prioridad: a, calidad: c
sin navbox

Satanás

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar
Para otras acepciones, véase Demonio (desambiguación)

Satanás (en árabe: شیطان), o demonio se refiere a cualquier criatura viciosa que desobedece a Dios y engaña a la gente. Este término como un nombre propio, a veces se refiere a Iblis, que es el nombre de un genio que se abstuvo de prosternase ante Adán (P) y fue maldecido por Dios.

La palabra "Shaytan" (Satanás) y su forma plural, "Shayatin", se ha usado 88 veces en el Corán en muchos casos de los cuales se refieren a Iblis.

Según los teólogos musulmanes, Satanás no puede forzar a nadie a cometer pecados. Lo único que hace es invitar a los seres humanos a quebrantar las Leyes Divinas o guiarlos hacia lo incorrecto. De acuerdo con las aleyas del Corán, el destino de Satanás y sus seguidores será el infierno.

Terminología

Con respecto a la raíz del término Satanás existen diferentes puntos de vista entre los terminólogos. Algunos lo consideran como meramente una palabra de origen árabe, y otros sostienen que es un término derivado de otros idiomas.

El primer grupo cree que la raíz de la palabra árabe “Shaytan” significa “lejanía” o “quema”;[1] mientras que el segundo grupo cree que este término se deriva de la palabra hebrea "hâshtatîn", que significa el conflicto y la hostilidad.[2]

También existe la posibilidad de que este término hubiese provenido de la palabra griega Titan.

Satanás en el Corán

El término Shaytan ha sido mencionado 88 veces en el Corán, 64 veces en forma singular y definido, y 6 veces en forma indefinida singular y 18 veces en forma plural. Este número también es igual al número del término “ángel” en el Corán. [3]
El Corán introduce a Satanás como un ser totalmente independiente del hombre; y como es de los genios, es creado del fuego (a diferencia del hombre que es creado de la tierra).

Algunos estudiosos, basándose en las evidencias extraídas de la teología islámica, creen que Satanás puede adoptar cualquier forma excepto la de los Profetas e Imames (P).
Dios, el Altísimo a través de muchas aleyas recuerda al hombre el peligro de Satanás y le aconseja que tenga cuidado para que las tentaciones satánicas no lo desvíen del camino de la verdad y la obediencia. El Corán presenta a Satanás como el enemigo de la humanidad:

En verdad, Satanás en un enemigo para vosotros, así pues, tenedle por enemigo. En verdad, él invita a sus partidarios a que sean gente para el Fuego flamígero. (Corán, 35: 6)

También dice en la Sura al-Kahf:

Y (recuerda) cuando dijimos a los ángeles: «Prosternaos ante Adán» y todos se prosternaron excepto Iblís que era uno de los genios y desobedeció la orden de su Señor. ¿Vais a tomarle, a él y a su descendencia, que son vuestros enemigos, como protectores en Mi lugar? ¡Qué mal cambio hacen los opresores! (Corán, 18: 50)

Según el Corán, después de que Satanás engaña a las personas, las deja caer en los castigos y las consecuencias de lo que han hecho:

Su ejemplo es semejante a cuando Satanás dice al ser humano: «¡No creas!» y cuando descree, dice: «En verdad, me aparto de ti. En verdad, yo temo a Dios, Señor del Universo.» (Corán, 56: 16)
Y (recuerda) cuando Satanás les adornó sus actos y les dijo: “Nadie podrá venceros hoy y yo estaré con vosotros.” Pero cuando los dos ejércitos se avistaron se echó atrás y dijo: «Me aparto de vosotros. En verdad, veo lo que vosotros no veis y, en verdad, temo a Dios, pues Dios es severo castigando.» (Corán, 8: 48)

De acuerdo con algunas aleyas, Satanás es un ser invisible que puede ver a los seres humanos, a pesar de que el hombre no lo pueda ver:

¡Oh, hijos de Adán! ¡No permitáis que Satanás os engañe, igual que hizo salir a vuestros padres del Paraíso, despojándoles de sus vestiduras para que ambos vieran su propia desnudez! En verdad, él y los secuaces os ven desde donde vosotros no les veis. En verdad, Nosotros pusimos a los demonios como tutores de aquellos que no tienen fe. (Corán, 7: 27)

Es de hacer notar que el poder de satanás es limitado y no tiene ningún efecto sobre la naturaleza del ser humano. En otras palabras, sólo es capaz de tentar al hombre al pecado siendo incapaz de obligarlo o imponerle algo.

