Ayuno

De Wiki Shia
Saltar a: navegación, buscar
Islam
کتیبه مسجد.png

El ayuno (en árabe: صوم) es uno de los rituales obligatorios más importantes en el Islam. Durante el ayuno, el ayunante, con la intención de obedecer la orden de Dios, debe abstenerse de comer y beber desde el amanecer (el Azan del Alba) hasta la puesta del sol (el Azan del ocaso). Este acto es una de las diez obligaciones divinas conocidas como (Furu’ al-Din).
El ayuno es un medio para alcanzar la proximidad de Dios, aumentar la piedad, purificar el alma y el cuerpo, expiar los pecados cometidos y también, aprender el autocontrol y la paciencia. De acuerdo con la jurisprudencia islámica, el ayuno se clasifica en cuatro tipos: obligatorio, recomendable, desaconsejable y prohibido.
El ayuno del mes de Ramadán es considerado como uno de los pilares del Islam. Es obligatorio para todos los musulmanes maduros, cuerdos y saludables realizar el ayuno durante todos los días del mes de Ramadán. La aleya que declaró la obligación del ayuno fue revelada el 28 del mes de Sha'ban en el segundo año después de la hégira:

“¡Oh, los que creéis! Se os ha ordenado que ayunéis, de la misma manera que fue ordenado a quienes os precedieron. Quizás así seáis temerosos de Dios.” (Corán, 2: 183)

Significado

El ayuno consiste en abstenerse de cometer ciertos actos que invalidan el ayuno, desde el Azan del alba hasta el Azan del ocaso.

Historia del ayuno en otras religiones

El Corán expresa claramente que el ayuno se practicaba en diferentes religiones. Según las narraciones islámicas, el Profeta Adán (P) fue la primera persona que realizó un ayuno por primera vez.[1]
El ayuno también era una práctica común entre los judíos, y esto se ha mencionado en el Antiguo Testamento. El Profeta Moisés (P) antes de recibir las Tablas de la Ley realizó el ayuno durante cuarenta días en el Monte Sinaí; absteniéndose de beber y comer durante ese tiempo.
En el Judaísmo, el ayuno es considerado como uno de los rituales más comunes para adorar a Dios. También, hoy en día el ayuno es un acto religioso habitual entre los judíos y se practica de manera obligatoria u opcional.
De acuerdo con el Nuevo Testamento, María (P), la madre del Profeta Jesús (P) realizaba el ayuno; también el Profeta Jesús (P) solía ayunar y de hecho también recomendaba a sus compañeros que lo realizasen.[2]

El ayuno en el Islam

El ayuno se hizo obligatorio para los musulmanes el 28 del mes de Sha'ban del segundo año después de la hégira, trece días después de que la dirección de la Qibla fue cambiada hacia La Meca.[3] Sin embargo; el Profeta Muhammad (PBD) y sus compañeros realizaban el ayuno antes de este acontecimiento.
Durante los primeros años de la aparición del Islam, algunas de las reglas y condiciones del ayuno fueron cambiadas por la orden de Dios. Por ejemplo, antes, las relaciones sexuales se consideraban ilícitas durante todo el mes de Ramadán, incluso durante las noches de este mes, pero después de algún tiempo, tras la revelación de una aleya coránica, esta regla se cambió y a partir de entonces, las relaciones sexuales fueron permitidas durante las noches del mes de Ramadán.
Se ha narrado que algunos de los musulmanes preguntaron al Profeta Muhammad (PBD) por qué tenían que realizar el ayuno durante treinta días, y el Profeta (PBD) respondió:

"Porque cuando Adán (P) comió del árbol prohibido, esto se mantuvo en su cuerpo durante treinta días, entonces Dios obligó a sus hijos y descendientes a tolerar la sed y el hambre durante treinta días”.[4]

El ayuno en el Corán

El Sagrado Corán ha mencionado el ayuno en catorce aleyas. Las reglas acerca del ayuno se han mencionado en la Sura al-Bagara versículos 183, 184, 185 y 187. Además, el Sagrado Corán considera el ayuno como una expiación por los pecados y faltas (por ejemplo, por la indemnización de los errores cometidos durante los ritos del Hayy). En la Sura al-Ahzab, versículo 35, los hombres y mujeres que realizan el ayuno son considerados entre aquellos que son perdonados por Dios. También, en la Sura Maryam, versículo 26, leemos que Santa María (P) hizo una promesa de realizar un ayuno de silencio que consistía en no hablar por un período de tiempo.

