Maldición

De Wiki Shia
Saltar a: navegación, buscar

La maldición (árabe: لعن) en la terminología islámica significa pedir a Dios que aleje a alguien de Su misericordia. La maldición es diferente que la grosería o decir palabras malas e indebidas, ya que cuando una persona maldice a alguien, solamente pide a Dios que no lo perdone y que le dé el castigo que merece. En algunas aleyas coránicas se ha mencionado que Dios mismo maldice a algunas personas y las aleja de Su misericordia. También hay aleyas que dicen que los profetas, creyentes y los ángeles de Dios maldicen a ciertos grupos de las personas.

Significado

En las fuentes islámicas, la maldición (لعن) significa alejar a alguien de la misericordia de Dios y esperar que reciba el castigo que merece. [1]

Diferencia con la grosería

A diferencia de la maldición, la grosería nunca se permite en el Islam. El islam no permite insultar a alguien con palabras malas e indebidas, aunque sea un incrédulo. El Corán dice a este respecto:

“Y no insultéis a quienes ellos invocan en lugar de Dios, para que ellos no insulten a Dios” (Corán, 6: 108)

Sin embargo, al mismo tiempo, existen numerosas aleyas coránicas que demuestran la permisibilidad de maldecir a ciertos grupos y personas.

Maldición en el Corán

La maldición, en el sentido antes mencionado, puede ser un acto permitido con respecto a ciertos grupos y personas, e incluso, en algunos casos se considera recomendable.
El término “لعن” (maldición) y sus cognados se han utilizado 37 veces en el Corán.[2] Según el Corán, Dios. Los Profetas (P), los ángeles y los creyentes maldicen a ciertos grupos de entre la gente:

“En verdad, aquellos que no crean y mueran sin creer, incurrirán en la maldición de Dios, de los ángeles y de las gentes todas.” (Corán, 2: 16)
“Aquellos de los Hijos de Israel que se alejaron de la fe, fueron maldecidos por boca de David y de Jesús hijo de María por haber desobedecido y haberse extralimitado.” (Corán, 5: 78)
“En verdad, a quienes molesten a Dios y a Su Mensajero, Dios les maldecirá en esta vida y en la Otra y les tendrá preparado un castigo humillante.” (Corán, 33: 57)

Grupos y personas maldecidos en el Corán

  • Los incrédulos y aquellos que no creen. (Corán, 2: 89; 2: 161)
  • Los mentirosos. (Corán, 3: 61)
  • Los judíos que alteraron las palabras de Dios. (Corán, 4: 46)
  • El pueblo del Sabt (Los judíos que desobedecieron a Dios en el sábado). (Corán, 4: 47)
  • Quien mate a un creyente premeditadamente. (Corán, 4: 93)
  • Satanás o Iblis. (Corán, 4: 118; 38: 78)
  • Un grupo de Bani Israel. (Corán, 5: 13; 5: 78)
  • Los opresores. (Corán, 7: 44; 11: 18)
  • Los hipócritas. (Corán, 9: 68)
  • Aquellos que violan el contrato de Dios después de haberlo pactado y cortan las relaciones familiares. (Corán, 13: 25)
  • Quienes acusen a las mujeres casadas honestas, inocentes y creyentes. (Corán, 24: 23)
  • El Faraón y sus seguidores. (Corán, 28: 42)
  • Quienes molesten a Dios y a Su Mensajero. (Corán, 33: 57)
  • Algunos de los compañeros del Profeta Muhammad (PBD). (Corán, 47: 23; 33: 57)