Relación entre Satanás e Iblis

Satanás es un nombre común, mientras que Iblis es un nombre propio. En otras palabras, el término Satanás se usa para referirse a todos los demonios, ya sea humano o genios como Satanás (Shaytan), Pero Iblis es el nombre propio de un genio que desobedeció a Dios y fue maldecido por Él.[4]
Desde el punto de vista de la teología islámica, Iblis y su ejército de demonios no tienen poder para modificar el mundo y la creación.

Satanás en las narraciones islámicas

En el volumen 60 del libro Bihar al-Anwar se han mencionado 177 historias y hadices sobre Satanás e Iblis. En estas historias, se menciona la historia de Satanás en relación con algunos profetas e Imames, entre ellos, el Profeta Muhammad (PBD)[5], Nuh (Noé) [6], Sulayman (Salomón) [7], Zul-Kifl (Ezequiel) [8], Adán [9], Ayub (Job) [10], Ibrahim (Abraham) [11], Yahya (Juan) [12], Musa (Moisés) [13], Isa (Jesús) [14] y el Imam Alí (P) [15].

En algunos hadices, se ha recomendado pronunciar el nombre de Dios (Allah) y la frase Bismillah (بسم الله) al inicio de algunas acciones como comer, hacer la ablución, rezar, viajar y realizar relaciones sexuales, con el fin de alejar a Satanás durante estas acciones. [16]

En algunas otras narraciones, la invención de algunos pecados como la música prohibida y la sodomía se atribuye a Iblis. [17]

En un discurso, el Imam Alí (P) menciona ciertas características de Satanás tales como la envidia, el chisme, la maledicencia, el orgullo y la codicia.[18]

Según algunos estudiosos, el término “Shaytan” se interpreta en algunos hadices como una metáfora para referirse a bacterias. Puesto que la gente de aquel entonces no podía concebir el significado de bacteria, algunas narraciones que hablan acerca de la higiene, se han referido a estos microorganismos como demonios invisibles. [19]

La naturaleza de Satanás

Con respecto a la naturaleza de Satanás hay diferentes puntos de vista entre los estudiosos musulmanes. Algunos creen que es la misma fuerza instintiva en los seres humanos que los conduce al mal.[20] De acuerdo con el Corán Satanás es claramente un ser real y no imaginario; y es diferente a la fuerza innata que conduce al hombre hacia el mal y el pecado. Sobre la base de algunos versículos coránicos, se puede concluir que Adán y Eva conocían a Satanás y hablaron con él.

Del mismo modo, en algunos hadices se ha hablado sobre las conversaciones de Satanás con profetas como Noé y Abraham (P).[21] Según el Corán y los hadices, Iblis tiene un ejército y un partido.[22]
Con respecto a la naturaleza de Satanás, la mayoría de los estudiosos consideran que no es de los ángeles sino de los genios, y que su cuerpo es creado de fuego.

Las características de Satanás

El Corán ha mencionado las siguientes características para Satanás:

  • arrogante
  • incrédulo
  • ingrato
  • pecador
  • desobediente
  • rebelde y tirano
  • reprochado
  • alejado
  • maldecido
  • enemigo obvio de la gente
  • engañador
  • humillante
  • El mal compañero
  • mentiroso
  • seductor

Debates teológicos acerca de la filosofía de la creación de Satanás

De acuerdo con los versos coránicos, Iblis desobedeció la orden de Dios con respecto a la prosternación ante el hombre y por lo tanto fue maldecido y alejado de su posición celestial. A continuación, pidió a Dios que le concediese un indulto hasta la Resurrección, y Dios le dio un indulto.

Al respecto, surge una pregunta entre los teólogos: ¿Por qué Dios creó a una criatura malvada como Satanás y le dio indulto para que pudiese tentar y extraviar a la gente? Los filósofos, teólogos y exégetas han tratado de encontrar respuestas y explicaciones para esta cuestión, cada uno de acuerdo a sus propios principios y doctrinas. A continuación se mencionan algunas de estas explicaciones:

Satanás no fue creado como una criatura malvada

En la opinión de los filósofos y teólogos, Dios no creó a Satanás como un ser malvado. Según los hadices, al principio, Satanás era un ser obediente y adorador y había estado durante mucho tiempo en el mismo nivel que los ángeles de Dios. Sin embargo, como tuvo libre albedrio, eligió rebelarse contra Dios por su orgullo y tomó el camino desviado. Su naturaleza no era la maldad absoluta, pero, los malos aspectos de su ser dominaron sobre sus buenos aspectos. [23]

La creación de Satanás como una prueba divina para el ser humano

El objetivo de la creación de Satanás, según los teólogos, es poner al hombre a prueba. Dios prueba la fe de la gente a través de las tentaciones de Satanás. En otras palabras, la buena conducta del hombre, su piedad y su resistencia contra el pecado no tendrían sentido sin la creación de Satanás.

