prioridad: b, calidad: b
sin navbox

Fabricación de hadices

De WikiShia
Saltar a: navegación, buscar


La fabricación de hadices (en árabe: جعل الحديث) se refiere al acto de falsificar, alterar o fabricar un hadiz y atribuirlo al Profeta (PBD) o a los Imames infalibles (P). En la historia del Islam este acto ha ocurrido en la forma de fabricar un hadiz completo, cambiar algunas palabras de un hadiz, alterar su redacción o eliminar algunas partes de una narración. Este fenómeno comenzó en la época del Profeta (PBD) y se extendió durante el gobierno de Mu'awiya y los califas omeyas.

Entre las motivaciones y los propósitos de la fabricación de hadices se encuentran omitir las virtudes del Imam Ali (P), legitimar el gobierno de Mu'awiya, el sectarismo, privar a Ahlul-Bait (P) de su posición y rechazar algunos hadices auténticos.

Según la opinión de los eruditos shiítas, Abu Hurayra, Ka'b al-Ahbar, Ubayy Ibn Ka'b e Ibn Abi al-'Awya' estaban entre los falsificadores de hadices.

Definición

Un hadiz fabricado es un hadiz falso que se atribuye, intencionalmente o por error, al Profeta (PBD) o a los Imames infalibles (P). La fabricación de hadiz no se refiere solamente a la invención de los hadices falsos sino que también se refiere a la eliminación de una parte de un hadiz, o agregar algo al mismo.[1] Entre los signos de un hadiz falsificado está su incompatibilidad con la razón, el Corán o un principio fundamental de la religión.[2]

Tipos

La fabricación de hadices ha tenido diferentes tipos. En algunos casos, se fabricó un hadiz completo y luego fue atribuido al Profeta (PBD) o a un Imam Infalible (P). A veces, se agregaron ciertas palabras u oraciones a un hadiz existente y, a veces, se cambiaron las palabras de un hadiz existente.
Los hadices fabricados se han infiltrado en las fuentes de hadices sunitas con respecto a asuntos doctrinales, éticos, históricos, entre otros. [3] Un ejemplo de adición de palabras es la fabricación del siguiente hadiz por el califa abasida Mansur Dawaniqi. Este hadiz fue un dicho del Profeta Muhammad (PBD) sobre el Mahdi prometido. El hadiz original decía:

"Dios levantará a un hombre de mi familia, cuyo nombre es mi nombre".[4]

Mansur añadió las siguientes palabras a este hadiz:

"... y el nombre de su padre es el nombre de mi padre"

De este modo Mansur intentaba presentar a su propio hijo llamado Muhammad como el Mahdi prometido, porque el nombre verdadero de Mansur era Abd Allah, como el del padre del Profeta (PBD). [5]
Un ejemplo muy evidente de la fabricación de un hadiz completo es el hadiz que fue fabricado por Abu Bakr en su debate contra Fatima al-Zahra (P) con el fin de justificar la confiscación de Fadak. En los libros Sahih al-Muslim[6] y Sahih al-Bujari [7], unos de los más auténticos libros de hadices sunitas, se ha mencionado una narración trasmitida por Aisha donde ella relata:

Fátima (P), la hija del Profeta (PBD) envió a una persona ante Abu Bakr con el fin de solicitarle la herencia que el Profeta Muhammad (PBD) le había dejado de las propiedades de Fadak y el resto del Jums de las tierras de Jaybar. Como respuesta, Abu Bakr le dijo a Fátima (P): "He oído al Profeta Muhammad (PBD) diciendo: Nosotros, los Profetas (P) no dejamos ninguna herencia, y todo lo que dejamos es una limosna.” Luego, Abu Bakr añadió: “La familia del Profeta (PBD) tiene una porción determinada de esta propiedad; [al igual que otros musulmanes] y yo nunca voy a cambiar el uso de la limosna, y voy a hacer con ella lo mismo que hacia el Profeta (PBD) con la limosna en vida.” De esta manera, Abu Bakr se negó a cumplir la petición de Fátima (P). Por lo tanto, Fátima (P) se enfadó con Abu Bakr, se alejó de él y más nunca volvió a hablarle; hasta el momento de su fallecimiento.[8]

Entonces, la Señora Fátima (P) respondió que Fadak no era una herencia; sino que le fue dado como regalo por parte de su padre, y además de ello, rechazó lo que Abu Bakr le atribuía al Profeta Muhammad (PBD) trayendo argumentos claros y evidentes. Mediante algunas aleyas del Corán, ella demostró que este hadiz era falso y fabricado. Se ha narrado que ella se refirió a la siguiente aleya para demostrar que el hadiz mencionado por Abu Bakr contradecía explícitamente el sagrado Corán:

“Y Salomón heredó a David” [9]

y también se referio a la Súplica del Profeta Zacarias en la Sura Maryam, donde dijo a Dios:

“¡Concédeme, pues, de Tu gracia, el regalo de un sucesor, que herede de mí y de la familia de Jacob” [10]

Un ejemplo de fabricación mediante el cambio de la redacción de un hadiz es el siguiente hadiz del Profeta Muhammad (PBD):
El hadiz original:

اذا رَأَيتُم مُعاوِيَةَ عَلى مِنبَري فَاقتُلوهُ” (Cuando veáis a Mu'awiya hablando sobre mi púlpito, matadlo).[11]

El hadiz falsificado:

اذا رَأَيتُم مُعاوِيَةَ عَلى مِنبَري فاقبَلِوه” (Cuando veáis a Mu'awiya hablando sobre mi púlpito, aceptadlo([12]

De hecho, puesto que en árabe, la palabra “matadlo” se escribe en una forma muy parecida a “aceptadlo”, Mu'awiya cambió este hadiz en su propio favor.
La falsificación ha ocurrido también en la cadena de transmisión de algunos hadices, donde una persona ha mencionado a si misma (o a otra persona) en lugar del transmisor real de un hadiz en la cadena de sus transmisores.

Historia

El fenómeno de la fabricación de hadices parece haber comenzado durante la vida del Profeta (PBD). Según los informes, el Profeta (PBD) advirtió que quien le atribuyera algo falso, merece el infierno.[13] En las fuentes históricas y de hadices se encuentran ejemplos de hadices fabricados durante la época del Profeta (PBD).[14]
La fabricación de hadices continuó durante la época de los primeros califas sunitas con el fin de dar legitimidad a su califato, y aumentó significativamente en la época de Mu'awiya.[15] Según Ibn Abi al-Hadid, Mu'awiya sobornaba y alentaba a los transmisores de hadices para que falsificasen hadices a favor de Uzman y otros califas sunitas y en contra del Imam Ali (P) y su familia.[16]
Se ha narrado que después del evento de Saqifa, los partidarios de Abu Bakr fabricaron numerosos hadices a favor de Abu Bakr y los atribuyeron al Profeta (PBD) con el fin de justificar su califato.[17]

Motivaciones para la fabricación de hadices

La fabricación de hadices se realizó con varias motivaciones, algunas de las cuales son las siguientes:

  • Ocultar las Virtudes del Imam Alí (P):

Se dice que el Imam Ali (P) fue la persona contra la cual se forjaron numerosos hadices.[18] Ibn Abi al-Hadid narra que Mu'awiya encargó a un grupo de transmisores de hadices la tarea de falsificar hadices contra el Imam Ali (P).[19] También pidió a sus gobernadores que alentasen a la gente a forjar hadices en elogio de los primeros tres califas sunitas y otros compañeros del Profeta (PBD), de modo que no se notasen las virtudes del Imam Ali (P). Es por lo tanto que en las fuentes sunitas, por cada virtud del Imam Ali (P) existen narraciones fabricadas acerca de las virtudes de los primeros tres califas sunitas.[20]
Durante el período omeya, Mu'awiya prohibió la transmisión de las virtudes del Imam Alí (P) y castigaba a las personas que las narraban. Según al-Mada'ini, un historiador del siglo IX, Mu'awiya escribió a sus agentes y gobernadores que la vida y las propiedades de cualquiera que narrara algo sobre las virtudes de Alí (P) y su familia no estarían protegidas. Del mismo modo, narrar hadices del Imam Alí (P), y nombrar a los hijos con el nombre de “Alí” fueron prohibidos en su tiempo.

  • Legitimación de los califas sunitas:

Según algunos eruditos, los omeyas y los califas abasidas falsificaban hadices en elogio a sus figuras prominentes o para afirmar que su gobierno estaba respaldado por el Profeta (PBD). Por ejemplo, en uno de estos hadices falsificados, las siguientes palabras se atribuyen al Profeta (PBD):

"El califato estará entre los hijos de mi tío (Abbas)".[21]
  • Surgimiento de diferentes sectas en el Islam:

Los seguidores de diferentes sectas surgidas en el Islam a veces usaban cualquier cosa, incluidos hadices falsificados, para respaldar sus creencias.[22]

  • Difamación del Islam,
  • Crear división entre los musulmanes,
  • Elogiar y llamar la atención de los gobernantes,
  • Justificar los actos de los califas sunitas.