Maldición en los hadices

Según las narraciones, el Profeta Muhammad (PBD) maldijo a los hipócritas, sus oponentes, los politeístas e incluso a algunos de sus compañeros. al respecto, Ibn Hayar ‘Asqalani escribe que el Profeta (PBD), dos días antes de su fallecimiento, le había ordenado a los musulmanes que asistiesen al ejército de ‘Usama Ibn Zayd que iba a luchar contra los bizantinos.[3] También, había maldecido a aquellos que se abstenían de unirse a este ejército.[4] Sin embargo, a pesar del testamento del Profeta (PBD), un grupo de los compañeros del Profeta (PBD) permaneció en Medina y asistió a la reunión de Saqifah.[5]
En las fuentes islámicas, hay muchos hadices trasmitidos de los Imames Infalibles (P) donde ellos han maldecido a ciertos grupos como los asesinos del Imam Husain (P) y aquellos que exageran en su religión.
La Ziyarat de Ashûra, es un texto auténtico que contiene maldiciones a ciertos grupos y personas tales como los omeyas, Mu’awiya, Yazid y Abu Sufyan. En algunas partes de esta Ziyarat leemos:

“¡Dios mío! Maldice a Abu Sufyan, y a Mu’awiya, y a Yazid el hijo de Mu’awiya; que de Tu parte sea la maldición sobre ellos eternamente.”
“¡Dios mío! multiplica sobre ellos Tu maldición y el castigo doloroso.”
“¡Dios mío! Maldice al primer opresor que avasalló el derecho de Muhammad (PBD) y la familia de Muhammad (PBD), y al último que le haya seguido en ello. ¡Dios mío! Maldice al grupo que combatió contra Husain (P) y que se acompañó, pactó y persistió en su asesinato. ¡Dios mío! Maldícelos a todos.”

Estrategia de Mu’awiya para crear odio hacia el Imam 'Alí (P)

Una de las estrategias más importantes de Mu’awiya contra los shiítas fue crear odio hacia el Imam 'Alí (P) entre la gente común. Mu’awiya y otros Omeyas estaban muy activos en la eliminación de la fama del Imam 'Alí (P) en la sociedad, presentándolo como un Gobernador sanguinario. Ellos maldecían al Imam Alí (P) en sus reuniones y habían ordenado a la gente que hiciese lo mismo.
A partir de la época de Mu’awiya, la gente consideró como una tradición común maldecir al Imam Alí (P), esta costumbre continuó hasta la época del Califato de Umar Ibn 'Abd al-Aziz.[6]
Se ha narrado, que cuando le preguntaron a Marwan Ibn Hakam por qué maldecía a 'Alí (P), respondió: "El Imperio Omeya no puede durar sin maldecir a' Alí (P)"[7]. Mu’awiya decía al respecto: “Este acto debe expandirse tanto, que los niños deben crecer con este lema y los jóvenes deben envejecer con el odio hacia Alí, y nadie debe mencionar ningún mérito de él.”[8]

Insultar a los seguidores de otras religiones

Aunque la maldición puede ser recomendable en algunos casos, según las fatwas de los sabios jurisprudentes shiítas, no se permite insultar a los seguidores de otras religiones y Escuelas Islámicas. Al respecto, el Ayatolá Jamene’í, el Ayatolá Sistani y el Ayatolá Makarem Shirazi dicen que es necesario abstenerse de las acciones que causan separación entre los musulmanes.

Notas

  1. Tureihi, Mayma’ al-Bahrain, tomo 6, pág. 309
  2. Rezvani, pág. 588
  3. Ibn Hayar ‘Asqalani, Fath al-Bari, tomo 8, pág. 124
  4. Shahrestani, al-Milal wa al-Nihal, tomo 1, pág. 129
  5. Tabari, Tarij Tabari, tomo 3, pág. 186
  6. Suyuti, Tarij al-Julafa, pág. 243
  7. Belazari, Ansab al-Ashraf, tomo 2, pág. 184
  8. Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahyul Balaga, tomo 4, pág. 57

Bibliografía

  • Sagrado Corán.
  • Belazari, Ahmad, Ansab al-Ashraf, Cairo, 1959.
  • Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahyul Balaga, Cairo, 1967.
  • Rezvani, Ali Asqar, Shi’e Shenasi va Pasoje Shibahat, Teherán, 1384 S.
  • Tureihi, Fajr al-Din, Mayma’ al-Bahrain, Teherán, 1375 S.