El alcance de las actividades Satanás

En varios versículos del Corán, la influencia y los trucos de Satanás, se consideran débiles:

Ciertamente, la intriga de Satanás es débil. (Corán, 4: 76)

Iblis y su ejército no tienen ninguna autoridad para modificar la creación del universo ni pueden forzar a los seres a cometer algún pecado.[24]

Conocimiento de lo oculto

Iblis, los demonios y los genios no pueden conocer los secretos del mundo. Ellos no tienen acceso al conocimiento de lo oculto, no reciben ninguna revelación celestial, ni tampoco tienen información sobre el futuro del hombre.

En la historia de la muerte del Profeta Salomón (P), leemos en el Corán que los genios no se dieron cuenta de su muerte y siguieron trabajando para él hasta que su cuerpo cayó al suelo. De hecho, si ellos lo hubieran sabido antes, habrían dejado de trabajar.[25]

Disfrazarse en forma de otras criaturas

Según algunos hadices, Satanás puede aparecer en forma de otras criaturas a excepción de los Profetas e Imames (P).[26] En la historia del Islam, se han mencionado algunos casos en los que Satanás apareció en forma disfrazada para presenciarse en algunos acontecimientos, entre ellos:

Los objetivos y métodos de Satanás

De acuerdo con el Corán, los principales métodos que aplica Satanás para extraviar al hombre son los siguientes:

  • Crear rencor y hostilidad;
  • Evitar el recuerdo de Dios y pensar en Él;
  • Crear tristeza y depresión en la gente;
  • Preocupar a la gente con el temor a la pobreza y las dificultades mundanas;
  • Embellecer los pecados, así como las tentaciones y las acciones erróneas;
  • La estimulación de los enormes deseos;
  • La promoción de la prostitución, la idolatría, la corrupción y el mal;
  • Fomentar la brujería;
  • Provocar la envidia;

El destino de Satanás y su ejército

Según el Sagrado Corán, el destino de Satanás y sus seguidores es el fuego del infierno. De acuerdo con algunos versículos, el Día de la Resurrección, después del juicio divino, Iblis declarará su absolución con respecto a los pecados de sus seguidores, y declarará que cada uno de ellos es culpable de sus propias acciones.[28]

Notas

  1. Raqib Isfahani, Mufradat, pág. 267
  2. Jaza’eli, pág. 78
  3. Mostafavi, tomo 4, pág. 61-63
  4. Makarem Shirazi, Tafsir Nemune, tomo 29, pág. 192
  5. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 6, 14, 51, 72, 80, 82, 98, 174, 175, 176 y 177
  6. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 66, 67, 111, 112, 113, 170
  7. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 1, 2, 167
  8. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz:5
  9. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 8, 16, 45, 46, 48, 110, 161 7 173
  10. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 17 y 18
  11. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 44
  12. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 5, 70 y 71
  13. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 114, 134
  14. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 83 y 115
  15. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 43, 50, 81, 125 y 147
  16. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 19, 24 y 27
  17. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 101 y 166
  18. Nahyul Balaga, sermón 192
  19. Bihar al-Anwar, tomo 60, capítulo Iblis, hadiz: 15 y 30
  20. al-Mizan, tomo 8, pág. 37
  21. Yame’ al-Bayan, tomo 23, pág. 97
  22. Sura al-Isra, aleya 46
  23. al-Mizan, tomo 8, pág. 37
  24. al-Mizan, tomo 13, pág. 326
  25. Corán, 34: 14
  26. al-Mizan, tomo 8, pág. 62; Tafsir Nemune, tomo 7, pág. 202
  27. Tabarsi, Mayma’ al-Bayan, tomo 4, pág. 441
  28. Corán, 14: 22

Bibliografía

  • Jaza’eli, Muhammad, A’lam Qor’an, Teherán, 1378 S.
  • Makarem Shirazi, Naser, Tafsir Nemune, Teheran, 1375 S.
  • Maylisi, Muhammad Baqir, Bihar al-Anwar, Beirut, Dar Ihya Turas Arabi, 1403 H.
  • Raqib Isfahani, Husein, al-Mufradat Fi Qarib Qur’an, 1404 H.
  • Tabari, Yame al-Bayan, Beirut, dar al-Fikr.
  • Tabataba’i, Sayyed Muhammad Husain, al-Mizan, Qom, 1374 S.
  • Turaihi, Fajr al-Din, Mayma’ al-Bahrain, Teheran, 1375 S.