sin enlace
sin foto
sin categoría
sin ficha
sin navbox
sin redirección
sin referencias

Profeta Hud (P)

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar
Profeta Shu'aib (P)
Grave of HUD & SALEH .jpg

la tumba atribuida al Profeta Hud (P), Wadi al-Salam, Nayaf
Nombre de su comunidad: Pueblo de 'Ad
Profeta anterior: Profeta Noé (P)
Profeta siguiente: Profeta Salih (P)
Religión: Monoteísta
Repeticiones en el Corán: 7

Hūd (P) (en árabe: هود) fue el profeta del pueblo de 'Ad y su nombre se ha mencionado siete veces en el Corán y una sura del Corán lleva su nombre. Se considera entre los descendientes del profeta Noé (P) y fue enviado a la gente de 'Ad para invitarlos al monoteísmo.
La gente de 'Ad fue el primer pueblo después del pueblo de Noé (P) y el diluvio. Ellos se convirtieron en politeístas a pesar de tener muchas bendiciones y, por lo tanto, fueron castigados por Dios. De la gente de 'Ad, solo el profeta Hud (P) y algunos creyentes sobrevivieron. Algunos afirmaron que la historia de Hud (P) y su gente no se ha mencionado en ninguno de los libros divinos y solo el Corán la ha mencionado.

Introducción y linaje

El Profeta Hud (P) fue uno de los veintiséis profetas cuyos nombres se han mencionado en el Corán.[1] Dios lo mencionó 7 veces en el Corán.[2]
Hud (P) estaba entre los descendientes de Noé (P). Su linaje se remonta a Noé (P) a través de las siguientes personas:
Hud hijo de 'Abd Allah, hijo de Riyah (o Ribah), hijo de Halut (Julud), hijo de 'Ad, hijo de Aws (Uz), hijo de Aram, hijo de Sam, hijo de Noé (P).[3]
En el libro de Qisas al-Anbia, Abd al-Wahhab al-Nayyar afirma que con respecto a la relación entre el Profeta Hud (P) y el Profeta Abraham (P), el linaje mencionado es el más aceptable.[4] Ibn Kazir también afirma que Hud (P) era hijo de Shalaj, hijo de Arpajshad, hijo de Sam, hijo de Noé (P).[5]
Hud (P) vivía entre la gente de 'Ad en la tierra de Ahqaf.[6] Según los hadices, su conducta era como la de Adán (P) o su antepasado, Noé (P).[7] Algunos afirmaron que Hud (P) fue el primer profeta que habló en árabe.[8]

Profecía

Algunas fuentes se refirieron a los hadices y creen que el profeta Hud (P) fue elegido para ser profeta a la edad de 40 años.[9] Dios le dio la misión de invitar a su pueblo a adorar a Dios.[10] Fue el segundo profeta elegido para luchar contra el politeísmo de su pueblo.[11]
Algunos mencionaron que la gente de 'Ad fue la primera comunidad que se convirtió en idolatra después del Gran Diluvio.[12] Ellos adoraban ídolos homónimos de los del pueblo de Noé (P).[13] Por lo tanto, Dios eligió a una persona de entre ellos para la profecía, llamada Hud (P); y le ordenó que invitara a su pueblo a obedecer a Dios.[14]
Basado en los versículos del Corán, a pesar de que Hud (P) mostró a su pueblo algunos milagros para probar su profecía, ellos no creyeron en él y le pidieron otros milagros para probar su profecía.[15] Le dijeron a Hud (P), "debido a tu desobediencia, nuestros dioses te han vuelto loco y estúpido".[16]
Basado en hadices, algunos narraron que Hud (P) advirtió a su pueblo que no insistiera en su incredulidad como el pueblo de Noé (P), porque de la misma manera que Noé (P) le pidió a Dios que castigara a su pueblo, él también le pediría a Dios que castigara a su pueblo. La gente de Hud (P) le dijo, "los dioses de la gente de Noé (P) eran débiles, pero nuestros dioses son poderosos como nosotros y tu Dios no puede infligirnos ningún daño".[17]
Algunos mencionaron que el Profeta Hud (P) estaba a cargo de predicar a su pueblo durante 760 años, pero siempre lo negaron y se burlaron de él.[18]

