hasta que se purifique con el baño completo. [6]
  • Anulación del ayuno: la masturbación, incluso de la manera permisible, anula el ayuno. La anulación intencional del ayuno en el mes de Ramadán requiere que la persona recupere el ayuno y pague la expiación correspondiente. [7]
  • Anulación del i'tikaf: si la masturbación se realiza dúrate el día el i'tikaf queda anulado. [8]
  • Si un peregrino del Hayy en estado de Ihram realiza la masturbación, debe degollar un camello como expiación. [9] [10]

Consecuencias, daños físicos y mentales de la masturbación

Las observaciones de los médicos y estudiosos han demostrado que la mayoría de las enfermedades relacionadas con los órganos sexuales, la retina y la coroides son causadas por la masturbación. La masturbación rápidamente puede volverse en un hábito o una adicción que tiene las siguientes consecuencias:

  • Los ojos se debilitan y la cara pierde su color.
  • La energía y la agudeza que estaba presente en los ojos se pierden, y un círculo gris rodea a los mismos.
  • La debilidad y la disfunción se observan en varios órganos.
  • La falta de apetito, la indigestión, el asma, el dolor, el aburrimiento, el aislamiento y la soledad están entre las malas consecuencias de este hábito.
  • Este acto causa anemia y el debilitamiento del poder físico y espiritual;
  • La imaginación de voces y ruidos;
  • Dolor de espalda;
  • Anorexia;
  • Indolencia;
  • La adicción a este hábito sexual disminuye la resistencia natural del cuerpo contra las enfermedades.

Otro problema relacionado con la masturbación es que este acto se puede realizar fácilmente. Es una práctica que se puede realizar en cualquier lugar y condición. Las relaciones sexuales no son tan fáciles de realizar y es por ello; que la masturbación puede llegar a expandirse de manera arraigada en la juventud. Donde los que están en los primeros años de la pubertad (14-20 años) están especialmente en riesgo. [11]

Instrucciones para dejar el hábito de la masturbación

Como fue mencionado anteriormente, los riesgos y daños asociados con la masturbación, son innegables y esta práctica pronto se convierte en una adicción. De acuerdo con las confesiones de los que realizan este acto, las personas afligidas con esta adicción pronto comienzan a realizarla varias veces al día y esto se hace muy difícil de controlar.
Sin embargo, lo que es aún más peligroso para las personas adictas a la masturbación es la desesperación y el pesimismo. La desesperación como uno de los efectos negativos de la masturbación en el espíritu de los afligidos, es el mayor obstáculo hacia el tratamiento de este desorden y para avanzar.
Según los psicólogos, luchar contra cualquier hábito negativo requiere de una decisión firme sobre la base de la fe y la conciencia. Las siguientes instrucciones pueden ser de utilidad para abandonar este hábito.

  • Evitar todo estímulo artificial: Si los jóvenes no se abstienen de las escenas que los excitan y por ejemplo ven películas con escenas de mujeres semi desnudas, pasan el tiempo leyendo novelas románticas, navegan a través de páginas y revistas pornográficas, o miran a las mujeres en la calle, entonces no pueden esperar que permanezcan puros; ya que les será muy difícil abstenerse de caer en el pecado con tantas tentaciones y escenas que los atraen a prácticas pecaminosas.
  • Preparación de un programa intensivo y completo: Los jóvenes deben preparar por sí mismos un programa donde permanezcan ocupados todas las horas del día y de la noche, con el fin de que no desperdicien ni siquiera una hora de su tiempo en inactividad. Si aquellos que sufren hábitos sexuales desviados no preparan para sí mismos un programa de tiempo completo, no podrán liberarse con facilidad de estos hábitos. La preparación de un programa de este tipo es uno de los factores más eficaces para dejar esta adicción.
  • Hacer deporte: Es bien sabido que una gran parte de la energía física y mental de las personas que se dedican a los deportes está dirigida a actividades deportivas y por supuesto, les queda menos tiempo para otras cosas. Por esta razón, es muy útil que los jóvenes se centren en los deportes y que incluyan una serie de múltiples deportes en su programación diaria. Por el contrario, aquellos individuos que padecen de comportamientos sexuales desviados tienden a estar aislados, son poco sociales, perezosos y aburridos, y todos estos factores tienden a empeorarse; lo que intensifica el problema. Sin embargo, si ellos cambian completamente su estado y se vuelven más activos, las actividades deportivas que hagan les serán muy eficaces para su mejora y recuperación.
  • Sustituir los malos hábitos por otros: Los psicólogos han mencionado que para eliminar un mal hábito, un buen hábito tiene que estar presente para reemplazarlo. Por ejemplo, los que están acostumbrados a los juegos de azar no pueden renunciar a ello a pesar de comprender y experimentar la totalidad de sus daños. Se ha mencionado que cuando se presenta una oportunidad de apostar, una fuerza invisible les atrae hacia ella, a pesar de que su razón les dice que está mal. Con el fin de superar esta práctica negativa, tienen que sustituir los juegos de azar con otro hobby (como una actividad deportiva) con el fin de superarla. En otras palabras, la energía consumida por el hábito tiene que ser orientada a otro lugar y consumida, sin dejar ninguna reacción indeseable.
  • Evitar la soledad: Los individuos que sufren de este problema deben evitar la soledad. Esto incluye permanecer solo en casa, dormir solo en una habitación y evitar lugares solitarios para estudiar. De hecho, la soledad es la condición ideal para la cría de los gérmenes de esta adicción en las mentes de los jóvenes.
  • Matrimonio en la primera oportunidad posible: Además de todos los consejos antes mencionados, todos los jóvenes que se sienten en riesgo por esta práctica deben casarse en la primera oportunidad posible. Incluso, si pueden comprometerse realizando la fórmula del matrimonio, no deben perder esta oportunidad. Esto se debe a que el matrimonio tiene un efecto significativo en la eliminación de los problemas sexuales de la juventud.
  • El poder de convicción y el fortalecimiento de la fuerza de voluntad: Una fuerte convicción juega un papel fundamental en la lucha contra este hábito. Aquellos que son adictos a este hábito deben motivarse regularmente a sí mismos de que pueden renunciar a esta costumbre. También, con el fin de vigorizar la fuerza de voluntad, hay que leer libros de psicología del desarrollo del carácter. Esto se debe a que el primer paso para abandonar este hábito está en la fuerza de voluntad.
  • Evitar los malos amigos: Para la abstinencia de este mal hábito hay que evitar por completo la amistad con personas que padecen de este vicio.
  • Nutrición y Dieta: Una dieta saludable que resulta en la nutrición y la salud del cuerpo es muy eficaz en la lucha contra este hábito. También, bañarse con agua fría (cuando el clima es adecuado) es también muy útil para calmar las pasiones. Además, las personas que sufren este hábito deben abstenerse de vestir ropa ajustada.
  • Buscar ayuda en la fe y en las creencias religiosas: El poder de la fe y la creencia religiosa es la mayor ayuda en la detención de este mal hábito. Las personas que sufren por este problema nunca deben considerarse a sí mismas como maldecidas o fuera de la Misericordia de Dios. Deberían más bien confiar en la Misericordia de Dios y orar y suplicarle a Él por Su asistencia. También, deben tomar en consideración que Dios es Omnipresente y todo lo ve; y así se avergonzarán de cometer tal acto. [12]