Consecuencias

Algunas de las consecuencias de la fabricación de hadices son las siguientes:

  • Dificultad para distinguir hadices auténticos de los inventados.
  • Poner en duda la autenticidad de algunos hadices auténticos:

Algunos han usado la existencia de hadices fabricados como pretexto para dudar de la autenticidad de algunos hadices fiables.

Los fabricantes de hadices atribuían los dichos falsos a los Imames Infalibles (P) con el fin de alejar a la gente de ellos. También existen hadices falsos que fueron forjados por los que exageraban con respecto a la posición del Imamato (Qulat).

Desarrollo de la ciencia de Riyal

La fabricación de hadices condujo al desarrollo de la ciencia de Riyal, que analiza la fiabilidad de los transmisores de hadices y la autenticidad de los textos de hadices.[23]

Falsificadores de hadices

'Allama Amini ha mencionado en su libro al-Qadir los nombres de unos setecientos falsificadores de hadices junto con algunas de sus hadices falsos. Se dice que algunos de estos fabricantes han falsificado más de mil hadices.[24] Esta sección de al-Qadir se ha publicado de forma independiente con el título «الوضّاعون و احادیثهم الموضوعة» (Los falsificadores y sus hadices falsificados). Entre los falsificadores de hadices destacados se encuentran:

En los libros de hadices, se pueden encontrar más de 5374 hadices narrados por él, mientras que estuvo con el Profeta (PBD) solo durante tres años. Es por eso que el Imam Ali (P) y algunos de los Compañeros del Profeta (PBD) se oponían a él. Incluso los califas sunitas como Umar y Uzman admitían que Abu Huraira no era fiable.[25] Aisha también lo criticaba diciendo: "Abu Huraira atribuye algunos hadices al Profeta (PBD) que nunca he escuchado de él".[26]
Su compañerismo con el Profeta (PBD) no duró más de 2 años, pero a pesar de este corto tiempo en las fuentes sunitas existen 5374 hadices atribuidos al Profeta (PBD) narrados por Abu Huraira. Lógicamente para poder narrar tantos hadices durante este tiempo, la persona debe haber escuchado y registrado 2 hadices cada día del Profeta (PBD) y también debe haber pasado todo tiempo junto al Profeta (PBD). Cabe destacar que Abu Huraira no era de los compañeros cercanos al Profeta (PBD). Incluso los compañeros cercanos al Profeta (PBD) quienes habían estado con él durante 23 años no han narrado tantos hadices de él y esto pone los hadices de Abu Huraira bajo cuestión.

Según Sayyed Murtada Askari, la mayoría de las leyendas judías y las alabanzas a la Gente del Libro y sus lugares sagrados ingresaron a fuentes musulmanas y libros de hadices a través de él.[27]

Ubayy Ibn Ka'b ha mencionado una serie de hadices sobre los méritos de recitar algunas suras coránicas, pero luego confesó que los había falsificado.[28]

  • Nuh Ibn Abi Maryam al-Marwazi:

El también fabricó una serie de hadices sobre los méritos de recitar varias suras y luego explicó que lo hizo porque la gente había abandonado el Corán y se había dirigido a Abu Hanifa.[29]

  • Ibn Abi al-Awya':

Se dice que Ibn Abi al-Awya' falsificó unos cuatro mil hadices.[30]