El ayuno en los hadices

Los hadices islámicos han introducido el ayuno con las siguientes expresiones:

  • Uno de los cinco pilares del Islam[5]
  • El equilibrio entre las personas necesitadas y los ricos [6]
  • Un medio para probar la sinceridad de los musulmanes[7]
  • Una forma de Yihad [8]
  • El Azaque( Zakat) del cuerpo[9]
  • Algo que recuerda a la gente la sed y el hambre en el Día del Juicio[10]
  • Algo que rescata a la gente de hambre y sed en el Día del Juicio[11]
  • Un escudo contra el castigo en el más allá[12]
  • La felicidad en el Día de la Resurrección[13]
  • Un intercesor ante Dios para aquellos que realizan el ayuno
  • Una solución para las dificultades de este mundo y el más allá[14]
  • Un medicamento que trae la salud para el cuerpo [15]
  • Un componente para mejorar la memoria
  • Un escudo contra las calamidades del mundo[16]
  • Una obra que tranquiliza los corazones de la gente[17]
  • Un medio para repeler a Satanás[18]
  • Un regalo especial de Dios
  • Una vía para entrar al Paraíso

De acuerdo con las narraciones islámicas, el verdadero ayuno consiste en la abstención de todas las cosas prohibidas por Dios aunque no invaliden el ayuno. Se ha narrado que además de la boca del ayunante, todos sus miembros incluyendo los ojos, oídos, lengua, etc., deben abstenerse de las cosas prohibidas.[19]

Los grados elevados del ayuno

El ayuno se puede realizar en tres niveles: el ayuno común, el ayuno especial y el ayuno más especial.

  • El ayuno común solamente consiste en la abstención de comer, beber y otras cosas que anulan el ayuno.
  • El ayuno especial además de incluir las reglas mencionadas anteriormente, requiere que todas las partes del cuerpo se abstengan del pecado.
  • El ayuno más especial no sólo incluye las reglas antes mencionadas; sino que también requiere que la persona no preste atención a nada excepto Dios, evitando los deseos y lujuria e incluso el pensar en cometer pecados.

Filosofía del ayuno

El ayuno tiene diferentes ventajas tanto para el cuerpo como para el alma. Algunas de las filosofías más importantes del ayuno son la mejora de la piedad y la sinceridad, fortalecer la voluntad y obtener ganas para orar y adorar a Dios.
El ayuno hace que la gente reconozca el hambre y la sed; y que recuerde las dificultades del Día del Juicio final. También, hace que la gente evite la arrogancia y el egoísmo y que se prepare para realizar las otras prácticas obligatorias como el azaque.
En un hadiz narrado de Dios por el Profeta Muhammad (PBD), el resultado del ayuno se expresa en cómo conocer a Dios y calmar el alma durante las dificultades de la vida.[20]
El ayuno mejora la disciplina, y fortalece la paciencia contra los pecados y las dificultades de la vida.
Según las estadísticas, durante el mes de Ramadán se reducen los crímenes sociales significativamente en los países musulmanes.

Tipos de ayuno

Según las leyes prácticas del Islam, el ayuno se clasifica en cuatro tipos:

Ayunos Obligatorios

  • Los ayunos de todos los días del mes de Ramadán
  • Los ayunos compensatorios por los ayunos perdidos durante el mes de Ramadán
  • Los ayunos compensatorios por los ayunos perdidos de los padres fallecidos
  • El ayuno del tercer día de I'tikaf
  • El ayuno que se realiza en vez de sacrificar un animal durante los ritos del Hayy
  • El ayuno expiatorio por los que intencionalmente han roto un ayuno obligatorio
  • El ayuno expiatorio por los que intencionalmente han roto un juramento o promesa

Ayunos recomendables

Es recomendable ayunar en cualquier día del año, a excepción de los días en que es desaconsejable o prohibido ayunar, sin embargo; el ayuno está especialmente recomendado en las siguientes ocasiones:

  • El primer y el último jueves del mes lunar; y el primer miércoles después del décimo día del mes lunar.
  • Los días trece, catorce y quince de cada mes lunar,
  • Todo el mes de Rayab y Sha'ban; incluso es recomendable ayunar una parte de estos meses aunque fuera un día.
  • Los días 24 del mes de Dul-Hiyya y 29 del mes de Dul-Qa'dah.
  • Desde el primer día del mes de Dul-Hiyya hasta el noveno día del mismo.
  • El día 18 del mes de Dul-Hiyya (Día de Gadir)
  • Los días 1, 3 y 7 del mes de Muharram.
  • El día 17 del mes de Rabi’ al-Awwal (Nacimiento del Profeta Muhammad (PBD)).
  • El día 17 del mes de Rayab (Inicio de la misión profética)

Es de hacer notar; que si alguien está realizando un ayuno recomendable, puede romperlo cuando quiera y no le será obligatorio completarlo hasta el final del día. Incluso, si un creyente invita al ayunante a comer algo, es preferible que rompa su ayuno recomendable para aceptar esta invitación.

Ayunos desaconsejables

Es desaconsejable ayunar en los siguientes casos:

  • En el día de Ashûra (el décimo día del mes de Muharram).
  • En el día en que la persona duda si es el día de 'Arafa o el Eid al-Adha.
  • El ayuno de un huésped sin el consentimiento de quien lo invitó.

Ayunos prohibidos

  • Hay dos días en el año en los que está prohibido ayunar: el día del Eid al-Fitr (el primer día del mes de Shawwal) y el Eid al-Adha (el décimo día del mes de Dul-Hiyya).
  • La persona que tiene duda si se encuentra al final del mes de Sha'ban o en el primer día del mes de Ramadán no debe ayunar con la intención del primer día del mes de Ramadán, sino que si va a ayunar, debe tener la intención del ayuno del último día del mes de Sha'ban.
  • Si una persona está segura de que el ayuno le es perjudicial, no deberá ayunar. Si esta persona ayunase, su ayuno no será válido.
  • El ayuno de silencio, es decir; abstenerse de hablar.
  • Si una persona intencionalmente realiza el ayuno durante dos días consecutivos sin romper el primero de ellos, este ayuno se considera prohibido.
  • El ayuno de los días de Tashriq para los peregrinos que están en Mina (durante los ritos del Hayy).
  • El ayuno de una persona que está de viaje.

Las personas exentas de la obligación del ayuno

  • Los ancianos que no pueden soportar el ayuno, pueden abandonarlo. Sin embargo; deben dar 750 gramos de trigo, cebada, etc., a un indigente por cada ayuno no realizado. Sin embargo; es mejor dar el pan en lugar de trigo o cebada.
  • El ayuno no es obligatorio para las mujeres que amamantan a un bebé, a condición de que el ayuno reduzca la leche y cause molestia para el bebé. Estas mujeres deberán recuperar el ayuno luego del mes de Ramadán, y también deben dar 750 gramos de comida a un indigente por cada ayuno no realizado.
  • Los enfermos que no pueden tolerar el hambre y la sed pueden romper su ayuno, a condición de que lo compensen después del mes de Ramadán. Es de hacer notar; que si una persona está potencialmente en peligro de muerte o pérdida de una parte del cuerpo, le será obligatorio romper el ayuno.
  • No se permite la realización de ayuno para las mujeres menstruantes.

Cómo realizar el ayuno

El ayuno consiste en abstenerse de cometer ciertos actos que invalidan el ayuno, desde el Azan del alba hasta el Azan del ocaso con la intención de obedecer la orden de Dios.

Actos que anulan el ayuno

Los actos que invalidan el ayuno son los siguientes:

  1. Comer y beber.
  2. El coito.
  3. Atribuir cosas falsas (como una mentira) a Dios, a Su Profeta (PBD) o a los Imames Infalibles (P).
  4. Llevarse polvo espeso a la garganta (por ejemplo: aspirarlo).
  5. Permanecer en el estado de eyaculación, menstruación o postparto hasta el Azan del Alba (sin hacer el baño completo).
  6. La eyaculación en forma voluntaria (por ejemplo: masturbación).
  7. Realizarse un enema con líquidos.
  8. Vomitar intencionalmente.
  9. Sumergir la cabeza completamente en agua.


La expiación del ayuno

La persona que ha anulado su ayuno intencionalmente, debe realizar como expiación (Kaffara) una de las tres cosas siguientes:

  1. Liberar a un esclavo
  2. Ayunar durante dos meses
  3. Dar de comer a sesenta personas pobres. (Sería suficiente dar a cada una de ellas 750 gramos de trigo, pan, cebada y sus similares).