Pueblo de 'Ad

La gente de 'Ad eran descendientes de 'Ad Ibn 'Aws (Uz) y son considerados los primeros antepasados de los árabes.[19] En los libros históricos, no hay menciones sobre ellos, excepto algunas historias vagas y poco fiables.[20] Algunos investigadores afirmaron que la historia de la gente de 'Ad y el profeta Hud (P) no se ha mencionado en ninguno de los libros divinos y solo el Corán la ha mencionado.[21] El Corán dice sobre la invitación del Profeta Hud:

Y A (la tribu de) Aad (enviamos a) su hermano Hud. Dijo: ¡Oh pueblo mío! ¡Adorad (sólo) a Dios: no tenéis más deidad que Él. (Pues ahora,) no hacéis sino inventar mentiras! ¡Oh pueblo mío! No os pido recompensa por este (mensaje): mi recompensa incumbe sólo a Aquel que me creó. ¿Es que no vais a usar vuestra razón? ¡Oh pueblo mío, pedid perdón a vuestro Sustentador por vuestros pecados y luego volvéos a Él arrepentidos (entonces) Él derramará sobre vosotros bendiciones del cielo en abundancia, y añadirá fuerza a vuestra fuerza: pero no os apartéis (de mí) como gentes hundidas en el pecado! Dijeron: ¡Oh Hud! ¡No nos has traído ninguna prueba clara (de que eres un profeta) y no vamos a dejar a nuestros dioses sólo porque tú lo digas, y más aún cuando no creemos en ti. No (se nos ocurre) decir sino que uno de nuestros dioses te ha afligido con algún mal! (Hud) respondió: Él dijo: Pongo a Dios por testigo y sed testigos vosotros de que yo repudio lo que vosotros adoráis como socios de Dios. (Corán, 11: 50-57)

Según las aleyas del Corán, la gente de ‘Ad eran personas de cuerpos grandes y altas.[22] Hud (P) y su tribu habitaron en la tierra de Ahqaf.[23] Algunos consideran que Ahqaf estaba en el sur de la Península Arábiga y otros creen que era una región entre Yemen y Omán.[24] Según algunos comentaristas, el pueblo de ‘Ad tuvo una buena civilización y ciudades prósperas.[25]

Castigo divino de su pueblo

Después de la desobediencia de la gente de 'Ad y la petición del Profeta Hud (P) de su castigo,[26] por la voluntad de Dios, no llovió durante siete años en la tierra de Ahqaf, que era una tierra verde y productiva y debido a esto, los habitantes de esta región sufrieron hambre.[27] Entonces, Dios envió una nube negra para castigarlos. Un vendaval frio comenzó a soplar sobre ellos que fue tan poderoso que los levantó del suelo al aire como troncos de palmera y dejó caer sus cadáveres al suelo.[28] El Corán dice a este respecto:

y los 'Aad fueron destruidos por un rugiente vendaval, que Él desató contra ellos durante siete noches y ocho días sin parar, hasta que al final podía verse a aquella gente tendida (sin vida), como troncos huecos de palmera (arrancados). (Corán, 69: 5-7)

Esta tormenta mató a toda la gente de 'Ad. De entre ellos, solo el Profeta Hud (P) y sus compañeros sobrevivieron.[29] Ellos se habían refugiado en un hoyo por orden de Dios.[30]

Lugar de entierro

Existen diferentes informes sobre el lugar de entierro del Profeta Hud (P):

  • En el cementerio de Wadi al-Salam en Nayaf hay una tumba atribuida al profeta Hud (P). [31]
  • Según Ibn Qutaibah, el Profeta Hud (P) y sus seguidores fueron a La Meca y residieron allí hasta el final de sus vidas y posiblemente fue enterrado en La Meca. [32]
  • También se dice que fue enterrado en Damasco o Homs, Siria.[33]