Véase también

Notas

  1. Mamqani, Miqbas Alhdayh, 1385 S, vol. 1, p. 292; Shahid Thani, Sharh al-Bada'iyya fi Alam al-Daraiyya, Bita, vol. 1, pág. 155
  2. Mamqani, Miqbas Alhdayh, 1385 S, vol. 1, p. 293
  3. Rafiei, 2005, p. 163
  4. Majlisi, Bihar Al-Anwar, 1403 H, vol. 51, p. 82
  5. Rafiei, 2005, p. 165; Shoushtari, Al-Ajbar Al-Dajila, 1415 H, pág.229.
  6. Muslim Ibn Hayya, Sahih Muslim, tomo 3, pág. 1380, hadiz 52
  7. Bujari, Sahih al-Bujari, tomo 4, pág. 1549, hadiz 3998
  8. Bujari, Sahih al-Bujari, tomo 4, pág. 1549, hadiz 3998; Muslim Ibn Hayya, Sahih Muslim, tomo 3, pág. 1380, hadiz 52
  9. Traducción de la aleya 16 de la Sura 27
  10. Corán: 19: 4-5
  11. Rafiei, 2005, pág. 166; Shoushtari, Al-Ajbar Al-Dajilah, 1415 H, págs. 230-231
  12. Jatib Baqdadi, Historia de Bagdad, Dar al-Kitab al-Almiyeh, vol. 1, p. 275
  13. Ver: Bujari, Sahih Al-Bujari, 1422 H, vol. 1, p. 33
  14. Por ejemplo, véase Ibn Sa'd, Al-Tabqat al-Kubra, 1410 H, vol. 7, págs. 44-45
  15. Rafiei, 2005, p. 60
  16. Véase: Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahj al-Balaqah, 1404 H, vol. 11, p. 45
  17. Véase Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahj al-Balaqah, 1404 H, vol. 11, p. 45
  18. Amini, al-Qadir, 1416 H, vol. 8, p. 55-56
  19. Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahyul-Balaga, 1404 H, vol. 4, p. 63
  20. Ibn Abi al-Hadid, Sharh Nahyul Balaga, 1404 H, vol. 11, p. 45
  21. Maruf Hassani, Al-Muzu’at, 1407 H, págs. 138-141
  22. Maruf Hassani, Al-Muzu'at, 1407 H, págs. 90-91
  23. Sobhani, págs. 25-26.
  24. Mesbah Yazdi, 2008, pág.305.
  25. Ibn Hazm, 1900, p. 275
  26. Ibn Qutaibah, 1406 H, p. 41
  27. Askari, 2003, Vol. 1, p. 484
  28. Qurtubi, 1985, vol. 1, p. 79
  29. Qurtubi, al-Jame al-ahkam, 1364 S, vol. 1, p. 78-79
  30. Bulazari, 1398 H, vol. 4, p. 96

Bibliografía

  • Allama Hil-li, Hassan Ibn Yusuf, Riyal, corregido por Muhammad Sadeq Bahr al-Ulum, Qom, Al-Sharif Al-Radi, 1402 H.
  • Amini, Abdul Hussein, Al-Qadir, Qom, Centro Al-Qadir, 1416 H.
  • Askari, Seyed Morteza, Naqsh a'eme dar ehyaye din, Teherán, 2003.
  • Bujari, Muhammad ibn Ismail, Sahih al-Bujari, investigación de Muhammad Zahir ibn Nasser al-Nasser, 1422 H.
  • Bulazari, Ahmad Ibn Yahya, Ansab al-Ashraf, Beirut, 1398.
  • Ibn Abi Al-Hadid, Sharh Nahy al-Balaqah, corregido por Muhammad Abu al-Fadl Ibrahim, Qom, 1404
  • Ibn Hazm, Ali Ibn Ahmad, Yawami' al-Sira, Egipto, Dar al-Ma'arif, 1900.
  • Ibn Jawzi, Abd al-Rahman ibn Ali, al-Muzu'at, investigación de Abd al-Rahman Muhammad ibn Uthman, 1966.
  • Ibn Qutaybah Dinawari, Abdullah Ibn Muslim, Ta'wil mujtalif al-Hadiz, Beirut, Dar Al-Kitab Al-Almiyeh, 1985.
  • Jatib Baqdadi, Ahmad Ibn Ali, Historia de Bagdad, investigación de Abdul Qadir Atta, Beirut, Dar al-Kitab al-Ilamiya.
  • Mamqani, Abdullah, Miqbas al-Hidaya, Qom, Dalil Ma, 2006.
  • Maruf Al-Hassani, Hashim, Al-Muzu'at fi al-Asar wa al-ajbar, Beirut, 1987/1407 H.
  • Mesbah Yazdi, Mohammad Taqi, Amuzeshe Aqa'ed, Qom, Dar al-Thaqalin, 1999.
  • Qurtubi, Mohammad Ibn Ahmad, yame al-ahkam Al-Quran, Teherán, 1985 H.
  • Rafiei Mohammadi, Nasser, Darsname Waz' hadiz, Qom, Centro Mundial de Ciencias Islámicas, 2005.
  • Shoushtari, Mohammad Taqi, Al-Ajbar al-Dajila, comentario de Ali Akbar Qaffari, Teherán, 1415 H.
  • Sobhani, Ja'far, Kul-liyat fi Ilm al-Riyal, Qom, Fundación de Publicaciones Islámicas.