Es de hacer notar; que hoy en día, donde no hay esclavos para liberar, la persona sólo puede realizar las otras dos expiaciones.

El pago expiatorio por romper el ayuno con algo ilícito

Si una persona rompe el ayuno con algo ilícito (por ejemplo: bebe vino, comete adulterio o realiza el coito durante la menstruación), según la precaución obligatoria, debe pagar todas las tres expiaciones, es decir, liberar a un esclavo, ayunar dos meses y dar de comer a sesenta personas indigentes.

El pago expiatorio por no compensar los ayunos no realizados hasta el próximo año

Si una persona no ayunase en el mes de Ramadán, debido a alguna excusa, pero luego del mes de Ramadán no recuperase los ayunos no realizados hasta el próximo año sin ninguna excusa, debe recuperarlos más tarde y también debe dar 750 gramos de comida a una persona indigente por cada ayuno no realizado.

Protocolos y costumbres para romper el ayuno en el momento del ocaso

Según la jurisprudencia shiíta, para romper el ayuno, el ayunante debe esperar hasta el tiempo de la oración del ocaso. Sin embargo; de acuerdo con la jurisprudencia sunita, se puede romper el ayuno inmediatamente después de la puesta del sol.
Según las narraciones islámicas, es recomendable romper el ayuno con dátiles y agua caliente. Puesto que es muy recomendable dar de comer a otros musulmanes para romper el ayuno durante las noches del mes de Ramadán, los musulmanes generalmente organizan banquetes e invitan a otros musulmanes para la cena durante las noches de este mes. Estos banquetes muy a menudo se organizan en Mezquitas, Husainiyas y Centros Islámicos.

El ayuno desde una perspectiva médica

La glucosa es la fuente principal para el suministro de energía del cuerpo y es un factor vital para la salud del cerebro. Si el cuerpo no recibe glucosa por un tiempo aproximado de cuatro a ocho horas, empieza a consumir el glucógeno almacenado en el hígado. Si este estado continúa hasta 12 horas, el cuerpo consumirá algunas partes de la proteína y el glucógeno almacenado en los músculos. Después de esta etapa, el cuerpo empieza a quemar la grasa almacenada en el cuerpo.
De acuerdo con una investigación realizada por un grupo de expertos cardiólogos, el ayuno en el mes de Ramadán tiene efectos positivos sobre el perfil de lípidos y reduce la posibilidad de las enfermedades del corazón. Esta investigación indica que el ayuno reduce el colesterol LDL (colesterol malo) mientras que aumenta el nivel de HDL (colesterol bueno). [21] De acuerdo con esta investigación, el ayuno tiene varios beneficios para el cuerpo y reduce el riesgo de contraer cáncer, enfermedades del corazón, diabetes, resistencia a la insulina, trastornos del sistema inmunológico; y por lo general retarda el proceso de envejecimiento.[22]
El ayuno tiene otras ventajas considerables, tales como: la eliminación de toxinas del torrente sanguíneo y los órganos vitales; prevenir las enfermedades del corazón y reducir las posibilidades de contraer la diabetes y la enfermedad de Alzheimer.
Sin embargo; el ayuno, algunas veces, puede tener efectos secundarios temporales tales como debilidad del cuerpo, cansancio y mareo. Estos signos ocurren generalmente por la tarde; debido al bajo nivel de energía.
A pesar de que el ayuno no es riesgoso para las personas sanas, aquellos que sufren de enfermedades graves deben consultar con un médico a ver si pueden tolerar el ayuno.

Recomendaciones nutricionales

Se recomienda comer comidas ligeras en las noches durante el Ramadán. Es muy recomendable comer una comida adecuada en el momento del alba (antes del Azan del alba). Con el fin de compensar el bajo nivel de fluido del cuerpo se recomienda comer verduras y frutas. También, es necesario tomar unos dos litros de bebidas desde el momento del ocaso hasta el Azan del alba.
Es mejor evitar las bebidas y refrescos que contienen cafeína, y también los jugos que tienen mucho azúcar; ya que tales bebidas pueden aumentar la sed y disminuir el nivel de líquido del cuerpo. El agua natural es la mejor y la más saludable bebida, también, los zumos naturales de frutas pueden ser beneficiosos para la persona que quiere ayunar.