Notas

  1. Ibn Ḥamza, al-Wasīla, pág. 159; Mufīd, al-Muqniʿa, pág. 791
  2. Tūsī, al-Mabsūṭ, tomo 4, p. 242; Quṭb al-Dīn al-Rāwandī, Fiqh al-Qurʾān, tomo 2, p. 144
  3. Ḥurr al-ʿĀmilī, Wasāʾil al-Shīʿa, tomo 20, p. 352-355
  4. Majlisī, Biḥār al-anwār, tomo 101, p. 30
  5. Tozih al-masāʾil, tomo 1, p. 264
  6. Tozih al-masāʾil, tomo 1, p. 269
  7. Ḥillī, Sharāʾiʿ al-Islām, tomo 1, p. 172
  8. Ḥillī, Tadhkirat al-fuqahāʾ, tomo 6, p. 257
  9. Ibn Ḥamza, al-Wasīla, pág. 159; Ḥillī, Tadhkirat al-fuqahāʾ, tomo 7, p. 381
  10. Ḥillī, Īḍāḥ al-taraddudāt, tomo 1, p. 231
  11. Makarem Shirazi, Problemas Sexuales de la Juventud, pp. 88-94
  12. Makarem Shirazi, Problemas Sexuales de la Juventud, pp. 100-113

Bibliografía

  • Ḥillī, Ḥasan Ibn Yūsuf, Tadhkirat al-fuqahā. Qom: 1388 H.
  • Ḥillī, Muḥammad Ibn Aḥmad, Al-Sarāʾir. Qom: 1410 H.
  • Ḥillī, Najm al-Dīn, Īḍāḥ al-taraddudāt. Editado por Sayyid Mahdī Rajāʾī. Qom: 1428 H.
  • Ḥillī, Ya’farr Ibn al-Ḥasan, Sharāʾiʿ al-Islām. Segunda edicion. Qom:, 1408 H.
  • Ḥurr al-ʿĀmilī, Muḥammad Ibn al-Ḥasan, Wasāʾil al-Shīʿa. Qom: 1416 H.
  • Ibn Ḥamza, Muḥammad Ibn Alī. Al-Wasīla ilā nayl al-faḍīla. Qom: 1408 H.
  • Majlisī, Muḥammad Bāqir, Biḥār al-anwār. Beirut: 1404 H.
  • Makarem Shirazi, Naser, Problemas Sexuales de la Juventud, Madrisa Amir al-Mu’minin, Qom, 1399 S.
  • Mufīd, Muḥammad Ibn Muḥammad, Al-Muqniʿa. Qom: 1410 H.
  • Quṭb al-Dīn al-Rāwandī, Saʿīd Ibn Hibat Allāh. Fiqh al-Qurʾān. Qom:, 1405 H.
  • Tozihḥ al-masāʾil. Editado por Banī Hāshimī. Tercera edicion. Qom, 1392 S.
  • Ṭūsī, Muḥammad Ibn al-Ḥasan, Al-Mabsūṭ fī fiqh al-imāmīyya. Editado por Muḥammad Bāqir Bihbūdī. Tercera edición. Teherán: 1388 H.