Notas

  1. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 49
  2. ver: Corán, 7:65; 11:50, 53, 58, 60, 89; 26: 134
  3. Yazā'irī, al-Nūr al-mubīn, p. 135; Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 49
  4. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 50
  5. Ibn Kathīr, Qiṣaṣ al-anbīyā', p. 93
  6. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 50; Yazā'irī, al-Nūr al-mubīn, pág. 135; Ibn Kathīr, Qiṣaṣ al-anbīyā', pág. 93
  7. Rāwandī, Qiṣaṣ al-anbīyā', vol. 1, pág. 268
  8. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 49
  9. Rāwandī, Qiṣaṣ al-anbīyā', vol. 1, pág. 273
  10. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 50-51; Ibn Kathīr, Qiṣaṣ al-anbīyā', pág. 93; Rāwandī, Qiṣaṣ al-anbīyā', vol. 1, pág. 273
  11. Ṭabāṭabāyī, Tārīj al-anbīyā', pág. 87-88; Jawādī Āmulī, Tafsīr mawḍū'ī, vol. 6, pág. 290-291
  12. Ibn Kathīr, Qiṣaṣ al-anbīyā', p. 93
  13. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 51
  14. Nayyār, Qiṣāṣ al-anbīyā', pág. 51-53; Ibn Kathīr, Qiṣaṣ al-anbīyā', pág. 97; Rāwandī, Qiṣaṣ al-anbīyā', vol. 1, pág. 135
  15. ver: Corán, 11:53
  16. ver: Corán, 11:54
  17. Rāwandī, Qiṣaṣ al-anbīyā', vol. 1, pág. 274
  18. Rāwandī, Qiṣaṣ al-anbīyā', vol. 1, pág. 274
  19. Ibn Kathīr, Qiṣaṣ al-anbīyā', p. 93; Fajr al-Rāzī, Mafātīḥ al-qayb, vol. 31, pág. 142
  20. Ṭabāṭabāyī, Tārīj al-anbīyā', pág. 86
  21. Nayyār, Qaṣāṣ al-anbīyā', pág. 49
  22. Véase: Surah Qamar, versículo 20; Sura Al-A’raf, versículo 69
  23. Yazaeri, Al-Nur Al-Mubin, 1381 AH, página 135
  24. Tabatabai, Al-Mizan, 1390 H, volumen 18, página 210
  25. Tabatabai, Al-Mizan, 1390 H, volumen 18, página 456;Makarem, Tafsir Nomoneh, 1992, volumen 26, página 452
  26. ver: Corán, 7:70; ver: Corán, 7:71
  27. Yazā'irī, al-Nūr al-mubīn, p. 136
  28. ver: Corán, 54: 18-21
  29. ver: Corán, 7:72; 11:58; 69: 6-8
  30. Yazā'irī, al-Nūr al-mubīn, p. 136
  31. Qaedan, Atabat Alayat Iraq, 2008, página 50
  32. Ibn Qutaybah, Al-Ma’arif, 1992, página 28
  33. Fehri Zanyani, 1397, página 24

Bibliografía

  • Fajr al-Rāzī, Muḥammad Ibn 'Umar, Mafātīḥ al-qaib. Beirut: Dār Iḥyā' al-Turāth al-'Arabī, 1420 H.
  • Ibn Qutaybah, Abdullah bin Muslim, Al-Ma'arif, El Cairo, 1992.
  • Ibn Kathīr, Ismā'īl Ibn 'Umar. Qiṣaṣ al-anbīyā'. Editado por Muṣṭafā 'Abd al-Wāḥid. Cuarta edición. Beirut: Mu'assisat 'Ulūm al-Qur'ān, 1411 H.
  • Jawādī Āmulī, 'Abd Allāh. Tafsīr mawḍū'ī Qur'ān. Qom: Nashr Asrā', 1391 S.
  • Yazā'irī, Ni'mat Allāh Ibn 'Abd Allāh. Al-Nūr al-mubīn fī Qiṣaṣ al-anbīyā' wa l-mursalīn. Editado por Aḥmad Sayyāḥ. Teherán: Farḥān, 1381 S.
  • Nayyār, 'Abd al-Wahhāb, Qaṣāṣ al-anbīyā'. Novena edición. Beirut: Dār Iḥyā' al-Turāth al-'Arabī, 1406 H.
  • Rawandī, Quṭb al-Dīn Sa'īd Ibn Hibat Allāh. Qiṣaṣ al-anbīyā'. Editado por 'Abd al-Ḥalīm al-Ḥillī. Qom: Maktabat al-'Allāma al-Majlisī, 1430 H.
  • Ṭabāṭabāyī, Muḥammad Ḥusayn. Tārīj al-anbīyā'. Editado por Qāsim Hāshimī. Beirut: Mu'assisat al-A'lamī li-l-Maṭbū'āt, 1423 H.
  • Makarem Shirazi, Nasser, Tafsir Nemune, Qom, 1995.