Suhur (la comida que se toma en el momento del alba)

Se recomienda observar los siguientes consejos en relación de la comida de Suhur:

  • Tomar y comer en exceso podría causar una presión excesiva en el estómago y en el sistema digestivo del cuerpo. Esto puede dar lugar a dispepsia y dolor de estómago.
  • El despertar a medianoche proporcionaría tiempo suficiente para poder comer y beber adecuadamente antes del Azan del alba.
  • Para el Suhur, se recomienda tener una comida rica en proteínas, como huevos, granos, productos lácteos y carne. También, en lugar de beber una gran cantidad de agua es mejor tomar frutas jugosas.
  • Se recomienda evitar tomar demasiada sal; ya que la sal provoca la sed y disminuye el nivel de líquido del cuerpo durante el día.
  • Es mejor no acostarse inmediatamente después de tomar la comida de Suhur; ya que este acto podría causar reflujo ácido.

Iftar (la comida nocturna con la que se rompe el ayuno)

Ceremonia de Iftar en el Santuario del Imam Rida (P)

Se recomienda observar los siguientes consejos en relación con la comida de Iftar:

  • Es mejor proporcionar la energía esencial del cuerpo mediante la comida de Suhur. Por lo tanto, es mejor tener comidas ligeras para el Iftar.
  • Las comidas de Iftar deben ser ligeras, digestivas y también llenas de calorías.
  • Es mejor romper el ayuno con té y dátiles. Se recomienda evitar beber mucha agua en el momento del Iftar; ya que esto puede causar dolor de estómago. Es mejor beber agua después de un par de horas luego de la comida de Iftar.
  • Se recomienda evitar las comidas grasas en el momento del Iftar.

Notas

  1. Man la Yahzuruhul Faqih, tomo 2, pág. 74
  2. Evangelio de Lucas, 5: 34
  3. Biharul Anwar, tomo 19, pág. 139
  4. Man la Yahzuruhul Faqih, tomo 2, pág. 74
  5. al-Kafi, tomo 4, pág. 62
  6. Man la Yahzuruhul Faqih, tomo 2, pág. 73, hadiz: 1766
  7. Biharul Anwar, tomo 93, pág. 368
  8. Biharul Anwar, tomo 93, pág. 257
  9. Man la Yahzuruhul Faqih, tomo 2, pág. 75, hadiz: 1774
  10. Wasa’il al-Shi’ah, tomo 10, pág. 9, Hadiz: 12701
  11. Hidayat al-Ummah, tomo 4, pág. 268, Hadiz: 9
  12. Tuhaf al-’Uqul, pág. 258
  13. al-Kafi, tomo 4, pág. 65
  14. Tafsir ‘Ayyashi, tomo 1, pág. 44, Hadiz: 41
  15. Nahy al-Fisaha, pág. 547, hadiz: 1854
  16. Mustadral al-Wasa’il, tomo 7, pág. 369, hadiz: 8441
  17. Amali, pág. 296, hadiz: 582
  18. Minhay al-Bara’ah, tomo 7, pág. 426
  19. al-Kafi, tomo 4, pág. 87
  20. Biharul Anwar, tomo 74, pág. 27
  21. [Ramadan fasting is good for the heart]
  22. [Every Other Day Fasting May Reduce Cancer Risk| Worldhealth.net Anti-Aging News]

Bibliografía

  • ‘Ayyashi, Muhammad, Tafsir ‘Ayyashi, Teherán.
  • Ibn Shu’be, Tuhaf al-‘Uqul, 1363 hégira solar.
  • Kuleini, Muhammad, al-Kafi, 1407 hégira lunar.
  • Maylisi, Muhammad Baqir, Biharul Anwar, Teherán, 1362 hégira solar.
  • Nuri, Murza Husain, Mustadrak al-Wasa’il, Qom, 1407 hégira lunar.
  • Payaneh, Abul-Qasim, Nahyul Fasaha, 1387 hégira solar.
  • Qutb Rawandi, Munhay al-Bara’ah, Qom.
  • Sheij Hurr ‘Amili, Hidayat al-Ummah ila Ahkam al-A’immah, Mash-had, 1412 hégira lunar.
  • Sheij Hurr ‘Amili, Wasa;il al-Shi;a, Qom, 1409 hégira lunar.
  • Sheij Saduq, Man la Yahzuruhul Faqih, 1367 hégira solar.
  • Sheij Tusi, ‘Amali, Qom.